edición: 2682 , Viernes, 22 marzo 2019
27/02/2009

Telefónica se conecta al pulmón de Latinoamérica

Ultima un acuerdo para incorporar en sus operadoras en 13 plazas latinoamericanas todos los servicios de localización por satélite que ofrece Navento
En 2009 ha comenzado a digerir el postre de su ‘plan Verónica’ con la última operación sobre Star Global en Perú y el éxito de la OPA sobre la chilena CTC
César Alierta, presidente de Telefónica
Ana Zarzuela

Telefónica se rearma en una región de la que recibe ya el 36% de sus ingresos y a la que dedicará entre 14.000 y 16.000 millones de euros en un lustro. En 2009 ha comenzado a digerir el postre de su ‘plan Verónica’ -unir sus actividades de fijo y móvil- con la última operación sobre Star Global en Perú y el éxito de la OPA chilena sobre CTC. Y baila la samba en Brasil, el mayor mercado regional y el segundo para la operadora, donde Vivo le da más de una alegría. Con el iPhone y la convergencia de contenidos en ristre, Telefónica se pone cómoda en un jardín al sur del Río Grande del que hasta hace poco se enseñoreaba Carlos Slim. Mima la hegemonía argentina, venezolana y colombiana. Saca partido al control total recién adquirido en Chile. Y ahora que el magnate mexicano da por digerida su expansión y busca aire en otros continentes, Telefónica pisa el acelerador de las operaciones y los resultados en tierras aztecas. Pero Brasil es el plato fuerte de ese menú, un mercado que junto a México abarca el 49% de los usuarios y las ventas celulares del continente y que, por sí solo, con 45 millones de líneas móviles, es la turbina más rápida de Telefónica en la región. Aspira a serlo más, ahora que Telefónica se fuma la pipa de paz de la alianza con PT y que aprovechará la favorable normativa fiscal de Brasil para reforzarse en Vivo.

Latinoamérica sigue siendo un de los motores de crecimiento de la operadora, con 158 millones de accesos y un incremento del 18%. Los accesos móviles suman ya 196 millones, 24 millones más que hace un año, de los que 6,7 millones se registraron en el cuarto trimestre. Las oportunidades inversoras, las perspectivas sostenidas para unas economías que apuntan aún a salvaguardar su inercia de crecimiento económico y  un consumo interno más consolidado que otras emergentes de dan aire al negocio de Telefónica en una región en la que esperan capturar el crecimiento del negocio móvil y avanzar en la transformación del negocio fijo, con más servicios de Internet y televisión de pago. Unas latitudes de las que proceden tres de los cuatro países que más han contribuido al crecimiento de la operadora en 2008- Brasil, México, Perú y Alemania- y que aportan ya el 36% del OIBDA total del grupo, frente al 45% de Telefónica España representó y el 18,2% de Telefónica Europa.

La puerta chilena al control total de CTC y la peruana Star Global son dos últimos ladrillos del arco del triunfo erigido hasta ahora para Telefónica en la región sobre el despegue brasileño. En la chilena CTC, tras la OPA no ha habido grandes cambios, las riendas ya estaban en manos del equipo de César Alierta, pero además de darle vía libre a la integración de las actividades de telefonía fija de CTC con las de Telefónica Móviles Chile, el peaje de 815 millones de dólares le permiten a Telefónica rentabilizar mejor la operatividad y conseguir una mayor eficiencia. Y eso sí puede reflejarse en los resultados. Por primera vez, después de un segundo y tercer trimestre de pérdidas, desfila por la senda del incremento de beneficio. En Chile, la subida de los ingresos fue del 13,3% en el año, hasta los 1.936 millones de euros, mientras que la base de clientes aumentó un 6,8%. Los nuevos negocios están permitiendo compensar la pérdida de ingresos que la compañía ha registrado en los servicios tradicionales de voz, gracias al buen desempeño de la televisión de pago, las comunicaciones de empresa y la banda ancha, principal foco de negocio de la compañía. La libre subida de tarifas hará el resto.

Es sólo el preludio: Costa Rica aguarda y allá donde Carlos Slim sólo ve algunas oportunidades en el Caribe, se puede crecer. Alierta hace trinchera de la resistencia de la economía peruana y redobla sus inversiones: 1.000 millones de dólares hasta 2010. En Venezuela -el segundo mercado de la región para Alierta- con una facturación semestral de 1.186 millones, Movistar ha sobrevivido a las nacionalizaciones. Y Chile es el laboratorio en el que estrena ´Uno Móvil´, el único del continente que permite optar por antena GSM, de celular, y PHS, de superinalámbrico. Telmex y América Móvil pierden también, a manos de la española, su hegemonía en Colombia, donde Movistar amasa ya las licencias 3G, al calor de un impulso a la penetración de banda ancha, que ha duplicado en dos años hasta el 10,1%, y donde tiene previsto invertir 180 millones de dólares sólo en este año para ampliar la cobertura de sus redes de segunda generación GSM y 3,5G.

En Argentina, la operadora mira desde la barrera los esfuerzos de los Kirchner por presionar a Telecom Italia con Telefónica como rehén. Soltar sus aspiraciones en Telecom Argentina sería un mal para Alierta, pero menor para los planes de la operadora, que por sí misma, a través de su filial, sostiene el cetro del liderazgo desde 2004, y un tercio de la banda ancha. Telefónica de Argentina registró ingresos por 2.527 millones durante 2008, un aumento en moneda local del 21,3% frente a 2007, tras avanzar un 20,7% en el cuarto trimestre de 2008.

ELDORADO BRASILEÑO

A los resultados de Vivo en 2008, los mejores desde su creación- con un incremento del beneficio del 50% en el cuarto trimestre y un aumento de ingresos anual del 22,3%-  se une la noticia de que la compañía de móvil cuya propiedad comparte con Portugal Telecom repartirá dividendo, el primero sobre beneficios de su historia. La reforma de las telecos brasileñas ha encontrado a Telefónica en Brasil mejor posicionada que la compañía de Carlos Slim, con una cuota de mercado fijo al menos similar a la de la fusionada Oi-Telecom Brasil, con la hegemonía en un mercado móvil que crece al 25% anual y con el refuerzo de sus ventajas competitivas: la apuesta firme por el 3G (que debe llegar a 100 millones de usuarios en 2013) y la suma de Telmig, así como la convergencia de los servicios fijo-móvil.

La operadora española ha consolidado su hegemonía en el emergente mercado seguida sólo de lejos por Claro (24,78%) y Oi (13,78%). En materia de banda ancha, los 30 megas y la fibra óptica han llegado antes a Brasil que a España. PT y Telefónica tocan tambores de cooperación en Brasil. Están condenadas a entenderse, por el fatum del regulador brasileño y el del mercado. Y por el bien de Vivo, el vástago común, que controlan a partes iguales, líder del mercado móvil brasileño, pero que por motivos de regulación no puede ofrecer servicios fijos a sus mayores clientes. Telefónica es la dueña del operador fijo del Estado de Sao Paulo, Telesp, pero no puede ofrecer telefonía móvil. El objetivo es que esto cambie. Para ello, las dos empresas están sumando esfuerzos para poder ampliar la gama de servicios a sus grandes clientes del Estado de Sao Paulo, con 35 millones de habitantes. Y Telefónica aprovechará la favorable normativa fiscal de Brasil para reforzarse en Vivo.

MÉXICO

Abrumado ante las estrecheces de un mercado del que se nutre el 80% de sus aventuras continentales, Slim trata de esquivar la evidencia de que sus competidoras han comenzado a poner su reinado absoluto en cuestión, en un mercado en el que aún dibuja las líneas rojas y coarta sus movimientos. Pero es demasiado tarde: el sector charro crece, la baja tasa de penetración celular (un 68%) se lo permite, pero la madriguera de Telmex y América Móviles se estrecha para Slim a medida que su liderazgo se oxida. Ni el despliegue de su humo, ni las ayudas oficiales consiguen opacar que Telmex, la joya de la telefonía fija mexicana de Carlos Slim, ha visto cómo sus beneficios netos caían en 2008 un 55 %, ante un descenso de sus ingresos por servicios locales y de larga distancia y un incremento de los gastos asociados al acceso a internet. En el último año la joya de su corona, America Movil, vio esfumarse dos terceras partes de su valor y comienza a ver el techo a su expansión: con una cifra récord de 10.1 millones de nuevos suscriptores en el último trimestre del 2008, para este año la compañía telefónica prevé sumar 19 millones de suscriptores nuevos en telefonía celular, un 35% menos que el año pasado. Y al que se dice el segundo hombre más rico de México, le regatean el permiso para su cadena de tv.

Un campo en el que Movistar -que ya le araña a Slim cada semestre más de 2 puntos del mercado- puede cazar con sus ventajas: la experiencia, las redes en el incipiente 3G latinoamericano y la apertura del mercado a nuevos segmentos hasta ahora ciegos a la telefonía. Bajo la batuta del ex ministro Francisco Gil Díaz, la española ha aumentado un 56% sus ingresos y  podrá ahora cristalizar su despegue en el mercado azteca, que le aporta ya el 3, 2% de sus ingresos. En México, la subida de ingresos de Telefónica en 2008 fue del 23,8%, hasta los 1.631 millones de euros. Con 14,7 millones de usuarios en México (882.805 clientes de contrato y casi 4 millones nuevos  en los últimos doce meses), a pesar de tener hasta ahora un mano atada a la espalda -por las restricciones y la posición dominante de Telmex y Telcel- Movistar siguió ganando terreno en la industria de los móviles, con un crecimiento interanual del 32,5%  -muy por encima del 14.7% de la subsidiaria de América Móvil- y unos resultados sólidos: avances del 21,3% en la cifra de negocios. Un soplo refrescante también para los usuarios, atrapados hasta ahora en la telaraña de la posición dominante del emporio del magnate, que -como alerta la OCDE- ha llevado a México a unos de los precios más altos del mercado mundial de las telecomunicaciones.

MENOS SITIO PARA SLIM

Abrumado ante las estrecheces de un mercado del que se nutre el 80% de sus aventuras continentales, Carlos Slim comienza a tratar de echar las redes en Asia y África y a darle cuerda a sus inversiones en infraestructuras, ésas donde aún sus tentáculos de poder aún aprietan con fuerza sobre el Palacio de los Pinos. Aunque América Móvil, el mayor proveedor de telefonía móvil de Latinoamérica, hace ondear un incremento del 31,6% de sus ganancias durante el tercer trimestre del 2008, Telmex  Internacional ha visto cómo sus beneficios netos se reducen un 40%. Y Carlos Slim reconoce que, por ahora, ni la una ni la otra están para compras. Invertirá 900 millones de dólares para que México, Brasil y Perú incrementen en un 15% el mercado de telefonía celular en los próximos dos años. Pero sus tres invernaderos dejarán de serlo: ya lo han empezado a hacer con Telmex, donde la ecuación del crecimiento se teje en su contra: araña clientes, aumenta un 14% sus ventas, pero sólo le traen pérdidas cambiarias, un incremento en costos y la caída de sus beneficios en el tercer trimestre.

No es sólo el mercado mexicano el que encoje a sus expectativas. Adiós a la época dorada de América Móvil, adiós a un crecimiento anual del 42% en ingresos en los últimos 7 años y una penetración de mercado en América Latina que pasó de 12% a 69% desde el 2000. Pese a que América Móvil -con 159.2 millones de suscriptores celulares y 3.9 millones de líneas fijas en el continente americano- registró un incremento de 20.6% en el número de suscriptores- hasta los 159.2 millones de usuarios- y aunque los ingresos aumentaron un 20.6%, el estirón de los tentáculos de Slim no ha sido suficiente para compensar las menores tarifas y los costos asociados con el lanzamiento de la red 3G. La deuda neta aumentó en los últimos doce meses en 830 millones de dólares, hasta los 7.925 millones de dólares.

Slim patinó con las televisiones digitales en México, derrapó con la Anatel en Brasil y se ha deslizado tras las líneas rojas de la ilegalidad ante Cofetel. Ahora, tras el pinchazo de sus esfuerzos por situar a Telcel en la 'pole position', con tal de competir en Argentina y Brasil, despliega unos gastos que ahogan al músculo de sus telecos y no consiguen ni neutralizar la competencia ni ayudar a Telmex y América Móviles a pilotar los trenes de la convergencia de la telefonía, del ‘cuádruple play’ y de la banda ancha en Latinoamérica. Todo para intentar opacar a Telefónica, que ultima un acuerdo para incorporar en sus operadoras de telecomunicaciones en sus 13 plazas latinoamericanas todos los servicios de localización por satélite que ofrece Navento, la filial de Avánzit, que ha alcanzado un compromiso con la italiana para el desarrollo de concursos a través de sms en toda la región y junto a yahoo ha lanzado oneSearch para proveer búsquedas móviles en toda la región.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...