edición: 3007 , Viernes, 10 julio 2020
12/04/2017

Toshiba difunde cuentas sin auditar y advierte de que puede ser incapaz de mantenerse en funcionamiento

Los auditores se niegan a firmar mientras la empresa anuncia pérdidas de 5.900 millones en el trimestre
Carlos Schwartz
El complejo industrial de alta tecnología Toshiba fundado en el siglo XIX presentó sus cuentas para el tercer trimestre que acaba para la empresa el 31 de diciembre tras dos postergaciones. La empresa ha tomado la decisión de presentarlas sin la firma del auditor PWC Aarata quien quiere revisar antes periodos anteriores de la contabilidad de la empresa. Pero lo más llamativo de las cuentas no son las pérdidas de 5.900 millones de dólares anunciadas -por un cargo de 6.300 millones de dólares por avales a su filial estadounidense Westinghouse- sino una frase en medio del folleto de las cuentas trimestrales en la cual se advierte de que existe el riesgo de que la empresa no pueda seguir existiendo como un complejo en funcionamiento. Esta es la primera vez en la historia de la empresa, y en particular del último año, en la que se ha visto acosada por las pérdidas en su división nuclear en Estados Unidos que el consejo de la empresa admite que puede entrar en quiebra por los problemas acumulados en la filial. Westinghouse hace frente a unos sobrecostes imprevistos en la construcción de centrales nucleares para dos empresas eléctricas estadounidenses.
No sólo se trata de los costes, también los plazos se han extendido de forma inaudita con sus consecuencias jurídicas. Westinghouse se presentó en un procedimiento de quiebra en un juzgado mercantil de Nueva York y Toshiba apostó por circunscribir por esta vía nuevas pérdidas a la filial. Pero los avales y compromisos previos de Toshiba con Westinghouse pueden suponer pérdidas totales para 2016 del orden de los 9.100 millones de dólares.

“Hay hechos materiales y condiciones que generan dudas sustanciales sobre la habilidad de la compañía para mantenerse como un complejo en funcionamiento" advierte en su informe trimestral, pero al mismo tiempo señala que existe un plan de saneamiento alternativo de la empresa que se basa en la ventas de activos como su unidad de semiconductores y en la refinanciación de la deuda con sus bancos acreedores. La división de semiconductores de la empresa se especializa en las denominadas memorias flash para telefonía móvil y equipos informáticos.

De acuerdo con fuentes que dicen estar al tanto de las negociaciones para la venta de la división existen en principio dos interesados, uno de ellos la empresa Foxconn que habría ofrecido una cifra del orden de los 27.000 millones de dólares. El consejero delegado de Toshiba Satoshi Tsunakawa afirmó en la presentación de las cuentas que la posición financiera de la empresa es sólida si se tiene en cuenta el valor del activo puesto a la venta. De acuerdo con las consultoras del sector, el mercado de los chips de memoria está en auge y los resultados de esta división de Toshiba sugieren que el negocio está saneado.

El concurso de acreedores en Estados Unidos de Westinghouse ha permitido a Toshiba eliminar de su balance a la filial tras dotar las pérdidas ocasionadas por los avales y compromisos tomados en la construcción de las centrales nucleares en Georgia y Carolina del Sur. El conflicto con los auditores supone un revés para la empresa en la medida que ésta ya había sufrido cuestionamientos sobre la eficacia de su control interno tras un escándalo financiero con sus cuentas en el 2015 cuyas repercusiones aun están presentes.

PWC Aarata dijo a la empresa que no podía asegurar que la contabilidad anterior a su designación como auditor fuese correcta. Toshiba cambió auditores tras un escándalo contable detectado en 2015. El anterior auditor era ErnstYoung ShinNihon. Tsunakawa informó que PWC “Nos pidió que probáramos que no había nada incorrecto en nuestros procedimientos contables y ese es un peso significativo”. Para Toshiba las cifras son sólidas y el consejero delegado expresó su “frustración” por el enfrentamiento con PWC Aarata. La firma de los auditores es un procedimiento habitual en la presentación de cuentas corporativas pero no es una exigencia legal en Japón.

Una portavoz de la Bolsa de Tokio dijo que la institución va a verificar por qué los auditores no firmaron las cuentas de Toshiba. La empresa está en una lista de corporaciones en observación tras el escándalo contable de 2015. La revisión puede acabar con una exclusión del mercado aunque la Bolsa tomará todos los recaudos antes de hacerlo porque excluir a una empresa tan significativa puede tener otras consecuencias para el mercado de valores. De acuerdo con Tsunakawa la empresa piensa difundir las cuenta completas en mayo próximo. El ejercicio fiscal de la empresa acaba el 31 de marzo.

Las pérdidas asumidas por Toshiba en el tercer trimestre se refieren fundamentalmente a la adquisición de la constructora Stone & Webster necesaria para asegurarse que se podrían terminar las centrales nucleares en construcción. La adquisición está vinculada al desencuentro con los auditores. Hace dos meses Toshiba dijo que había encargado a un despacho de abogados externos la investigación de versiones de ejecutivos de Westinghouse que afirman que la alta dirección de la empresa ejerció una presión indebida sobre su departamento contable en su intento por adquirir Stone & Webster. Según la empresa los auditores cuestionaron también la necesidad de declarar pérdidas vinculadas a Stone & Webster anteriores al último trimestre de 2016. También se interesó por saber si las presiones indebidas sobre el departamento contable respecto de Stone & Webster tuvieron consecuencias sobre la contabilidad de Toshiba o de la subsidiaria estadounidense.

De acuerdo con los ejecutivos de Toshiba las investigaciones de los abogados externos no encontraron evidencia de que el grupo hubiese registrado de forma indebida pérdidas relacionadas con Stone & Webster. Un desenlace dramático para la crisis de Toshiba puede afectar negativamente al clima empresarial del país que no logra salir de su estancamiento a pesar de la política de estímulo monetario por parte del Banco de Japón.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...