edición: 2579 , Lunes, 22 octubre 2018
21/02/2013

Tropezón de un decepcionante Barça en San Siro

Antonio Cubero
Con el bombazo inesperado de la derrota anoche del Barcelona ante el Milan se culmina un descorazonador balance de los cuatro representantes españoles en los choques de ida de octavos de final de la Liga de Campeones. El Madrid fue el primero en abrir el carrusel de decepciones española al empatar en el Bernabéu con el Manchester, el Valencia perdió en Mestalla con el Paris Saint Germain, y el Málaga fue derrotado en Oporto. Cuatro fiascos muy difíciles de digerir, pero el tropezón del Barça, mucho más.

El entrenador del Milan, Massimiliano Allegri, no tuvo necesidad de hacer caso a su patrón y eterno propietario del club `rossonero´, Silvio Berlusconi, de ordenar un marcaje exclusivo al hombre sobre Leo Messi. No hizo. Simplemente, y para mayor tranquilidad de Il Cavalieri, el crack argentino estuvo toda la noche tan desaparecido en San Siro. Deambulando sin rumbo fijo lejos de la portería de Abbiati que el equipo `rossonero´ tan sólo tuvo que esperarle para atraparle como la araña a una pulga en una tupida red montada al más puro estilo del `catenaccio´ delante de su área.

Fue un Messi desconocido que no pudo salir al rescate de un Barcelona también decepcionante y sin convicción que le echaba en falta en busca de un gol que maquillara en alguna medida la derrota. Un débil Barça que fue superado con justicia por un laborioso Milan (2-0) que le puso más ganas y mayor acierto ante el marco de Víctor Valdés. El primer gol milanista llegó tras una asistencia con la mano del defensa  Zapata que transformó Boateng ante la ceguera colectica del colegiado escocés y sus ayudantes.

Pero este error arbitral no debe servir de excusa para justificar la derrota. El Barça no hizo méritos para alzarse con el triunfo, o al menos un buen resultado pensando en lka vuelta, ya quedos disparos entre los tres palos en noventa minutos es demasiada poca renta. Cedió todo el protagonismo ofensivo a un Milan que supo jugar sus cartas: no cedió espacios y, además, fue el que se exhibió en ataque ante un Barça excesivamente indolente.

El Barça no supo jugar ante un rival que le había rendido pleitesía en todos sus comentarios previos al partido en señal de reconocimiento de su inferioridad, pero sólo fue un buen engaño urdido por Allegri para no despertar a la bestia. Un victimismo italiano que hizo que los papeles se cambiaran entre los dos equipos: el Milan parecía más de lo que realmente es, mientras que el Barcelona se convertía en un equipo previsible que ya no tiene secreto para nadie. Y además, al equipo de Roure le están empezando a marcar goles con más frecuencia que en la etapa de Pep Guardiola

Ahora ya sólo habrá que apelar a la épica para los partidos de vuelta donde de momento Barcelona, Madrid, Málaga y Valencia tendrán que superar unos resultados adversos que hacen peligrar la supervivencia española en la elite del fútbol continental.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...