edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
24/05/2013
LA OREJA DE LARRAZ

Tributos aclara que la entrega de una vivienda en dación en pago en ningún caso puede tributar por el Impuesto de Donaciones

Javier Ardalán

La Dirección General de Tributos, en una reciente resolución, de 9 de marzo de 2013, aclara que la adjudicación de una vivienda en pago de una deuda del transmitente con el adquirente nunca está sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones sino que deberá tributar por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP-AJD) por el concepto de adjudicación en pago de deudas. Estima tributos que esta imposición  debe llevarse a efecto con independencia de que el valor declarado de la vivienda sea inferior a la totalidad de la deuda, siempre que esta quede condonada en su totalidad. Por tanto, el sujeto pasivo será el adquirente de la vivienda.

La dación o adjudicación en pago de deudas consiste en un acto del deudor, voluntariamente realizado, que efectúa a título de pago y que consiste en una prestación diversa de la debida al acreedor, quien consiente en recibirla con carácter liberador de la deuda. Se trata, pues, de una novación en el cumplimiento, ya que se realiza una prestación distinta de la debida, pero con los mismos efectos (extinción de la deuda) y que se caracteriza por que debe haber una diversidad entre la prestación que se debía y la que se sustituye, “aliud pro alio”. Además, debe realizarse a titulo de pago, “animus solvendi“  (con intención de pagar).

En su resolución de 19 de diciembre de 2012, Tributos ya aclaró que sea cual sea el nominal de la deuda pendiente, el importe garantizado mediante el aval, el valor catastral del mismo, etc., la base imponible en la cuota variable del Documento Notarial de la modalidad de Actos Jurídicos Documentados será el valor declarado, sin perjuicio de que la Administración pueda fijar el valor real del bien, mediante los procedimientos de comprobación establecidos en la Ley General Tributaria.

Si, por el contrario, la operación tributa por la modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas, la base imponible se determinará conforme a lo dispuesto en el artículo 10.1 del Texto Refundido del impuesto, siendo igualmente de aplicación el artículo 46, en cuanto a la posibilidad de comprobación del valor por parte de la Administración tributaria.

Indica Tributos en la actual consulta que la condonación de deuda, total o parcial, realizada con ánimo de liberalidad constituye uno de los hechos imponibles del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Ahora bien, para determinar si concurren los presupuestos que configuran este hecho imponible, es necesario analizar si la condonación de la deuda se ha realizado con ánimo de liberalidad, es decir, si constituye una donación por tener por causa el llamado “animus donandi”. A este respecto, la resolución señala que la donación es un negocio jurídico lucrativo, un ánimo de liberalidad, es decir exige ese ”animus donandi” de quien entrega el bien o el derecho, cuya intención es enriquecer al donatario a costa de su propio empobrecimiento.

Es jurisprudencia reiterada del Tribunal Supremo que el “animus donandi” es la causa del contrato de donación y su falta, al tratarse de un elemento esencial del contrato, impide calificar el negocio jurídico como de donación. Entre otras sentencias, Tributos destaca la de 11 de diciembre de 1986, 16 de mayo de 1995, 12  de julio de 2001 y 17 de diciembre de 2002.

En estas operaciones la entidad financiera condona la totalidad de la deuda de la prestataria. Ahora bien, ahora bien, Tributos no considera del todo cierto que parte de la deuda pendiente se condone sin recibir nada a cambio, es decir, sin contraprestación  y, por tanto, a tipo lucrativo de liberalidad. Y ello, porque debe analizarse la operación en su conjunto como luna única operación y no como dos operaciones diferentes, como sería parte de la vivienda a cambio de la deuda y parte de la vivienda a cambio de nada. En este sentido, añade Tributos, no se puede considerar que la condonación sea estrictamente a título de mera liberalidad, pues la entidad financiera no la condona sin más, sino que la condona como parte de un negocio jurídico mediante el cual recibe un inmueble en pago de la deuda pendiente.

Por esta razón, no cabe entender que en la operación concurra “animus donandi”, lo cual impide calificarla como donación, ni siquiera parcialmente. Por el contrario, la operación debe ser calificada como negocio jurídico con causa onerosa. En realidad, considera Tributos que se trata de una adjudicación en pago de deuda, que conforme a los dispuesto en el artículo 7.2.a) del Texto Refundido del ITP-AJD tiene la consideración de transmisión patrimonial onerosa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...