Tres semanas de MIFID II indican más trabajo para los
edición: 2531 , Martes, 14 agosto 2018
23/01/2018

Tres semanas de MIFID II indican más trabajo para los reguladores y penurias para los inversores

Los costes ocultos de la gestión de las inversiones comienzan a aflorar mientras la opacidad persiste
Carlos Schwartz
A escasas tres semanas de estrenada la MIFID II, es decir la directiva reformada de mercados en instrumentos financieros, empiezan a surgir indicios de lo que su aplicación puede realmente suponer de un lado para los inversores de a pie y del otro para los institucionales o grandes inversores. Un primer dato es la transparencia sobre los costes de la inversión y que afecta especialmente a los inversores minoristas. Los que se han tomado el trabajo de analizar la modificación de las tarifas tras la entrada en vigor de esta regulación que obliga a los gestores de fondos y otros intermediarios a dar costes con precisión y transparencia han descrito para mercados donde la industria financiera tiene dimensiones considerables, como es el caso de Reino Unido, que no todos los costes estaban antes en la partida específica sino que por el contrario había costes ocultos. El coste final puede ser de hasta cuatro veces el que se pensaba. La existencia de costes ocultos aplicados por los gestores de activos no es un descubrimiento reciente. En 2016 un panel de profesionales de la industria de la inversión, académicos, y expertos legales bajo la designación de Fuerza de Tarea para la Transparencia condujeron una investigación de un año que desembocó en unas cuantas desagradables realidades. 
Por ejemplo, que en los fondos de pensiones los inversores estaban expuestos a un centenar de cargos diversos no reflejados adecuadamente, y que costes y honorarios incluían cosas tales como gastos de establecimiento de cuentas bancarias, asesoramiento fiscal, cargos por transacciones, administración de fondos, así como cargos legales de cumplimiento de regulación, y de gobernanza. La normativa reformada ha pretendido mejorar en lo posible esta situación obligando a una transparencia sobre esos cargos que en muchos casos son en los hechos ficticios porque no se derivan de acción real alguna. Los gestores de inversiones británicos ya no pueden limitarse a dar una cifra de costes corrientes que ha sido el estándar con el que definían los gastos aplicados al cliente.

A partir de la aplicación de la normativa reformada los gestores de inversión y distribuidores de fondos deben dar el coste total de forma clara. Esto les obliga a detallar todos los costes antes ocultos como los de transacción o de contratación entre otros. De acuerdo con un análisis de Ftfm y la consultora Lang Cat muchos inversores en el Reino Unido pagan casi el doble de lo definido antes como gastos corrientes una vez que en la cuenta se han incorporado los costes de transacción.

Estos costes puede ser de hasta cuatro veces los gastos corrientes si se incluyen los gastos de plataforma y las comisiones por el desempeño de la inversión. “Es sin dudas bueno que esta claridad este ahora aquí. Lo que resulta poco alentador es que para que los gestores de activos digan a sus clientes cual es el verdadero coste de su inversión haya sido necesario que se adopte una regulación europea… Siempre habéis pagado estas comisiones pero ahora los grupos que gestionan los fondos han tenido la condescendencia de deciros por anticipado cuáles son esos gastos”, afirmó Mike Barrett consejero de Lang Cat. 

El análisis aporta varios ejemplos de fondos populares en Reino Unido. El Janus Henderson UK Absolute Return tiene costes corrientes de 1,06% y unos costes de transacción de 0,79 puntos básicos ( es decir 79 peniques por cada 100 libras), y si se incluyen los costes de la plataforma y la comisión por desempeño de la inversión el coste anual puede ser de hasta 3,82% para un fondo adquirido a través de la distribuidora Hargreaves Lansdown. El estudio señala que un documento de fácil lectura en la web de la gestora Vanguard desvela que algunos de sus fondos duplican el coste de gestión si se añade el coste de transacción y que se cuadruplican si se les añade el coste de la plataforma de Vanguard. Pero resaltan que muchos otros gestores de activos no han sido tan transparentes al publicar hojas de cálculo poco comprensibles o dando a conocer solo los costes para los distribuidores de los fondos.

Mientras esto es así para los inversores de a pie los grandes inversores han logrado que los denominados “estanques oscuros” los mercados en los que no se dan los precios hasta después de cerradas las operaciones y que se destinan sólo a operaciones en bloques han conseguido tres meses de gracia mientras los responsables de la MIFID II se ponen de acuerdo sobre una lista de valores que no pueden ser contratados en estos 'dark pools'. 

Estos mercados son plataformas con propietario que mantienen el anonimato sobre quienes ponen a la venta o compran los bloques y argumentan que el sigilo tiene por objetivo que el anuncio de operaciones en bloque no incida sobre la cotización de los valores en los mercados oficiales. Las estimaciones de los analistas es que en estos mercados en Europa cambian de manos a diario títulos por un valor de 100.000 millones de euros. 

El objetivo de los reguladores era empujar estos volúmenes hacia los mercados oficiales. Inicialmente las transacciones en los 'dark pools' cayeron por debajo del 6% del total del mercado tras la entrada en vigor de MIFID II, pero tras la postergación de la aplicación de los límites a un listado de acciones aun en estudio el volumen creció pasando por encima del 8% del total del mercado. Entretanto los bancos propietarios de los 'dark pools' preparan su alternativa. La directiva reformada tiene sus lagunas jurídicas, huecos por los que se pueden colar sucedáneos de los estanques oscuros.

Uno de ellos es el que se ampara bajo la califiación de Internalizador Sistemático (IS) definido como empresas de servicios de inversión y entidades de crédito que ejecuten al margen de un mercado regulado o de un sistema multilateral, por cuenta propia, las órdenes de clientes sobre acciones admitidas a negociación en mercados regulados, de forma organizada, frecuente, y sistemática. Los bancos de inversión abandonaron los IS en favor de los estanques oscuros pero a la vista de las limitaciones que se ciernen sobre estos últimos una serie de entidades ha organizado sus Internalizadores Sistemáticos. Entre aquellos están por ejemplo Goldman Sachs, JPMorgan Chase, o Barclays.

Este mes de enero las operaciones en los IS se ha incrementado hasta una quinta parte del mercado. Todo hace pensar que tomarán el relevo de los estanques oscuros y que el objetivo de la MIFID respecto de ellos ha fracasado. Hecha la ley hecha la trampa...

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...