edición: 2287 , Miércoles, 23 agosto 2017
30/07/2014

Tres bancos europeos quedan bajo investigación por sus plataformas opacas de `trading´ de acciones

Carlos Schwartz

La Securities and Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos ha desatado una investigación a gran escala por la actividad en las plataformas opacas para la negociación de acciones denominadas “dark pools”.

Tres grandes bancos europeos, aparte de Barclays sobre quien ya se cierne una demanda de la SEC, han admitido haber sido citados a declarar o haber recibido requerimientos de documentación sobre las operaciones que se desarrollan en sus plataformas opacas. Mal disimulado en diversos comunicados y notas, o más o menos explícito en otros casos UBS, Deutsche Bank y Credit Suisse, han admitido estas circunstancias.

De acuerdo con fuentes de medios financieros, en el fondo de la investigación de la SEC yace una revisión de las condiciones en las que se desarrolla la negociación de títulos de alta frecuencia. Se trata de transacciones generadas por equipos informáticos sobre algoritmos que pueden determinar una ventaja comparativa sobre otros operadores. La SEC investiga hasta qué punto las plataformas electrónicas opacas pueden servir a los operadores de alta frecuencia para violar normas de competencia establecidas para los mercados.

La SEC ya lleva tiempo investigando a Barclays por su plataforma opaca y el uso que los traders de alta frecuencia hacen de ella. Ahora se han sumado estos tres nuevos casos. Las plataformas opacas derivan su nombre del hecho que las operaciones no son transparentes y no se sabe quien vende ni quien compra y en general los precios diarios son precios medios que no se conocen en tiempo real y son utilizadas para la compra venta de grandes bloques de acciones. El objetivo de la opacidad es que estas operaciones no afecten al precio del mercado. La lógica es que si se supiese el volumen y los precios de las operaciones la oferta de grandes bloques podría derribar el precio de algunas acciones en los mercados oficiales organizados y esto a su turno afectaría al precio de las transacciones en la plataforma. Los reguladores a escala internacional han mostrado creciente desconfianza hacia las plataformas opacas y las transacciones de alta frecuencia a las que consideran “fuera de control” de acuerdo con una fuente del mercado de capitales.

La ofensivas de la SEC contra Barclays por ejemplo secó su plataforma opaca con una caída del 80% en el volumen de transacciones por el temor de los operadores a quedar aprisionados entre las mallas de la investigación con el perjuicio correspondiente. Esto hizo que el flujo de negocio se fuera hacia otros operadores, como los tres que ahora han quedado bajo la lupa. Ahora la historia se repite. Hasta aquí el problema se había considerado privativo de Barclays. A ello desde luego ha contribuido el fiscal general de Nueva York quien afirmó que “los clientes eran invitados a operar en el estanque opaco de Barclays calificado de seguro pero en el que había depredadores al acecho de los incautos”. Es una referencia a los operadores de alta frecuencia que se beneficiarían de los incautos que acuden a esos mercados. Ahora el problema ha tomado otra dimensión. Hasta que los nuevos nombres no se añadieron a la lista el asunto fue considerado un hecho aislado. Ahora queda claro que la SEC quiere reestructurar todo este segmento del mercado.

Las demandas que se preparan alegan fundamentalmente que el procesamiento de las órdenes de compra venta de valores en las plataformas opacas beneficiaba a los traders de alta frecuencia. Fuentes del mercado consultadas por ICNreport señalaron que: “En realidad la calidad de los procesos han mejorado de forma significativa y no parece que en la actualidad se estén registrado este tipo de problemas. Algunos de los bancos señalados por la SEC afirman que el regulador hace referencia a procedimientos que ya no están en vigor”. Pero las fuentes del mercado y de bancos en este asunto se muestran poco inclinadas a pensar que la investigación progrese y tome la dimensión de otras recientes como la manipulación de los tipos de interés. Sin embargo “este puede ser un reflejo defensivo” señaló una fuente jurídica consultada. “Nadie sabe a estas alturas la dimensión que puede tomar este nuevo proceso contra la banca y sus plataformas opacas”, añadió la fuente. La cadena de investigaciones desarrollada contra la operativa de los bancos en diversos frentes ponen de relieve el bajo nivel de adopción por parte de las entidades de crédito de las normas de mercado ajustadas al buen gobierno, incluida la fijación de los tipos de cambio en los mercados de divisas que forman parte de la retahila de investigaciones en curso.

UBS admitió esta semana que el banco ha sido nombrado entre docenas de acusados que incluyen brokers, broker dealers, mercados de cambios, operadores de alta frecuencia y propietarios de plataformas de trading opacas. Esto da una idea de la dimensión que el nuevo frente comienza a adquirir. No está clara cual es la óptica de la SEC respecto de los operadores de alta frecuencia, cuyos algoritmos han quedado bajo control en años recientes y algunos mercados exigen su publicación. Más bien parece que el regulador se orienta hacia las plataformas opacas como responsables de la creación de ventajas comparativas para este tipo de operadores. La cuestión será como se verifican estos hechos. UBS ha desvelado que la investigación de la SEC se inició en 2012.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...