edición: 3003 , Lunes, 6 julio 2020
12/03/2009

Telefónica, la referencia de las telecos europeas

Se hace fuerte en los apuros del sector
Ana Zarzuela

Sostiene los resultados del último trimestre -un beneficio ordinario un 38% mayor- sobre una mesa bajo la que France Telecom, British Telecom, Vodafone, PT, IT, Deutsche Telekom y KPN se acaban de retratar y han ido plegando velas a sus perspectivas. César Alierta promete una "transformación sin precedentes" hasta 2011. Los ingresos orgánicos crecen más que cualquier rival y se ha convertido en la segunda compañía de España y de su sector en el mundo con más beneficios. No es FT el único que cree que para los grandes del sector en el Viejo Continente, “la música se ha parado pero Telefónica sigue bailando”. La excepción de Telefónica lo es no sólo por resultados, capitalización bursátil -ahora que le pelea a Vodafone el segundo puesto- y planes estratégicos, sino por la fortaleza para pescar en la diversificación sin dejar de ‘ordeñar’ el mercado europeo. Lo justo para que Morgan Stanley la considere el único valor español con peaje a su ‘cuadra’ de valores selectos, para que acapare el mayor número de recomendaciones entre los grandes del sector y sea una de las pocas que se permite apuntar para los próximos dos años a incrementos de beneficios y más intensidad en los mercados europeos y americanos.

Los burladeros de BT, France Telecom, Vodafone, PT y Telecom Italia rompen tablas y las dejan cara a cara con la recesión económica y la bajada de consumo. Llamadas a diversificar, apostar por la convergencia y expandir su poderío más allá de los predios locales y los mercados maduros, las grandes operadoras europeas dan de bruces con la realidad de la Bolsa, que castiga sus zozobras, que suma y sigue con los efectos de la desaceleración sobre el consumo, la competencia de las low cost y la necesidad de transición a nuevos servicios, redes y convergencia.

Telefónica ha cumplido con los objetivos del plan cuatrienial de 2004: ha pasado de 50 millones de clientes a 165 y ser el mayor grupo entre las operadoras integradas, tanto en crecimiento y rentabilidad para sus accionistas como en valor de mercado.  La operadora ha convertido en la excepción de la crisis de las grandes telecos europeas, castigadas en sus propios mercados, constreñidas por las líneas rojas de sus operaciones tradicionales y  enfrentadas con parejas esquivas que no se dejan cortejar. Alierta ha celebrado sus 3.000 días al timón de la operadora a contracorriente de sus vecinas europeas, con la confianza del mayor dividendo pagado en España -5.410 millones de euros- y los galones de la segunda compañía de telecomunicaciones entre los Veintisiete que mejor retribuye a sus accionistas, sólo superada  por FT. Las debilidades de sus competidoras no hacen más que despejarle el camino, ahora que se pertrecha en su hegemonía en el negocio fijo-móvil en España, su liderazgo en internet móvil y banda ancha y se hace fuerte en la convergencia y la 3G con el iPhone en ristre y la red ultrarrápida de fibra a punto de estreno.

Las dimensiones del grupo español superan las de sus rivales continentales: tiene presencia en 24 países, su valor en bolsa ronda los 90.000 millones de euros y sus cuentas lo acreditan como líder en el ranking mundial de ganancias del sector. En ocho años ha pasado de ser la septuagésima segunda compañía mundial (año 2000) a la trigésima por capitalización bursátil, sólo superada por China Mobile y AT&T. Está ahora entre las 30 compañías más grandes del mundo y es la tercera del Eurostoxx. Y en 2008 se ha consolidado como la operadora global más rentable. Comparte podio en globalidad con Vodafone, pero los británicos aún tienen pendientes el ser una compañía integral. Los analistas otorgan a la compañía presidida por César Alierta un potencial alcista medio del 29%.  No es Alierta el único que avala que la operadora española llegará, sin problemas, al puerto de los objetivos de crecimiento que se ha fijado para 2010 en España, Europa y América Latina: incrementar en 2009 sus ingresos y su Oibda entre el 1% y el 3%, con un límite de inversión situado en 7.500 millones, aumentar su flujo de caja operativo consolidado en un rango de entre el 8% y el 11% y alcanzar un beneficio neto por acción de 2,304 euros.

CONSOLIDACIÓN DE MERCADOS

Si ante las apreturas sus rivales galas, germanas o británicas apuntan al norte de Europa los EEUU y los mercados emergentes al este del Viejo Continente, Telefónica aprovecha la avanzadilla para consolidar sus ventajas en Latinoamérica, Europa y China. Las primeras escaramuzas postburbuja las protagonizó la española con la compra de la británica O2 y la checa Cesky Telecom en 2005 y la entrada con el 10%, un año después, en Telecom Italia. Hasta ahora, la operadora está a resguardo del tsunami del sector en el Viejo Continente. La diversificación global de su negocio, la posición aventajada en Latinoamérica -un mercado que crece a un ritmo elevado, un 18% anual y del que recibe más de un tercio de sus beneficios-, las sinergias (1.600 millones de euros en el pasado ejercicio) y la eficiencia explican la mejor evolución de los resultados de la operadora respecto a sus competidoras europeas.

Ha sido pionera en las aventuras en economías emergentes -que Vodafone y France Telecom tratan de reeditar ahora en África y Asia- y en el acceso a los mercados del este, que FT y Deutsche Telekom buscan propiciar. Entretanto, entona su credo: la prioridad es la remuneración al accionista; el segundo mandamiento, la reducción de la deuda, y el tercero, las adquisiciones selectivas. México, Brasil y Alemania serán, para empezar, los escenarios de la aceleración. Con el iPhone y la convergencia de contenidos en ristre, Telefónica se pone cómoda en un jardín al sur del Río Grande del que hasta hace poco se enseñoreaba Carlos Slim. Mima la hegemonía argentina, venezolana y colombiana. Saca partido al control total recién adquirido en Chile. Y ahora que el magnate mexicano da por digerida su expansión y busca aire en otros continentes, Telefónica pisa el acelerador de las operaciones y los resultados en tierras aztecas. Pero Brasil es el plato fuerte de ese menú, un mercado que junto a México abarca el 49% de los usuarios y las ventas celulares del continente y que, por sí solo, con 45 millones de líneas móviles, es la turbina más rápida de Telefónica en la región. Aspira a serlo más, ahora que Telefónica se fuma la pipa de paz de la alianza con PT y que aprovechará la favorable normativa fiscal de Brasil para reforzarse en Vivo.

UN SECTOR EN APUROS

France Telecom se enfrió en su paseo tras los pasos de Telia Sonera y no consigue entrar en calor en su mercado matriz, ya maduro, ni en sus operaciones tradicionales. A la gala no son su mercado ni los emergentes los que mejor aguantan el temporal de consumo que le ha hecho perder un 34% de su beneficio en Francia en 2008. A la tercera operadora europea se le encogen las costuras en Reino Unido y la mayor factura fiscal le amarga los nuevos clientes en casa. A años luz de su época dorada en Bolsa, allá en los primeros meses de 2000, en segunda fila tras BT y Telefónica y lastrada por su pasivo, la primera operadora gala está limitada por la elevada tasa de penetración de la telefonía fija y móvil en Europa y abocada a la rebaja de las perspectivas de crecimiento por la presión competitiva y del entorno regulatorio. Obligada a pescar en aguas ajenas, constreñida por las dificultades de coste, la reducción de sus beneficios, el castigo bursátil y la competencia creciente, France Telecom -profeta castigado en su propio mercado matriz- busca expandir sus costuras para tratar de consolidar su negocio europeo y abrirse la puerta a mercados emergentes.

Solamente el consorcio de telecomunicaciones sueco-finlandés Telia Sonera aumentó su beneficio neto un seis por ciento en 2008 hasta los 21.442 millones de coronas suecas (2.038 millones de euros), registrando el mejor resultado de su historia. A pesar de que KPN tuvo una facturación de 14.602 millones de euros, con un incremento del 16% en relación a 2007 y de la satisfacción de Ad Scheepbouwer -que promete mantener su objetivo de situar el Ebitda en 5.500 millones de euros en 2010- KPN redujo el 50% su beneficio neto en 2008, hasta 1.337 millones. Belgacom no ha tenido más remedio que mostrar un descenso de beneficios del 16% y asumir que, en el mejor de los casos, tendrá una descenso de su cifra de negocios del 1% en 2009. Austria Telecom se seca desde hace meses, al sol de la venta. Las turbulencias asiáticas le manchan a Telenor su consuelo con el crecimiento de sus mercados de Europa del este y del Norte. Tanto que ha dado una cautelosa previsión para 2009, a la luz de la reducción de beneficios por la disminución de ventas y beneficios asociados- y no pagará ningún dividendo este año, con el fin de conservar el dinero en efectivo para inversiones. Telecom Italia  reduce su beneficio neto un 9,6% y recibe ya el 17,3% del total de sus ingresos de tierras cariocas. Y sólo el impulso de la brasileña Vivo -con un incremento de ingresos del 11% y del EBITDA del 40%- ha permitido a Portugal Telecom driblar la pérdida interanual y cerrar el cuarto trimestre con un incremento de un 10,3% en el beneficio neto del cuarto trimestre. 

Soltera en el baile de los pretendientes, Deutsche Telekom no gana para epidemias. Descabezada, obligada a imbricar sus dos negocios -fijo y móvil- digiere la marcha de su cabeza  financiera con la pérdida de 730 millones de euros en el cuarto trimestre, aunque mantiene dividendo. Se le ha subido la fiebre de los resultados y no ha dejado de incubar el germen de la inseguridad en la protección a sus clientes en T-Mobil. La alemana, que reduce sus ventas por la pérdida de clientes de telefonía fija, por la presión sobre los precios y la rebaja de su negocio de T-Mobile en Estados Unidos y que ha estancado su capacidad de crecimiento, aprieta el paso para cerrar su boda antes de que en el baile de sillas cada ´oveja´ escoja sus ´parejas´. Ahora que su oferta por Sprint Nextel cayó en saco roto, consuela sus urgencias con la integración de de la Hellenic Telecommunications Organization. Pero DT está obligada a reducir costes mediante el despido de 3.000-4.000 personas en 2010, en su división de T-Systems, y mediante sus negocios en India, donde ha firmado un acuerdo de colaboración con Cognizant Technology Solutions. 

ZOZOBRAS BRITÁNICAS

Vodafone sangra por la herida británica, es mucho más que el despido de 500 trabajadores –el 5% de su plantilla- en su ‘casa madre’ y la urgencia de reducir un millón de libras antes de marzo de 2011 lo que le mancha el escritorio a Vittorio Colao. Después de dos 'profit warning', busca que todos los focos miren a un incremento del 14,3% de sus previsiones de ingresos en el último trimestre de 2008. Pero es al propio consejero delegado al que le duelen sus mercados tradicionales y se aferra a la depreciación del 23% de la libra, la única que impulsa sus beneficios en el Viejo Continente. Los menores ingresos por cada equipo y una caída de los volúmenes totales han sido capaces de  nutrir una caída orgánica de los ingresos de un 1%. Sólo India -con dos millones de nuevos clientes al mes- y Alemania han servido de vacuna para su fiebre británica, su epidemia española y la decadencia del salvavidas turco. La redistribución de frecuencias  2G y las presiones de Ofcom sólo estrechan los muros de un laberinto en el que ya O2- Telefónica- le gana la mano con 19 millones de clientes.  Con e iPhone en ristre, 400.000 nuevos clientes en un año y mayor volumen de facturación, Alierta le pisa los talones de la capitalización a Vodafone y le dobla el brazo a Colao en su propia casa. Aunque sostiene espadas a dos manos con Vodafone frente a la Ofcom, la regulación y el nuevo reparto de frecuencias móviles promete marcar aún más las distancias: Con menos cuota, en disminución y muy dependiente de ese mercadp- británico y de voz- compartir un 14% del espectro del 2G puede dejar fuera de juego a Vodafone en su propia cancha.

British Telecom está anclada en la ‘tormenta perfecta’. La británica, la compañía de telecomunicaciones más antigua del mundo, redujo un 73,4% su beneficio neto atribuible a los accionistas en el último trimestre del pasado año, hasta los 97 millones de libras (unos 107,6 millones de euros), frente a los 365 millones de libras (casi 405 millones de euros) del mismo periodo de 2007. BT ha renunciado en 2008  a sus previsiones por segunda vez; ha parado la recompra de acciones, obligada a apostarlo todo al ADSL. Amenaza con reducir a la quinta parte sus inversiones tecnológicas. Y su unidad de Servicios Globales, la que estaba llamada a ser la vedette de sus divisiones, es el hijo más caro de mantener, la única que no ha sido rentable. El incremento de costes ha castigado a BT Global Services, que ingresó 2.100 millones de dólares frente a los 1.900 millones de dólares del mismo trimestre de 2007, con una disminución de un 8% en sus beneficios, que cayeron de los 663 millones de libras hasta los 611 millones de libras. Ni la crisis financiera, ni la restricción del consumo y los efectos de la recesión sobre sus principales clientes, les  permiten captar nuevos contratos. Livingstone se ahoga con el sedal de su salvamento, el mismo que a su antiguo consejero delegado, el francés François Barrault, le costó su supervivencia en la compañía. Hoy, huérfana de mercados emergentes en los que aventurar sus planes -como France Telecom o Vodafone- sin alianzas que metabolizar -como Telefónica o Deutsche Telekom- British Telecom suelta el lastre de los costes con los despidos: 10.000 empleados, un 6% del total. Y cruza los dedos para que las olas remitan más pronto que tarde. Ya le sirvieron a Ian Livingston a la mesa como aperitivo el plato más amargo de su corto reinado; ha comenzado a vomitarlo. Lo peor para British Telecom -advierte- aún está venir. Por si acaso, pliega velas y se ha desprendido del 30% de su negocio sudafricano, a manos de Sekunjalo Investments.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...