edición: 3056 , Martes, 29 septiembre 2020
03/10/2013
En informe hace referencia a Caja Madrid

Un informe de la CNMV desata nuevas críticas a la banca por sus prácticas en materia de preferentes

Los ciudadanos aseguran que nada ha cambiado en el sector financiero a pesar de la crisis: la imagen de las entidades sigue muy deteriorada
ICNr

Las malas prácticas de la banca durante los últimos años volvieron a colocarse ayer al frente del debate sobre la crisis y la recuperación de España, en un contexto en que los males de la globalización y del liberalismo se convirtieron en argumento para reclamar una mayor protección a los consumidores. Un informe de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), previo a su desaparición para integrarse en el nuevo `superregulador´, reveló ayer todos los límites que las entidades se saltaron al colocar participaciones preferentes a sus clientes. Eso sí, parece que todas estas prácticas permanecieron ocultas a los ojos de la institución hasta el estallido de la crisis e incluso mucho después, y eso es algo que los internautas tienen muy presente a la hora de valorar la calidad de los supuestos supervisores de la actividad.

El texto, recogido por el diario Expansión, hace referencia, en concreto, a las prácticas de Caja Madrid, institución que se valió de este instrumento financiero para hacer frente a sus necesidades de liquidez colocándoselo a clientes con un perfil de inversión demasiado conservador. Detrás vino la caída de Bankia y la pérdida de ingentes cantidades de dinero teniendo en cuenta que cerca de 92.000 clientes invirtieron 3.000 millones en este tipo de producto. El informe, que no es nuevo –data de 2010- señalaba ya entonces una serie de irregularidades. Por ejemplo, que Caja Madrid vendió preferentes a un perfil de inversores Moderado, cuando sólo debía haberlo hecho a clientes más arriesgados; que la caja omitió algunas de las advertencias que le había remarcado la CNMV en el documento distribuido a su red comercial; que cuando el test de idoneidad era negativo la entidad recurría a la venta directa, que sólo exige que el cliente se declare responsable de su decisión; que los test de conveniencia no preguntaban a los clientes por su conocimiento de las preferentes, sino del mercado o de la renta fija en general; o que la entidad no actualizaba periódicamente el perfil de inversión de sus clientes, incluido su nivel de rentas y sus expectativas de rentabilidad.


Los internautas, por su parte, recordaron la `vista gorda´ del Banco de España, que `fue quien impulsó la venta de preferentes sin control miraba para otro lado mientras las cajas vendían saltándose toda legalidad´, y criticaron a la CNMV por no tomar medidas cuando fue necesario. `¿Dónde estaba la CNMV cuando autorizaron el folleto de la emisión? ¿Dónde estaba la CNMV cuando la salida a Bolsa de Bankia? Que se dejen de tonterías, que no son otra cosa que desviar la atención hacia otros para que no se note que es la propia CNMV, a medias con el Banco de España, la que ha tenido la culpa de la penosa situación en la que estaba el sector financiero español. ¡Que se pongan a trabajar de una vez!´, sentenció un lector.

En cualquier caso, para los lectores, Bankia `tampoco lo ha hecho mucho peor que el resto de entidades que comercializaron preferentes durante quince años´; más bien `la banca nacionalizada ha sido la que se quedado de pie en el baile de las sillas, y seguramente pague las consecuencias de la mala praxis, aunque tampoco demasiado´. De hecho, una de las grandes pegas a la siutación actual es el hecho de que no se hayan buscado responsables y de que las propias instituciones encargadas de la supervisión sean las que se permitan el lujo de señalar –tarde- los errores del sector, sin asumir ninguna culpa por ello. Así, la `pelota´ va pasando de mano en mano y, al contrario de lo que ha ocurrido en otros países –como Estados Unidos-, en España no hay institución o persona a la que responsabilizar materialmente. 

Tampoco se percibe –y esto es lo más grave- un giro en la política de control al sector financiero que permita acotar sus prácticas, y ello genera, a juicio de los lectores, desconfianza fuera y dentro del país. Los inversores necesitan seriedad como garantía de que alguien respaldará o asumirá responsabilidades en caso de que se llegue a situaciones como la actual, y los consumidores, por su parte, la certeza de que `no se les pretende tomar el pelo´ cuando acuden a una oficina bancaria en busca de un producto financiero. Muy al contrario, la sensación de desprotección, especialmente del lado de los consumidores, es casi absoluta, hasta el punto de que muchos niegan cualquier posibilidad de poner sus ahorros en manos de la banca o de valerse de sus servicios para hipotecarse. 

No es para menos teniendo en cuenta que `las cosas se hicieron de la peor forma posible´. La misma CNMV que `habla hoy´ de los errores de la entidad no tuvo nada que decir de cara al canje de preferentes, que también pudo hacerse de otro modo. `Repsol con las suyas el canje lo hizo casi perfecto, bloqueando cualquier riesgo para el cliente y asegurando nominal (efectivo + deuda privada). Caixa Cataluña fue de igual modo (efectivo + pendiente arbitraje). Y estos señores dieron liquidez a esas operaciones convirtiéndolas en acciones y sacándolas a negociación. Conclusión: sus titilares perdieron un 70 por ciento´, criticó un lector. No es normal tampoco que en cuanto se produce una emisión de participaciones preferentes salten las alertas en Internet acerca de posibles estafas, a través de foros en los que se dan consejos paralelos a los de los responsables de entidades bancarias. Que se presume la voluntad de engaño en los comerciales de estas empresas es el peor síntoma de que la situación no mejora con la crisis y de que la banca –y los reguladores- no están sabiendo aprovechar la oportunidad para limpiar su imagen y sus prácticas. 

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...