edición: 2494 , Viernes, 22 junio 2018
15/02/2018

Telefónica negocia abaratar y alargar el vencimiento de créditos por 5.000 millones

ICNR
La operadora fusionará en uno sus préstamos de O2 y Vivo para reducir el precio por debajo del 0,45% de interés anual para asegurarse financiación a costes mínimos hasta 2025.
Telefónica está decidida a usar 2018 para avanzar en su plan financiero y abaratar todo lo posible el coste de su deuda. Incluso más allá de lo que ya lo ha hecho. La futura subida de tipos se ve cada vez más nítida en el horizonte, por mucho que todavía esté a distancia, y la operadora no quiere perder las que pueden ser sus últimas oportunidades de sacar jugo a la era del dinero barato que ha seguido a la gran recesión.

Esta estrategia tiene dos focos. Uno de ellos son sus bonos híbridos y su intención es refinanciar todos los posibles para reducir los cupones que desembolsa por ellos.

El segundo es su deuda bancaria, para la que Telefónica está planeando una gran operación de renegociación con un triple objetivo: unificar los préstamos sindicados milmillonarios que arrastra de las compras de O2 y Vivo, rebajar lo que paga por ellos y alargar lo máximo posible la financiación barata, según aseguran fuentes financieras.

Esto implica poner en juego a más de una treintena de bancos, que son los que firman los dos principales préstamos sindicados que tiene en estos momentos. Uno es de 3.000 millones de euros y el otro, de 2.000 millones, y ambos son lo que queda de lo que originalmente fue un crédito de 18.000 millones de libras (20.300 millones de euros al tipo de cambio actual), que sufragó la compra de la operadora británica O2 en 2005, y de la financiación de 8.000 millones de euros que permitió poner el cheque para comprar la compañía de móviles brasileña Vivo en 2010.

Distintas condiciones

La suma son 5.000 millones y eso es lo que Telefónica va a poner encima de la mesa de los bancos para que se conviertan en un nuevo préstamo en el que se unifiquen los bancos y los plazos de amortización (para ahorrarse papeleo y gastos administrativos) y con condiciones distintas y más favorables para ella.

Y eso, a pesar de que Telefónica ya había conseguido una rebaja agresiva en sus últimas refinanciaciones. En estos momentos, la operadora paga un margen de 45 puntos básicos sobre euribor (el equivalente a un 0,45% de interés) en sus principales financiaciones, un nivel que, en principio, se considera acorde con el ráting de BBB que tiene la operadora.

Sin embargo, "Telefónica tiene más margen de lo que parece para rebajar el coste de sus préstamos porque se compara con Telxius, que el año pasado logró unas condiciones muy agresivas en su préstamo", señalan fuentes de una entidad financiera. "Es verdad que el préstamo era muy pequeño y había mucha competencia, y que el riesgo de crédito de Telefónica no es el mismo que tiene Telxius, pero eso le da un argumento en las negociaciones", añaden estas fuentes.

Otro argumento de peso es la capacidad de generar negocio para los bancos que tiene la operadora. "Al tener tanta deuda, nadie da de comer tanto como Telefónica. Nadie en España emite 7.000 millones de euros en bonos, como ella hizo el año pasado, ni va a hacer las colocaciones de híbridos que va a realizar este ejercicio", explican fuentes del mercado. "A los bancos les compensa ganar un poco menos en el préstamo a cambio de participar en esas emisiones y en otros negocios".

Según estas fuentes, Telefónica logrará la rebaja y también la extensión del préstamo, que se firmará a un plazo de cinco años con la posibilidad de extenderlo otros dos ejercicios. Es una fórmula tradicional que usa la banca para reducir el consumo de capital de las financiaciones, pero el resultado práctico es un préstamo a siete años. Con eso, Telefónica se garantiza dinero a precios de mínimos históricos hasta 2025.

Lo que no está claro es que la operadora logre reducir el número de bancos que están en los dos préstamos originales y que se cuentan por varias decenas. Los grandes nacionales (BBVA, Santander o CaixaBank) están en ellos, al igual que los internacionales (Société Générale, BNP, NatWest, UniCredit, Citi, Goldman Sachs, JPMorgan, Nomura...), y son pocos los que quieren salirse, precisamente por la condición de cliente preferente que tiene Telefónica. Eso sí, Santander deberá decidir qué hace con la parte de Popular, porque ambos están en la financiación y tendrá que ver si se queda con la suma resultante o aprovecha para reducir su exposición.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...