edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
17/05/2018

Total condiciona sus operaciones en Irán a una exención de EEUU y cuestiona la firmeza europea

El abandono estadounidense del pacto nuclear con Irán expone al riesgo de sanciones a las petroleras
Carlos Schwartz
La petrolera francesa Total anunció que considera la posibilidad de retirarse de un acuerdo para el desarrollo del campo de gas South Pars firmado en julio pasado y en el que lleva invertidos solo 40 millones de dólares, de varios miles de millones comprometidos, si no logra una exención de Estados Unidos para el proyecto. La preocupación de Total no es sólo por las sanciones a Irán sino a las sanciones secundarias que afectarían a sus múltiples operaciones en Estados Unidos, además de a su financiación. La empresa francesa es la petrolera que mayor compromiso ha tomado con el Gobierno de Irán para la reactivación de la industria de gas y petróleo del país tras el acuerdo nuclear entre el grupo de naciones encabezadas por Washington y Teherán. Shell, que también ha anunciado un acuerdo informal con Irán para el desarrollo de la explotación de petróleo, no ha llegado a adquirir un compromiso firme para la inversión directa aún y un portavoz de la empresa ha dicho que estudia las consecuencias de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear. 
El anuncio de la petrolera francesa cuestiona de forma radical el objetivo de las naciones europeas de mantener en pie los acuerdos comerciales retomados con Irán tras el levantamiento de las sanciones en 2016 con independencia de las decisiones de Washington. La apuesta de los países miembros de la Unión Europea y de Reino Unido era la de sostener los acuerdos comerciales en curso prescindiendo de Washington. Pero la decisión de Total indica con claridad que las empresas privadas no van a arriesgar sus negocios con Estados Unidos de un lado ni su estructura financiera del otro para sostener los acuerdo diplomáticos europeos. 

Las grandes petroleras tienen contratada financiación con bancos estadounidenses y tienen acceso a los mercados de capitales estadounidenses operaciones que podrían quedar en la ilegalidad y forzar a las entidades de crédito a suspender sus lineas de financiación a Total tras la decisión de Washington. Estos hechos ponen en entredicho la capacidad de las principales economías europeas para hacer frente a la ofensiva de Washington y la realidad de que la política exterior del Gobierno de Donald Trump apunta a derribar las fuentes de ingresos independientes de ese grupo de países. La retirada estadounidense del acuerdo nuclear con Irán se hizo después de las visitas consecutivas del presidente de Francia, Emmanuel Macron, y de la primera ministra alemana Angela Merkel. Ambos abogaron por la permanencia en el acuerdo nuclear sin lograr el más mínimo efecto. Este es un revés de mucha significación.

Los líderes europeos prometieron mantenerse dentro del acuerdo con Teherán tras la retirada de Trump y la renovación de las sanciones económicas contra el país. El pasado martes, el ministro iraní de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, se reunió con representantes de Francia, Reino Unido y Alemania quienes ratificaron su intención de mantener las inversiones en la industria iraní del petróleo. Sin embargo, a la luz de los anuncios hechos por Total este objetivo está en entredicho. Si Teherán no verifica que puede haber un flujo sostenido de inversión en los proyectos prioritarios para el estado perderá todo incentivo para mantener su actividad nuclear dentro del marco del acuerdo. 

La impotencia europea ante Washington puede tener el efecto de reforzar las alas más duras de la política iraní. El traslado de la embajada americana de Tel Aviv a Jerusalén y los acuerdos militares con Arabia Saudí forman parte de esta pinza destinada a asfixiar a Irán y a remodelar las fuerzas en pugna en el Oriente Próximo. En este enfrentamiento sordo están involucradas otras empresas que son verdaderos buques insignia de la economía europea con proyectos que implican a Teherán como Airbus, Siemens o Renault. 

Para las petroleras europeas Irán es un objetivo clave. Las reservas de gas del país son las segundas más altas a escala internacional y las petroleras ocupan el cuarto lugar en términos globales. Total tiene el 50% del proyecto de gas South Pars y su otro socio es Petrochina con un 30% y de acuerdo con fuentes del sector petrolero si Total se retira de Irán el 80% de la operación va a quedar en manos de la empresa china. El futuro de la presencia de Total en Irán depende entonces de que la empresa logre una exención por parte del Gobierno estadounidense.

El problema en este sentido es que Washington no tiene interés en conceder esas exenciones y pretende un nivel de hostilidad contra Teherán muy alto. La petrolera aspira a que la exención incluya la protección de la empresa ante cualquier acción secundaria al hecho central lo que implica su financiación y el acceso al mercado estadounidense en primer lugar. El comunicado difundido por Total señala que el proyecto South Pars tiene por objetivo el desarrollo de un campo de gas destinado a abastecer al mercado doméstico iraní y dentro del acuerdo con Teherán hay disposiciones para impedir la presencia de la poderosa Guardia Islámica Revolucionaria Nacional de Irán en este complejo. 

El comunicado señala que “Como consecuencia y tal como ya ha sido explicado, Total no estará en condiciones de hacerse cargo del proyecto SP11 y deberá retirar sus operaciones en el país a más tardar el 4 de noviembre de 2018 a menos que sea capaz de obtener una exención específica para el proyecto emitido por las autoridades estadounidenses y con el apoyo de las autoridades de Francia y de Europa. Este documento de exención debe incluir la protección de la compañía de las sanciones secundarias tal como las explicita la legislación estadounidense”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...