edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
21/11/2016
OBSERVATORIO TALENTO RELACIONAL

Tiempos de Toquiteiros

Julián Gutiérrez Conde
Esto del “New Management” es cosa de Toquiteiros, o sea y traducido     al castellano antiguo que la cosa va de “toquitearlo todo”. Con eso de que hay que ser “dinámicos” se confunde la dinámica con el desasosiego permanente. Vamos, que como decían nuestros abuelos los “new managers” parece que tienen “hormiguillo” que es una desazón constante. 
Si los antiguos probablemente “sobre-pensaban” todo en demasía y hacían que la vida fuera al “tran-tran” como si de un motor diésel de bajo cubicaje se tratara. Los nuevos van pasados de vueltas. Llevan los motores al rojo vivo y ni se acuerdan de reponer aceite en los engranajes ni de buscar el combustible de mayor rendimiento posible. La cosa va de “corre-corre” y “quita eso y pon lo otro”.

Cuando ves que un departamento o un proceso funciona te echar a reir pensando: ¿no se habrán dado cuenta que esto está aún así? Luego te das cuenta que entre los empleados hay “porras” y apuestas en relación al tiempo que eso durará y lo que “van” a tardar en “meterle mano” y descuajeringarlo. De ese modo la vida en las organizaciones es una fiesta continua. Cada día se festeja una “porra diferente”.   Que si cuánto voy a permanecer en este puesto; que si cuándo me cambiarán de jefe; que si a qué otra planta nos trasladaran; … ¡Es la fiesta de los “que sis”. Un jolgorio, vamos.

Llama la atención la distancia real, pese a las apariencias, entre los managers y el resto. “Esos” son los que nos cambian de … o modifican como … o trasladan a… etc. Y es que las decisiones vienen tomadas por “cerebros superiores autónomos” que tienen ocurrencias y deciden en un “alarde toquiteiro” de “demostrar dinamismo” Es una especie de “clasismo en vaqueros o sin corbata” en el que los ejecutores no se sienten ni consultados ni implicados; así pasa que están hartos de “tragar lentejas” (de esas que si quieres comes y si no las dejas) y se han acostumbrado a “agachar la testuz y sonreír”. Si no quieren mi opinión tendrán mi obediencia acomodaticia pero no mi cerebro. Y parece que se hayan conjurado entre todos ellos.

Así pasa que cuando te tropiezas con el “responsable de un nuevo proyecto” y te cuenta sus nuevas funciones lo hace con una “languidez” propia de la época romántica. Una especie de pálida apatía insustancial que muestra pasividad o alejamiento de lo que debiera ser entusiasmo y energía. Y es que ahora los proyectos son “estadíos de diez minutos”, en los que a uno le han encargado con un denominado equipo que hagan algo que otros han pensado en el fondo y forma o que en el mejor de los casos lo han diseñado ellos pero que saben tendrá una duración efímera. Porque en breve llegará un nuevo “toquiteiro” que pedirá cambiarlo todo.

Ya saben, lo importante es “agitar el percal”; “mejunjear y revolver el cotarro”.  Los antiguos hablaban de confundir la velocidad con el tocino. En esta era del New Management lo que se confunde es la dinámica con la demencia, que para el caso viene a ser lo mismo. El caso es toquitear. ¿para qué?... no se sabe pero saber conjugar el verbo toquitear es esencial para los “new managers”

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...