edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
05/12/2008

Tipos de interés más bajos que sirven para bien poco

J.J. González.- La actitud del Banco Central Europeo de rebajar el precio del dinero el 0,75% hasta dejarlo en el 2,5%, es interpretada como la contestación a una demanda general de los gobiernos de la Unión Europea, que reclamaban esos 75 puntos básicos y que supone el reconocimiento por parte de los economistas del BCE, que consideran la actual situación como de “especialmente delicada”, y ante la que hay que salir con medidas contundentes y enérgicas. Sin embargo, la terapia del dinero más barato servirá en esta ocasión para bien poco, ya que lo que en realidad desciende son los tipos de interés de referencia, por tanto, los que corresponden a operaciones firmadas o formalizadas en los últimos meses o años.

El dinero más barato es para aquellos que consiguieron financiar su empresa o su hipoteca hace tiempo y no para quienes van a pedir financiación nueva ahora para adquirir una máquina o a pedir una hipoteca en un banco. Matices al margen, la reducción en el precio del dinero puede ayudar, sin duda, a dar más confianza a la economía y también un argumento más a los consumidores para restablecer el consumo.

Histórica jornada la de ayer. De esas que más tarde, cuando pasa el tiempo, se recuerdan como el día en que Europa bajó el listón en los precios del dinero hasta cotas de 1992, en el caso del Banco Central de Suecia, o incluso de 1951, del Banco de Inglaterra. Este parece ser un nuevo criterio, el año, patrón de medición oficial para conocer la profundidad de los problemas económicos que manejamos diariamente. Hace apenas dos meses comenzamos a citar 1929 casi a diario, incluso algunos llegaron a mencionar una primera crisis a finales del siglo XIX.

Ahora, de forma automática, cuando se da a conocer un indicador económico, por ejemplo, el PIB de la zona euro, se dice que se ha situado en el 0,2% por tercer trimestre consecutivo, el mayor desde 1992. Apenas se cita si es un incremento de más o del menos por ciento respecto al mismo mes del año anterior…, no. Ahora se establece el año como referencia más expresiva de la dimensión verdadera, de lo que significa ese, por ejemplo, 0,2% de PIB. En resumen, la añada es una unidad de distancia física que mide tamaños y gravedad de los problemas, aunque en el caso del petróleo, el barril de 159 litros no costaba 43 dólares, precio actual, desde febrero de 2005.

El Banco Central Europeo, quiso enviar un mensaje positivo, dando a entender que esto tiene remedio y solución, no a corto plazo, pero sí a medio. Y para ello se sirve bajar el precio del dinero de la eurozona en 75 puntos básicos, ahí es nada, la más fuerte de la historia, que lo sitúa a niveles de 2006. Cuando de un hecho se dice que es el más fuerte de la historia, se transmite una gravedad difícil de expresar y en este caso lo que significa es que la magnitud del problema adquiere dimensiones siderales, fuera del alcance de una mano cualquiera. Muy mal y negativa debe ser la situación para que de golpe y porrazo se aplique una dosis de 75 puntos. El discurso posterior de Trichet deja, además, la puerta abierta a nuevas bajadas de tipos, que no tienen que ser necesariamente, de forma paulatina.

Los mercados interpretan perfectamente los guiones que marcan los bancos centrales. El BCE esta señalando que es de tal magnitud el desaguisado económico que para hacer andar la economía es urgente animar el consumo, con dinero más barato. El euribor, estaba ayer al 3,77%, el nivel más bajo desde octubre de 2006.

¿Cómo será de grave la situación económica que, nada más anunciar Trichet el recorte en el tipo de interés, el rendimiento de los bonos americanos se disparó?. Un estratega de Morgan Stanley, Kevin Flanagan, dijo que “no se esperaba tamaña bajada de tipos ni en Europa ni en Reino Unido”. Alan Thomson, de la gestora de fondos SWIP no oculta su temor a que tan pronunciado recorte refleje un marcado deterioro en la economía. Y Michael Glos, el ministro de Economía alemán, lo ve de otra forma; como “una señal positiva” dice, porque “genera confianza” en los mercados financieros y en la industria. Para guinda la que puso ayer Merrill Lynch, que nada más conocer la bajada de tipos en Bruselas lanzó en Londres su informe sobre la economía mundial, quizás uno de los mejores análisis de futuro del mercado. Dice Merrill que en economía viviremos en 2009 un año como no conocíamos desde 1982, aunque a modo de consuelo añada que todo mejorará en 2010.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...