edición: 2765 , Lunes, 22 julio 2019
10/10/2012
Fusiones bancarias

Un Gobierno atascado consigue bloquear la reordenación bancaria

El sector no moverá sus piezas hasta conocer las nuevas exigencias del rescate
Se da por hecho que la "explosión controlada" de Bankia alcanzará a la banca más saneada
Juan José González

La partida de ajedrez toca a su fin; apenas tres movimientos para desbaratar la estrategia del presidente del Gobierno español, enrocado en evitación de un rescate que le va a costar la derrota una vez eliminada la reina (curiosamente por una dama) que ha supuesto el informe del FMI y su pronóstico económico sobre España. La estrategia del presidente deberá orientarse ahora hacia un nuevo planteamiento al errar en su objetivo de proponer dejar la partida en tablas al rival -que no aliada- Merkel. Al margen de la partida política y económica, el sector bancario también juega la suya. Son jornadas donde se producen casi a diario novedades que dan a entender intenciones en el movimiento futuro de piezas. Se mueven peones, alfiles y las torres vigilan. Pero son los reyes los que muestran ahora mayor inquietud, una vez superado el trago que ha supuesto para algunos de ellos el striptease de Oliver Wyman. Ahora, quien parece estar enrocado es el sector bancario, pendiente, al parecer, del rescate y sus nuevas exigencias.

Poder político y sector bancario mantienen una discreta relación coyuntural, una especie de vidas paralelas condenadas próximamente a coincidir en un mismo punto. Hasta entonces, los dos, cada uno por su lado, avanzan en sus respectivas partidas. Al sector bancario le llega la hora de enseñar las estrategias tras el desnudo integral reflejado en el resultado final del informe Wyman. Mientras que para unos, caso del Banco Popular, es tiempo de aplicar terapias de choque (ampliación de capital) para otros la búsqueda, un tanto desesperada, de socios capitalistas (Catalunyacaixa y Novagalicia) incluso se da el caso de replanteamientos sobre la marcha (Unicaja, Ibercaja, Liberbank...) pero el foco de atención sigue centrado en los movimientos de Santander, BBVA y La Caixa, si bien, esta última es más transparente en sus intenciones que los dos grandes bancos. Sobre la salud de Bankia se sabe que sigue en observación por la preocupante hemorragia de depósitos (ver Ranking ICNR junio 2012).

En el sector, como ya es habitual, no pierden de vista las opiniones de Emilio Botín, para muchos el referente indiscutible no sólo en condiciones normales, sino también en coyunturas excepcionales. De visita de trabajo en México, donde pudo firmar una buena plusvalía y acopio de fondos para fortalecer el capital del banco, el banquero elogió al Ejecutivo en su labor reformadora, compartiendo alguna de ellas y rechazando otras. En todo caso, guiño al Gobierno que no deja de ser un movimiento de ficha en la particular partida de ajedrez entre Botín y Rajoy.

Al parecer, el primero auguraba un "muy interesante septiembre" al entender que tras el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo y otras reuniones del Eurogrupo, el segundo solicitaría formalmente el rescate soberano. Un rescate suave, light, diferente a los de Grecia y Portugal. Si se cumplían las previsiones, la Unión Europea respondería a la petición del Gobierno español en la primera semana de octubre. En ese caso -que no se ha producido- ya se habrían podido conocer algunas jugadas en las que trabajan los grandes desde hace unos meses: el interés de La Caixa por el Popular sería más abierto y manifiesto, así como la entrada de BBVA en el terreno de juego con una oferta de compra de una entidad nacionalizada.

Sin embargo, todo indica que el retraso en el calendario político y económico del Gobierno esta influyendo notablemente en el calendario de los movimientos del sector y, por tanto, de los del banquero con su grupo Santander. Entre otras cosas porque se desconoce el momento de la petición del rescate, como también se desconocen las consecuencias del mismo en forma de nuevas exigencias (que las habrá). Es probable que no se puedan llevar a cabo algunas operaciones previstas en el nuevo escenario. Y es probable, también, que el Ejecutivo solicite al sector bancario una actitud de correspondencia en la nueva situación (rescate).

Nuevas exigencias, seguramente extremas para el sector, pero que obligará a que el Santander, finalmente, ponga sobre la mesa su particular "aportación" en el proceso de reestructuración financiera, o como se ha dado en llamar en los últimos meses, "la solución final". En este caso, Santander no se encontraría en solitario pues si dicha solución pasa por una probable "explosión controlada" de Bankia, habría restos para todos, en particular para BBVA , Sabadell y Kutxabank.

Lástima que el nuevo gobernador del Banco de España no "pelee" por poner sobre la mesa un programa de fusiones que, seguramente, sería más razonable que el que pretende el Ejecutivo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...