edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
29/09/2011

Test de resistencia crucial para Angela Merkel

Pedro González
La carrera política de la canciller alemana podría concluir hoy mismo, o al menos empequeñecer sus perspectivas de futuro, si el Bundestag no aprobara las garantías exigidas para consolidar en 440.000 millones de euros el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). El voto favorable se traducirá en que las garantías alemanas para ese fondo pasarían de 123.000 millones de euros a 211.000, con perspectivas de llegar incluso a los 230.000 millones.

Angela Merkel ha intensificado sus comparecencias públicas a lo largo de toda la semana, intentando persuadir a la opinión pública germana de que la aprobación de este fondo para rescatar a Grecia, y eventualmente a otros países de la eurozona en dificultades, es crucial para la supervivencia de la Unión Europea. En su propia coalición de gobierno, formada por los democristianos de la CDU, los socialcristianos bávaros de la CSU y los liberales del FDP, muchos diputados son sensibles al rechazo que un 75% de alemanes expresan respecto de este fondo de rescate. Hasta el pasado domingo, 30 de estos parlamentarios habían expresado su intención de votar negativamente a la propuesta de la canciller, lo que si se confirmase provocaría una crisis de gobierno.

Los denodados esfuerzos de Merkel por convencer uno por uno a los diputados de su grupo había rebajado anoche la cifra de reticentes a 19, cantidad que bastaría para aprobar la medida (311 votos sobre 620 escaños), pero que dejaría muy reducida la actual mayoría absoluta de la coalición de gobierno. Los llamamientos a un voto positivo han despojado de ambigüedades la postura de la jefa del gobierno federal: “Salvar el euro y estabilizar la eurozona es una prioridad, porque si el euro cae será Europa la que caiga”. Una declaración que ha sido su mantra personal en el maratón de entrevistas concedidas a todo tipo de medios en los últimos días, consciente de lo que hoy se juega en la votación del Bundestag.

La aprobación del fondo de rescate en sí no es el principal problema, ya que en caso de fisuras en la coalición de gobierno votarían a favor los diputados socialdemócratas y verdes, convencidos éstos de que Alemania no puede arriesgarse hasta el punto de asumir la culpabilidad de provocar el estallido de la eurozona. Sin embargo, si Merkel tuviera que apoyarse en la oposición para sacar adelante esta ley, no le quedaría otra alternativa que adelantar las elecciones sin que siquiera ella misma estuviera ya en condiciones de mantener la cabeza de cartel de su partido.
Hasta ahora Europa no era un tema de controversia política en Alemania, ya que todos los grandes partidos enarbolaban un europeísmo sin fisuras. No obstante, algunos políticos creyeron llenar el vacío del euroescepticismo, juego al que se han prestado algunos liberales, y que se ha saldado con su reciente y estrepitosa derrota en las pasadas elecciones de Berlín. Pero si la UE en general es indiscutida, los sondeos muestran de manera inequívoca que la crisis de la deuda en la eurozona se ha encaramado al primer lugar de las preocupaciones de los germanos, una vez que su prosperidad ha hecho descender vertiginosamente las cifras de paro.

Merkel recibió el apoyo reconfortante de la Confederación Sindical Alemana, que ha insertado anuncios en todos los medios conminando a los diputados a que voten “sí” al fondo de rescate. En ellos justifican su llamamiento con un encomiable sentido europeísta, asentado en su propia experiencia nacional: “Nuestros padres edificaron una Europa pacífica tras la tragedia de la Segunda Guerra Mundial. Es responsabilidad nuestra mantener una Europa unida para que la disfruten nuestros hijos y nietos”, se lee en todas las inserciones publicitarias.

En todo caso, si Merkel sale airosa de la votación de hoy, aún le quedarán otras sobre el futuro de Grecia y los demás países de la eurozona en dificultades. Así lo dispone la última sentencia del Tribunal Constitucional alemán, que obliga al Bundestag a codecidir y votar todas y cada una de las iniciativas europeas que conlleven una aportación económica de Alemania. En base a tal sentencia, el mes próximo habrá otra votación sobre las nuevas ayudas a Grecia, y en el próximo febrero, otra sobre el Mecanismo Permanente de Estabilidad Financiera.

Mientras tanto, el parlamento de Eslovenia votó el martes para aprobar las garantías del fondo de rescate. Ayer Finlandia hizo lo propio, no sin un previo debate especialmente tenso. La semana próxima deberá hacerlo la asamblea de Eslovaquia, cuyos diputados se han mostrado hasta ahora  mayoritariamente contrarios. El proceso de ratificación por los 17 miembros de la eurozona está contribuyendo a retrasar la puesta en marcha de una medida absolutamente urgente. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...