edición: 2640 , Miércoles, 23 enero 2019
31/03/2009

Telefónica se catapulta en las redes argentinas y el 'triple play'

Ana Zarzuela.- Se empeñan en mostrarle a la operadora española los cambios de ritmo del ‘tango’ más apretado -el de doble faz-, pero Alierta le dobla los requiebros del mercado y los de las barreras del olvido legislativo argentino. Cristina Fernández prometió en España abrirle la veda del triple play -voz, datos y vídeo- a las operadoras de teléfono y congelar nuevas sorpresas con Telco. Desde finales de 2008 tienta con una subida tarifaria del 15% a Telefónica. Todo con tal de escuchar el mantra de su inversión de 1.700 millones en Argentina. Pero le enseña una y otra vez las barreras del tablero de Telecom Argentina con el rechazo definitivo de Competencia a las reclamaciones de Alierta y muros más altos al desembarco de Telecom Italia. Telefónica se sube al ariete de las inversiones en móvil y banda ancha -las que le permitieron facturar un 21% más en el último año- y aprovecha la demora de la nueva Ley audiovisual para cocinar su desembarco en el triple play con Directv, un mercado de los más jugosos del continente en el que los analistas descuentan que las tres grandes telecos en liza podrían agregar a su negocio un mercado de más de 6.200 millones de dólares al año, al menos un tercio para la española. Lo justo para completar el cerco a Telecom Argentina, al menos el del mercado.

La Casa Rosada ha tratado de parar el tempo y el espacio de las telecos. Mueve las cartas de Telecom y Telefónica en una mesa en la que baraja, en realidad, la médula del sector No es sólo la puja por el control de Telecom Argentina y su negocio multimillonario, ni el telón de los 20.000 millones de pesos anuales de la telefonía austral lo que está en juego en la ruleta de Cristina Fernández. El Gobierno coqueteó en todo 2008 con la industria de las telecomunicaciones, pero, al son del ‘affaire Telecom Italia’ ha vuelto a abrir para este año las grandes definiciones de la apertura efectiva del mercado, el descongelamiento de las tarifas, el nuevo marco regulatorio, la elección de una norma de televisión pública digital, algunas lagunas de la portabilidad numérica y la implementación del fondo del servicio universal. Para Telefónica, las inversiones no se cuestionan -obran a favor de los propios planes de la primera operadora en el país austral- y aunque la operadora minimice su entusiasmo argentino, acelera en banda ancha y telefonía móvil.

En Argentina, la operadora mira desde la barrera los esfuerzos de los Kirchner por presionar a Telecom Italia con Telefónica como rehén. Cristina Fernández lo sabe. Amasa el tiempo y juega sus cartas, pero no en silencio ni con las manos quietas. Franco Bernabé necesita a Telefónica para despejar pronto el futuro de Telecom Argentina (TA). La Casa Rosada también y ha decidido hacer de la presencia de la española en TA parte del peaje, o al menos de la munición para intentar que la italiana renuncie a la mayoría accionarial de Telecom Argentina, que pague más caro su desembarco, o que lo deje en manos de los ‘amigos’ de los Kirchner. Soltar sus aspiraciones en Telecom Argentina sería un mal para Alierta, pero menor para los planes de la operadora, que por sí misma, a través de su filial, sostiene el cetro del liderazgo desde 2004, y un tercio de la banda ancha. Telefónica de Argentina registró ingresos por 2.527 millones durante 2008, un aumento en moneda local del 21,3% frente a 2007, tras avanzar un 20,7% en el cuarto trimestre de 2008.

EL SECTOR EN JUEGO

No es José Sbattella, ex titular de la Comisión de Defensa de la Competencia argentina el único que cree que la pelea que libran bajo la mesa los Kirchner no es otra que la del control de la comunicación y el Triple Play. Ya ha abierto el baile de los pretendientes entre las empresas de telecomunicaciones (que ofrecen el servicio de Internet y de telefonía), y las de televisión por cable (que ofrecen Internet y televisión), como CableVisión y Multicanal, ambas del grupo Clarín. Y mantiene a ambos sectores en ascuas. Los Kirchner corren para no perderle la rueda a Alierta. Clarín es dueño de CableVisión, que absorbió a Multicanal y Liberty controla DirecTV desde que Rupert Murdoch decidió negociar su participación ante el temor de que ese negocio de distribución se lo queden las telcos vía el Triple Play. Para dolor del grupo Clarín -ahora que la Casa Rosada alimenta el desencuentro- la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual pergeñada por el gobierno argentino levanta la prohibición para que las telefónicas se puedan incorporar al negocio de la radiodifusión, brindar teléfono, internet y TV en un mismo soporte. Esto significa el ingreso de Telefónica y Telecom a un mercado dominado en un 50% por Clarín.

Telefónica y DirecTV negocian una asociación -a partir de los servicios ya disponibles- para ofrecer el servicio de triple play (televisión, Internet y telefonía) en una factura única, una alternativa que le permitiría a la operadora de telefonía ingresar al negocio televisivo sin quebrar las barreras regulatorias que aún no han caído. Es el modelo del Triple Play satelital que Telefónica ya puso en práctica en otros países de la región, pero que todavía no había desembarcado en Argentina. Con ese objetivo, la filial local del gigante español anunció que invertirá 200 millones de pesos (unos 44 millones de euros) durante este año para acondicionar su infraestructura. Ha aumentado la velocidad de subida de datos de su banda ancha Speedy y espera sumar 200.000 usuarios en 2009, hasta llegar a 1,3 millones en banda ancha. Las pruebas de video bajo demanda que ha iniciado ya con algunos clientes y el triple play serán uno de sus arietes.

Telefónica se hace sitio en un mercado en el que la telefonía fija no crece más que a un ritmo vegetativo y dejó de ser un negocio atractivo. La telefonía móvil llegó a su límite de penetración en cuanto a usuarios y el ARPU (ingreso promedio por usuario) se mantiene constante. Internet está llegando a su límite por el nivel de penetración de PC en hogares de la Argentina. La TV de pago también crece a un ritmo vegetativo. Le ha puesto cifras el consultor Pablo Tudesco: si se unieran los servicios de telefonía fija, Internet y TV de pago, se podría decir que el mercado argentino de triple play atrajo a más de 18 millones de clientes y generó en 2008 unos 15.300 millones  de dólares: 6.500 millones de telefonía fija, 2.600 millones por accesos a Internet y 6.200 millones por TV, un 40%. Según sus cálculos, si pudieran competir en estos mercados Telefónica, Telecom y el grupo Clarín, se repartirían la facturación: Telefónica tendría un 30%, un 22% para Clarin y el mismo porcentaje para Telecom.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...