edición: 2558 , Jueves, 20 septiembre 2018
13/11/2012
El consorcio local Maple salió al cruce de la oferta del LSE en 2010

Tras dos largos años el futuro de la bolsa canadiense TMX encara su consolidación final

Carlos Schwartz

Tras dos años de incertidumbres la bolsa canadiense, TMX, que había sido objeto de una oferta de la Bolsa de Londres (LSE) ha cerrado el círculo y se ha convertido en un sistema vertical integrado que incorpora unas entidad central de contrapartida y unas plataforma electrónica que había llegado a amenazar la posición dominante del mercado organizado en Canadá. No se trata realmente de un milagro, sino de la respuesta de un grupo de grandes bancos y fondos de inversión canadienses que decidieron hacer frente al movimiento de LSE. Las entidades agrupadas en un consorcio bautizado Maple -arce en inglés, el árbol nacional- recién vieron coronado su esfuerzo este año tras lograr que el 95% de los accionistas de TMX aceptara su oferta de 50 dólares por acción por un total de 3.800 millones de dólares. El retraso, en parte, se ha debido al consentimiento requerido de los reguladores locales que se han tomado su tiempo.

En el fondo, la operación constituye una amenaza para los dos grandes mercados de Estados Unidos, el Nyse Euronext y el NASDAQ OMX, ya que el objetivo de Maple es tener presencia en el país vecino. El anuncio de estas intenciones pone de relieve que la oposición de la comunidad financiera local a la compra de TMX por el LSE era una jugada más compleja que la simple defensa del orgullo nacional o el intento de control del mercado canadiense por parte de los grandes jugadores locales. La mirada estaba puesta en el centro financiero de Nueva York. De acuerdo con versiones de medios financieros TMX habría hecho en septiembre una aproximación a Direct Edge, la cuarta bolsa estadounidense por volumen. Las mismas fuentes señalan que sobre la base de su exitosa experiencia en un mercado en Canadá para las pequeñas y medianas empresas TMX estaría diseñando el traslado de ese modelo al país vecino.

Como parte de la operación, algunos de los socios de Maple cedieron la plataforma electrónicas Alpha Group a TMX, lo cual ha despejado el camino al mercado organizado. Alpha además de plataforma electrónica era un mercado electrónico en el cual salían a cotizar empresas. TMX acaba de anunciar que el mercado electrónico quedará limitado a una plataforma de trading pero no de salida al mercado. Es decir, de un solo golpe consolida todas las operaciones de Canadá en su propio parqué. La decisión ha ido acompañada de un proceso de reducción de costes que ha supuesto 100 despidos. De esta forma TMX se dota además de una plataforma electrónica de trading. Aparte de Alpha, TMX ha adquirido la entidad central de contrapartida Canadian Depositary for Securities (CDS) que era una cámara de compensación y contrapartida independiente. La adquisición ha colocado de lleno a la bolsa dentro del modelo de integración vertical que se ha convertido en el que rige casi todos los movimientos de consolidación a escala internacional.

Uno de los motivos para esta última adquisición es la expectativa de todos los operadores de los mercados de títulos y valores a nivel internacional de poder actuar como centralizadores de las operaciones de derivados. Desde que en 2008 el G20 recomendó que las operaciones de derivados, que suponen un alto riesgo financiero y tienen un volumen espectacular, sean pactadas a través de mercados organizados y de entidades de contrapartida para acotar el riesgo que suponen, las bolsas internacionales se han lanzado a añadir a sus estructuras entidades centrales de contrapartida. Los reguladores canadienses han dado pasos claros en este sentido recientemente aceptando el uso de ECC extranjeras para la compensación de derivados contratados en Canadá. La tendencia a limitar el riesgo de las operaciones bilaterales de derivados denominadas over the counter (OTC) se ha convertido en una fuente suplementaria de negocio para las bolsas de valores a escala internacional.

El éxito en un proceso de consolidación dentro del sector tras los serios reveses que las grandes bolsas han encadenado a manos de los reguladores es una noticia fresca de cara al proceso de consolidación de mercados. El fracaso más sonado ha sido el de la fusión Deutsche Borse-NYSE, que cayó bajo la presión de la Comisaría de la Competencia de la Unión Europea (UE). Pero no es el único caso, en el interín otros procesos de consolidación han fracasado, mientras otros prosiguen su paso aunque con lentitud.

En genera,l la amenaza sobre los mercados organizados tradicionales procede de las plataformas electrónicas, que han capturado una fracción importante de negocio. Uno de esos ejemplos es el de la Bolsa de Oslo, que en cuatro años ha perdido casi un 40% de negocio a manos de plataformas electrónicas, entre ellas BATS ChiX Europe. Para combatir la presión que sufre, la Bolsa de Oslo ha adquirido recientemente a la plataforma alternativa sueca Burgundy. La Bolsa de Oslo también ha perdido negocio a expensas de NASDAQ OMX que opera con una base en Estocolomo. Se calcula que BATS le ha quitado un 20% de mercado, mientras que NASDAQ otro 10%. El restante 10% se ha disipado en otros mercados. Lo que deja a la luz que el esfuerzo central de la Bolsa de Oslo se dirigirá a combatir la competencia procedente de Suecia.

El movimiento defensivo del consorcio Maple ha acabado tomando la forma de una ofensiva sobre uno de los mercados de valores más atractivos del mundo, el estadounidense. Algunos analistas consideran que el objetivo indirecto del LSE en su oferta sobre TMX era el de utilizar una bolsa importante en América del Norte para estrechar la competencia sobre el mercado de Nueva York. Esa oportunidad ha quedado ahora en manos de un grupo de bancos y fondos de pensiones canadienses.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...