edición: 2806 , Miércoles, 18 septiembre 2019
19/05/2019
bolsa 

Trump, el perro ladrador...

Mantiene el atrevido mandatario americano su guerra contra todo el mundo sin caer en la cuenta de las facturas que puede llegar a pasar el destino. Una guerra es para Trump un juego sencillo, suma de fiestas bursátiles y amenazas guerreras, provocaciones comerciales y otras chanzas con el único objetivo de desestabilizar y desequilibrar zonas políticas, mercados y relaciones de poder. El burlador y provocador nato se diría que le ha tomado la medida al resto del mundo. Aunque no del todo.

En su primer año de mandato, las bolsas mundiales bailaban al ritmo de la música de Trump. El capricho, según la dirección del viento, marcó récords en Wall Street que se aseguraron ganancias históricas por las facilidades fiscales del presidente. Incluso la Reserva Federal le siguió el paso, animando la marcha de la economía al alza. Pero esta pronto abandonó el bailoteo para dedicarse a lo suyo, la vigilancia seria de la economía del país.

Limitado por el sentido común de la Reserva Federal, el bailongo no ha dejado de insistir en la pista en su ánimo de marear la perdiz y continuar desestabilizando. Es su deporte preferido. Cuando se aburre con los suyos la emprende con los mexicanos, o con los europeos. Y si no, con los chinos, su última `debilidad´, la guerra comercial, los aranceles. En su juego, sin embargo, comienza a darse un resultado: sólo gana contra los mexicanos, empata con los chinos y, quién lo diría, ha comenzado a perder contra los inversores, las bolsas.

El mandatario ya recibe facturas. La primera es que a los mercados les interesa cada vez menos la guerra comercial con China porque esta no es una potencia cualquiera. En las últimas semanas, de confirmación de imposición de aranceles por parte de China, las bolsas se mantuvieron al margen, leves caídas, puntuales, para mantener subidas y consolidación de niveles. Los inversores no temen los caprichos del presidente, parece haber agotado la gama de extravagancias. Es buena señal que los inversores no salgan corriendo cuando habla, se han dado cuenta que el perro ladrador... ya no intimida ni asusta. Acabará por marcharse.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...