edición: 2701 , Lunes, 22 abril 2019
18/03/2019
banca 
BBVA, a golpe de táctica y sin estrategia

Torres, acorralado, se dispone a administrar el envenenado legado de FG

Mala reputación, caídas en Turquía y problemas en Latinoamérica, la tormenta perfecta, herencia de González
Juan José González
Pasado el trámite de rendir cuentas a la masa accionarial del banco, BBVA entra en una nueva etapa. Al menos, es lo que parece querer transmitir el presidente Carlos Torres y parte de la alta dirección entre sonrisas forzadas y frases cortas. El banco no pasa, sin embargo, por su mejor momento, acosado el presidente por la opinión pública, por los accionistas, fondos de inversión y, seguramente, exigido en explicaciones por personas cercanas al Gobierno de la nación, sortea como puede Torres y los suyos los avatares del caso Villarejo, una pesadilla que se tomará un tiempo, al tiempo que manejar de la mejor manera los negocios bancarios. Aquí es donde la entidad cuenta con un roto heredado de su expresidente. El banco cuenta con una estrategia obsoleta, se diría que malograda en Turquía, errada en Latinoamérica y con muy escaso éxito en España. BBVA se mueve hoy con impulsos tácticos, no estratégicos, lo que le confiere un estado de autómata sin rumbo definido, justo en el peor momento, cuando es blanco de focos y cámaras y la economía global se convierte en una amenaza para el negocio bancario.
El movimiento de FG, echarse a un lado, temporalmente, según convienen en comunicar FG y la entidad bancaria, es parte de una táctica en el corto plazo que pretende una estrategia de mayor plazo que deberá esperar el paso del tiempo. Pero tal y como parece haber quedado claro tras la junta del sábado en Bilbao, el regreso al banco de FG, a la presidencia de la Fundación del banco a título honorífico, dependería a partir de ahora del consejo de administración, que a su vez debería ser propuesto por el presidente Torres, algo que parece totalmente descartado: ni los accionistas institucionales ni otros grupos representados en el banco aceptarían el regreso del ya polémico y molesto FG.

Se impone la necesidad de una limpieza de imagen a la que está obligado a partir de ahora el banco, convierten el posible regreso al banco de FG casi en un imposible metafísico, salvo, claro, que Torres quiera acelerar su propia salida de la entidad financiera. En el fondo, el caso Villarejo, con su parte de responsabilidades jurídicas que procedan, y que deberá decidir un juez, no deja de ser la coartada perfecta para el ajuste pendiente, la revancha, la venganza y el desagravio pendiente de tanta gente que, en cantidad de ejército se la tenían guardada al expresidente del banco, un personaje que como reconocen abiertamente algunos de sus ex colaboradores "pisó muchos callos", quizá demasiados o tantos como demasiados fueron sus años al frente del BBVA.

Por todo, es más que previsible que el expresidente no se vaya del banco a su casa, como vulgarmente se dice "de rositas", puesto que el pronunciamiento de los tribunales, en este caso, de la Audiencia Nacional, el día que llegue será nocivo para Francisco González, para su reputación, crédito y con el consiguiente quebranto para una parte de su retribución como pensión vitalicia del banco.

La imposible vuelta de FG al banco debe ser ratificada de facto por Torres, no sólo mediante hechos sino también por declaraciones expresas, por pronunciamientos y posicionamiento: no puede mantenerse Torres al margen de los hechos, debe liderar la operación salida sin regreso de FG y la nueva etapa del banco, en la que deberá consolidarse en la presidencia. Torres se ha posicionado en los últimos tres meses como un solidario defensor y seguidor de su mentor, su defensor dentro del banco. Si el trámite (o trago) de la junta general iba a representar el finiquito personal para FG, el punto final a toda su etapa en el banco, para Torres se ha convertido Bilbao en el punto de partida, en el kilómetro cero de la era post FG, en la junta del relevo.

Que Torres y los suyos se apliquen con rapidez y diligencia en la farragosa labor de investigación interna del caso Villarejo, no se va traducir en una rápida resolución del caso, puesto que la conclusión de este fatídico episodio para el banco, sus trabajadores y el negocio de la entidad, se sustanciará sólo cuando la justicia se pronuncie, lo que no pasa por unas semanas, sino más bien varios meses. Es decir, la pesadilla para el banco continuará presente en la casa, en la calle y en los medios, atentos inversores, accionistas y público interesado en el desenlace del culebrón FG-Villarejo. 

La conclusión final de la investigación interna que realiza el banco debe concluir cuanto antes, despejando zonas oscuras de duda, que son las que están causando el daño continuado en la reputación de la entidad financiera. Será (o deberá ser esta) la oportunidad que no debe desaprovechar Torres para mostrar su desacuerdo con las prácticas de espionaje con las que se acusa al banco.

Otro asunto de importancia no menor para Torres y su consejo (se supone que tendrá el nuevo consejo más que pergeñado) es el panorama financiero, económico y monetario al que se tiene que enfrentar el banco en los próximos meses, en los que ya se sabe que se caracterizará por un tiempo revuelto en los mercados, alargamiento de la política de tipos bajos y su correspondiente impacto negativo en los márgenes, con economías en la Eurozona a la baja y la creciente competencia de las plataformas digitales en su lucha por restar negocio a la banca tradicional.

En este sentido, el banco venido haciendo gala de una estrategia un tanto peculiar, como es la que corresponde a su afirmación de ser un banco a la vanguardia de la tecnología bancaria, de haber incorporado a la operativa del negocio las últimas evoluciones digitales y ponerlas a disposición de la clientela. Logros tecnológicos y posicionamiento de la entidad en el negocio se presentan, sin embargo, cortos o insuficientes toda vez que el problema principal del banco es el que afecta, precisamente, a su negocio, hoy comprometido más que nunca con la crisis en Turquía, la inestabilidad en Latinoamérica y los problemas de mala reputación que salpican al banco pero que le afectan sobremanera en el mercado interior. Todo lo cual, más que un problema grave, mejor parece una seria amenaza.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...