edición: 2561 , Martes, 25 septiembre 2018
12/07/2018
banca 
Resultados del II trimestre

Turquía y México, coartada perfecta de BBVA para justificar el descalabro trimestral

Los últimos resultados de Francisco González se mueven entre los problemas de sus dos mercados principales y sentirse observado por Moncloa, para que despeje el camino de la fusión con Bankia
Juan José González
Mal ambiente el que sigue instalado en el banco que preside Francisco González en el crepúsculo de su dilatado mandato. Siguen llegando malas noticias del exterior; desde el segundo mercado del banco, México, se registra una caída generalizada en la actividad económica del país que el nuevo Gobierno no consigue frenar, lo que se traslada a la actividad bancaria por la vía de la menor demanda de crédito, tanto de consumo como del hipotecario. Tampoco de su tercer mercado, Turquía, llegan novedades agradables, la que es principal apuesta estratégica del presidente González, no se caracteriza por aportar buenas informaciones que pudieran animar al banco y conducir al entusiasmo del equipo directivo de González. Se mire por donde se mire, la estrategia de FG para conquistar el mundo, se está desmoronando, viniendo abajo si sólo se tiene en cuenta los dos principales aportes en resultados al grupo. Pero en el banco han decidido hacer de la necesidad virtud y sacar rendimiento de las adversidades, o lo que es lo mismo, lanzar el mensaje al mercado de que el banco va bien en España, se mantiene la actividad del negocio bancario dentro de un orden y la digitalización transcurre cubriendo objetivos. El mensaje lleva una segunda parte: el banco iría mucho mejor si los nuevos gobernantes mexicanos le dieran la vuelta a la economía y si Erdogan se aplica a la estabilidad económica del país. Mientras tanto, desequilibrio en México e indefinición política en Turquía, los resultados del banco seguirán acusando la inestabilidad de sus dos principales mercados. La estrategia de FG es ahora de defensa, de justificar los malos datos que registra el banco en España y otros mercados.
Una estrategia, en todo caso, que si no fuera porque en Moncloa y en Economía hay gente muy preocupada en conocer el estado `real´ de la salud del banco azul, no pasaría de ser una entidad privada con sus accionistas y su negocio financiero al que el dos mercados concretos le están jugando la mala pasada de la coyuntura política adversa. Porque el banco sufre cada vez que los mercados emergentes entran en crisis, y padece también, o como ninguno, los efectos de la política monetaria del BCE y la crisis cambiaria.

Especial daño para el negocio bancario de BBVA es la crisis cambiaria de Turquía, donde la depreciación del tipo de cambio nominal es a día de hoy del 32%, algo inconcebible e insoportable, sobre todo cuando se espera que la aportación de la inversión de Garanti comience a dar, de una vez, los frutos esperados. En el banco, sin embargo, son realistas, esto es, son pesimistas convencidos de que la situación económica y monetaria del país no cambiará, no se esperan modificaciones por parte del nuevo Gobierno de Erdogan.

Como es lógico, el Gobierno turco, con otros problemas de mayor calado y amplitud en la agenda política, tiene a la economía como una de esas preocupaciones marginales que ni corren prisa ni son asunto que le vaya a molestar ni amenazar a su cada vez más mayor poder político. De ahí que no se espere a corto ni medio o largo plazo una subida en el precio del dinero dado que se produciría un freno a la actividad económica, menor actividad de consumo privado y al mismo tiempo que una barrera para la llegada de nuevas inversiones y grandes empresas al país. Así las cosas, no cabe esperar gran aportación de la filial turca del BBVA para las cuentas del grupo como tampoco se le espera en los próximos trimestres.

En México sucede otro tanto, es decir, del principal grifo que servía al grupo bancario español para ir tirando y seguir adelante en su estrategia de negocio, apenas sale un débil hilo de aportación al resultado de la matriz. El parón del consumo y de la construcción inmobiliaria se ha dejado sentir en la demanda de crédito privado, con una tasa intermensual superior al 10% de caída. Afortunadamente, el sector empresarial, las grandes compañías locales, parecen estar apoyándose en el crédito interior, habida cuenta que el exterior se viene cerrando de forma progresiva para buena parte de la banca de los países latinoamericanos.

Así pasan los días para un banco que, como el BBVA, se prepara para la presentación de los resultados trimestrales, equivalentes a medio ejercicio anual, algo que resulta muy significativo y orientativo sobre la fuerza y recursos en poder de una entidad de cara a afrontar los próximos trimestres. No es el escenario deseado por FG, gestionando su particular ocaso en la fase de salida del banco. No tiene la sucesión atada porque, entre otros, no cuenta con la vía libre que le debería proporcionar el BCE, desde donde señalan alguna diferencia de criterio con el banquero español. Por si no fuera suficiente, ya sabe FG que, bien antes de su partida hacia un destino dorado, o después, cuando se encuentre despejado el camino, Moncloa le hará llegar un pliego de deseos futuros sobre los que difícilmente se pueda resistir. Y si de resistencias se habla, la fusión con Bankia debe dejar de ser un impedimento. Aunque por ahora, los problemas de México y Turquía le habiliten a FG a presentar a final de mes unas cuentas trimestrales para olvidar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...