edición: 2513 , Jueves, 19 julio 2018
06/03/2010
RSC

Un buen Gobierno Corporativo es también una prioridad para las pequeñas empresas

El establecimiento de principios firmes permite ahorrar costes y gestionar riesgos
La transparencia y la información fluida son indispensables también en las pymes
Beatriz Lorenzo

Las pequeñas empresas continúan siendo la gran asignatura pendiente a la hora de implantar estrategias de Responsabilidad Social, pensadas y formuladas  en demasiadas ocasiones dar cabida exclusivamente a los programas y campañas de las grandes multinacionales. A la hora de hablar de Buen Gobierno- uno de los valores intangibles más perseguidos-y menos encontrados- en el desolado panorama económico tras la crisis,-las pequeñas empresas se tambalean todavía en la cuerda floja de los complicados modelos de gestión corporativa.  A pesar de todo, el Buen Gobierno de las pequeñas empresas familiares entendido como un funcionamiento eficiente del sistema, existe desde hace siglos y justifica la supervivencia y el desarrollo de cientos de empresas familiares. Conscientes de ello, el Instituto de la Empresa Familiar y la Fundación de Estudios Financieros han considerado oportuno solicitar la colaboración de los profesores Pedro Nueno y Juan Roure y del Centro de investigación Empresa Familiar e Iniciativa Emprendedora del IESE para la edición de la Guía del Buen Gobierno de la Empresa Familiar.

El objeto de la guía es ofrecer alternativas prácticas para el desarrollo del buen gobierno. Contiene recomendaciones sobre cómo tienen que funcionar los órganos de gobierno de la Familia (el Consejo de Familia, por ejemplo), los de la Empresa (el Consejo de Administración) y las comisiones propuestas en la Ley de Transparencia (Comisiones de Estrategia, Auditoría, Nombramientos y Compensación, y Riesgos) que las empresas decidan crear. Los autores insisten en la necesidad de aplicar el buen gobierno no sólo a la empresa sino también a la familia. Desde este punto de vista, se presta atención a algunos de los retos más importantes para las empresas familiares como son los procesos de sucesión, la elección de consejeros independientes, la remuneración de los directivos, el acceso de familiares a la empresa o las relaciones entre el Consejo de Administración y el Consejo de Familia.

LA NECESIDAD DEL BUEN GOBIERNO

Innegablemente, los principios de buen gobierno corporativo, en su aplicación pueden mejorar el gobierno corporativo en empresas familiares. El objetivo es que las empresas puedan adoptar aquellos que crean convenientes a su modelo particular de forma voluntaria y que, al menos, recapaciten en aquellos que no consideren adecuados.

Entre las recomendaciones que suelen esgrimirse a la hora de optar por un buen gobierno corporativo en las pequeñas empresas está la de que a medida que la empresa crezca, se pase de un sistema basado en órganos de gobierno informales a la creación de un Consejo de Administración. Asimismo, la recomendación de que en caso de que la empresa nombre consejeros independientes, estos ejerzan de correa de transmisión entre accionistas directivos y accionistas que no lo son, aportando objetividad a decisiones claves, como las relacionadas con el reparto de dividendos. Por último, es fundamental que exista una separación clara de las funciones que ejercen los órganos corporativos y los familiares.

La importancia de un buen gobierno corporativo comenzó a saltar a la palestra a la raíz de escándalos financieros como los de Worldcom, Parmalat o Enron, provocados por las malas prácticas y la gestión impasible. Desde entonces, ha quedado meridianamente claro es imprescindible controlar y supervisar las actividades de la compañía para equilibrar los intereses externos e internos creando valor a largo plazo. Si para las grandes multinacionales se hace necesario un buen gobierno que reduzca los conflictos derivados de la separación entre propiedad y control de la empresa, mucho más lo es para las pequeñas empresas, cuyo riesgo operativo y costes-tan en entredicho durante los tiempos de vacas flacas- se minimizan gracias a un buen sistema de gobierno corporativo

INFORMACIÓN Y CONTROL

Un sistema de gobierno corporativo eficaz suele basarse en un buen sistema de información, así como en unos mecanismos de gestión eficientes. La transparencia en la toma de decisiones es indispensable, y en el caso de las pequeñas empresas esto no es una excepción.  En este caso, suelen influir decisivamente varios grupos de interés estrechamente interconectados:, la propiedad, el equipo directivo, los gestores… todo un amalgama que puede derivar en situaciones emocionales complicadas y que requieren de unas medidas de gestión muy adecuadas. Una de las recomendaciones más válidas es la que aboga por potenciar y establecer mecanismos formales e informales de gobierno en estos tres ámbitos.

Así y todo, no existe un modelo predefinido a la hora de estructurar los órganos de gobiernos de la empresa, y mucho menos los sistemas de gobierno corporativo de las empresas más pequeñas. Seguir la normal evolución del mercado y del producto y adoptar como base una serie de principios inescrutables a través de una buena asunción de los principios de la RSC es la forma óptima de conseguirlo.

Según la investigación de IESE, han de separarse claramente las funciones que ejercen los órganos corporativos y los familiares (el hecho de que entre ambos ámbitos exista una comunicación fluida no debe confundirse con una adecuada delimitación de sus tareas). Junto a formalización gradual de los órganos de gobierno de la familia y de la empresa, conviene sistematizar también los procesos del Consejo de Familia y del Consejo de Administración de forma paralela, a fin de mejorar su funcionamiento y eficacia.

Es crucial también, según el estudio,  ejercer una pedagogía continua en la organización acerca de lo que se espera de cada estructura de gobierno de la Empresa y de la Familia y de los miembros que participen en ellas, y acerca del funcionamiento y los procesos internos en cada ámbito de gobierno.

Por último, se recomienda establecer y definir objetivos y prioridades de gobierno corporativo y familiar, los cuales pueden ser variables en cada momento en función de las necesidades de la empresa y la familia, y de evaluar formalmente la eficacia los órganos de gobierno en cada caso.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...