edición: 3054 , Viernes, 25 septiembre 2020
27/01/2020

UMAS afirma que la reducción de emisiones del sector marítimo costará más de 1 billón de dólares

La consultora dice que el grueso de la inversión se deberá hacer en las infraestructuras en tierra
Carlos Schwartz
University Maritime Advisory Services (UMAS), asociada al University College London, y la Coalición Llegando a Cero -un acuerdo entre el Foro Marítimo Global y el Foro Económico Mundial- cifró el esfuerzo financiero de los sectores naviero y de la energía para llegar a la reducción acordada de emisiones de los barcos para 2050 en no menos de un billón de dólares. El estudio presentado en el Foro de Davos considera necesaria una inversión de al menos 50.000 millones de dólares anuales entre el 2030 y el 2050 para cumplir con el objetivo de la Asociación Marítima Internacional de reducir las emisiones de CO2 producidas por la flota mundial de 60.000 barcos en un 50% respecto del nivel de emisiones de 2008. De acuerdo con este trabajo, la mayor parte del esfuerzo financiero se deberá hacer en tierra, en las infraestructuras de producción y almacenamiento necesarias para asegurar el suministro de combustibles con bajo nivel de carbono. Parte de este esfuerzo se inició el pasado 1 de enero con la entrada en vigor de la normativa que prohíbe el uso de los combustibles marinos con alto contenido de azufre.
Pese a los temores sobre el efecto de la entrada en vigor de esa normativa, las navieras y los puertos a nivel mundial han informado que el proceso de sustitución de combustibles se ha desarrollado sin tensiones, aunque si con un incremento de costes por el mayor precio del fuel bajo en azufre. De acuerdo con UMAS el 87% de los costes para reducir emisiones se repartirán entre producción, el almacenamiento en tierra y el 'bunkering'. El 13% restante deberá hacerse en la flota mundial tanto en la maquinaria como en el almacenamiento a bordo, necesarios para que los barcos naveguen con combustibles con bajo contenido de carbono en buques nuevos y en algunos casos en naves adaptadas. Las inversiones previstas en la flota incluyen la mejora de la eficiencia energética, y calculan que aquellas crecerán por el mayor precio de los combustibles menos contaminantes. Los técnicos medioambientales consideran que la flota mundial contribuye con el 3% del CO2 que se añade anualmente a la atmósfera terrestre, el equivalente a un país mediano.

El estudio hace hincapié en el hecho que reducir las emisiones de carbono en el sector naviero es un reto para el conjunto del sistema y no algo limitado a los propietarios de la flota. “En la medida que el grueso de la inversión es en tierra, cualquier fondo para la investigación y el desarrollo debe centrarse en facilitar y escalonar los aspectos en tierra, más que limitar el trabajo al equipamiento de los barcos”, señala el informe. “El riesgo es que tengamos una flota de barcos con emisión cero, pero sin descarbonización de la producción de fuel (p.ej. la producción de amoniaco mediante el uso de gas natural) trasladando las emisiones 'upstream'. 
Esto implica que todos los partícipes, incluidos los gobiernos, los productores de fuel, y los propietarios de barcos tienen su parte en la responsabilidad de la reducción de las emisiones de carbono en el sector marítimo”, afirma el texto. Dependiendo en el método de producción la inversión acumulada necesaria entre 2030 y 2050 para reducir las emisiones de acuerdo a lo pactado debería ser de 1.1 billones de dólares, o un promedio de entre 50.000 y 70.000 millones anuales en veinte años. Si se pretende de la descarbonización total del sector naviero se haga efectiva para 2050 la inversión necesaria aumentaría en 400.000 millones en 20 años llevando el total entre 1,4 billones y 1,9 billones de dólares. De acuerdo con Tristan Smith, profesor asociado del Instituto de la Energía del University College London y uno de los autores del informe “Las infraestructuras energéticas y los barcos son activos intensivos en capital de vida prolongada que normalmente evolucionan de forma lenta. 

Sin embargo, en las tres próximas décadas nuestro análisis sugiere que veremos un cambio rápido y disruptivo para alinear los equipos a un sistema de cero emisiones, con la obsolescencia o modificaciones significativas de los activos dedicados a los combustibles fósiles. Pese a que los elementos del mercado que acelerarán este proceso, como los derechos de emisión de carbono, recién se comienzan a discutir de forma global, la viabilidad económica de las inversiones de hoy, e incluso el retorno sobre inversiones recientes se verán cuestionadas, y cuanto antes se internalice esta situación en las estrategias y los planes mejor será”.

La reducción del contenido de azufre en los combustibles que se inició este año supone una caída de las emisiones de más del 80%, pero los operadores de las navieras afirman que esto supone un coste añadido de 50.000 millones de dólares en los próximos tres o cuatro años. Algunas navieras en Europa están experimentando con motores que usan gas en lugar de fuel. Sin embargo UMAS se ha mostrado contraria a la adopción de este combustible, señalando que la iniciativa de la Unión Europea (UE) de invertir 500 millones de dólares en infraestructuras de gas natural licuado era “una vía muerta” en materia de clima porque el gas es intensivo en emisiones de carbono cuando se lo extrae y genera otras emisiones tóxicas como el metano.

Adair Turner, el presidente de la Comisión de Transición Energética afirmó que “Mucha de la descarbonización de la flota naviera se va a desarrollar en tierra. Es una transformación sistémica, que va más allá de la capacidad de la industria marítima. Debemos operar en toda la amplitud de la cadena de valor de los combustibles 'upstream' y 'downstream', para permitir que el sector marítimo adopte fuentes de energía de emisiones cero. Hecho de la forma correcta este paso representa una oportunidad de mercado equivalente a un billón de dólares”. UMAS señaló que el volumen de inversión que se deberá hacer para lograr estos objetivos se debe analizar en el contexto de las inversiones globales en energía que en 2018 ascendieron a 1,85 billones de dólares, una comparación que sitúa las cifras de inversión para reducir las emisiones en el sector naviero en un terreno realista.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...