edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
14/07/2016
LA OREJA DE LARRAZ

Todas las novedades de la Campaña del Impuesto sobre Sociedades

Javier Ardalán
Tan solo quedan 11 días de plazo para que llegue a su fin la Campaña del Impuesto sobre Sociedades 2015, la primera que se desarrolla con las normas incluidas en la última reforma fiscal, entre las que destaca que las entidades de reducida dimensión pueden reducir su base imponible mediante una reserva de nivelación para pagar menos impuestos en el ejercicio y, o bien enjugar bases negativas de los 5 ejercicios siguientes, o bien, por la parte no aplicada, incrementar la base cuando transcurran cinco años.
El Consejo de General de Economistas, a través de su Registro de Asesores Fiscales (REAF-REGAF), recuerda en un informe publicado ayer, que es preciso recordar que se ha limitado la deducción de gastos de atenciones a clientes y proveedores al 1% del importe neto de la cifra de negocios y que se consideran deducibles las retribuciones de los administradores por el ejercicio de funciones de dirección, independientemente de las previsiones estatutarias.

A partir de este ejercicio de 2015, solo son deducibles las pérdidas por deterioro de existencias y de créditos por insolvencias de deudores, si bien se flexibiliza algo más la deducibilidad de estas últimas, al tiempo que la eliminación de la doble imposición económica en el ámbito interno se establece por vía de exención, debiéndose prestar atención al régimen transitorio aplicable cuando se reciban dividendos en ejercicios iniciados a partir de 1 de enero de 2015 de participaciones en capital adquiridas con anterioridad.

Por otra parte, a efectos de las operaciones vinculadas, la vinculación socio-sociedad se establece a partir del 25%, y no del 5% como preveía la norma anterior y se regula una reducción en la base imponible de hasta el 10% del incremento de los fondos propios del ejercicio, con el límite del 10% de la base imponible, a condición de mantener dicho incremento y de constituir una reserva de capitalización que será indisponible durante 5 ejercicios, salvo casos especiales.

Todavía en 2015 el límite a la compensación de bases imponibles negativas se aplicará solo a entidades con importe neto de la cifra de negocios en el ejercicio anterior de más de 20 millones de euros, aunque en todo caso se podrán compensar bases negativas hasta un millón de euros. Ya en el próximo ejercicio el límite relativo pasará a ser del 60% de la base del ejercicio previa a la reducción por reserva de capitalización (70% en 2017 y siguientes).

Por otra parte, se introdujo en la nueva norma una nueva deducción del 20% para la producción y exhibición de espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales, con un máximo de 500.000 euros anuales.
Y, por otra parte, se exime de presentar la declaración solo a las entidades parcialmente exentas como asociaciones sin ánimo de lucro cuando sus ingresos anuales no superen los 75.000 euros, los correspondientes a rentas no exentas no sean superiores a 2.000 euros y todas las rentas no exentas se hayan sometido a retención.

Los economistas realizan en su informe recomendaciones como prestar especial atención cuando se cumplimenta la pantalla de caracteres de la declaración, ya que condiciona el resto de páginas y opciones. Por ejemplo, en el modelo de 2015 se debe de marcar la casilla 00066 si se trata de una entidad patrimonial, o la 00068 si es una pyme que quiere utilizar el formulario para documentar operaciones vinculadas existentes en el propio modelo de declaración.

La posibilidad de aplicar la libertad de amortización de bienes de escaso valor, antes solo prevista para entidades de reducida dimensión, existe para bienes de valor unitario de hasta 300 euros y puede suponer hasta un máximo de 25.000 euros en el ejercicio.

Explican que se debe revisar tanto los deterioros del ejercicio –para ver si son o no deducibles– como las reversiones de los deterioros contables de ejercicios anteriores. Estas reversiones contables no originan ajuste fiscal si en su día el deterioro fue deducible (ahora será ingreso), y habrá que hacer un ajuste negativo si el deterioro no fue fiscalmente deducible.

Hay que tener en cuenta que, aunque antes no eran deducibles las pérdidas por deterioro originadas por insolvencias de deudores cuando el deudor fuera un ente público, en esta declaración podrá deducirlas si se reclamó la deuda a través de un procedimiento arbitral o judicial.

Si le han hecho una liquidación tributaria en el ejercicio con intereses de demora, debe saber que son deducibles con los límites de los gastos financieros. La Administración ha puesto en cuestión su deducibilidad con dudosos argumentos, pero eso solo atañe a ejercicios anteriores a la reforma.

Si la entidad generó una plusvalía en los ejercicios 2013 o en 2014 susceptible de aplicar deducción por reinversión de beneficios extraordinarios, y en 2015 ha materializado la reinversión en activos aptos, puede aplicar este incentivo por el régimen transitorio, aunque se haya eliminado dicha deducción en la nueva ley.
Algo parecido sucede con la deducción por reinversión de beneficios respecto de los generados en el ejercicio iniciado en 2014. En 2015 se puede aplicar si se ha materializado la reinversión en ese período.

Por otra parte, como la Administración tiene un plazo especial de 10 años para comprobar bases imponibles negativas –y deducciones pendientes de aplicación–, cuando comprueba ejercicios en que se estén compensando o aplicando, le conviene conservar la contabilidad y los justificantes durante ese plazo.

Pasado el mismo, solo tendrá que acreditar su derecho presentando la contabilidad, justificando que depositó cuentas en el Registro Mercantil durante esos períodos y exhibiendo la autoliquidación en la que consignó la base negativa.

Asimismo, si en el ejercicio realizó alguna operación que pueda tener incidencia después del período de prescripción –como podría ser la adquisición de un bien amortizable–, debe prepararse para la posibilidad de que dicha operación sea comprobada cuando se esté revisando un ejercicio en el que se amortice dicho bien.

Si ha utilizado las reservas de capitalización o de nivelación, no olvide constituir las correspondientes reservas contables y si realizó operaciones a plazo, no olvide el criterio especial de imputación de la renta. En esos casos, salvo que se quiera utilizar el criterio de devengo, en el ejercicio de transmisión habrá que hacer ajuste negativo que revertirá en ajustes positivos a medida que se vayan cobrando los plazos.

En 2015 tendrá que revisar los cobros de estas operaciones para que no se nos pasen dichos ajustes positivos. Para operaciones efectuadas en 2015 y siguientes la imputación se realizará no en el momento del cobro, sino cuando sea exigible este.

Finalmente, no se puede olvidar el chequeo de operaciones vinculadas o de operaciones societarias y permutas que se han de valorar a valor normal de mercado, al tiempo que si por insuficiencia de cuota no se aplicaron en su totalidad las deducciones por doble imposición en declaraciones anteriores, ahora se podrán aplicar, si bien calculadas según el tipo vigente en 2015.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...