edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
18/04/2013
Los intereses se comerán el PIB

Un pacto Estado-Autonomías, única vía para frenar la sangría del déficit

Las CC AA deberán adaptar sus cuentas a la nueva fase de recesión pronosticada por el FMI
Juan José González

En abril vencimientos mil. El refranero castellano permite ciertas licencias de léxico aplicables sólo de pasada, a las cuentas de las Comunidades Autónomas (CCAA). En el presente mes vencen cerca de 5.000 millones de euros correspondientes a los bonos autonómicos, suerte de aventura financiera que se ha convertido en una soga al cuello que aprieta a Gobiernos locales y que pesa como una losa sobre la espalda de las cuentas del Estado. Es el segundo trimestre el más comprometido y difícil por cuanto se concentran 7.800 millones de euros en amortizaciones (5.000 en abril y 2.800 en mayo). En principio, todo hace pensar que el asunto no va a tener problemas, pues para eso se puso en marcha el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) operativo desde enero. Pero la coyuntura obliga a tratar y pactar la financiación Autonómica con mayor energía, menor benevolencia con algunos Gobiernos. Pactar como única vía para cumplir, de una vez, con el objetivo de reducción del déficit público. Un pacto entre Gobierno Central y Autonomías mostraría que ambas partes se toman en serio los acuerdos con Bruselas.

Cuando todavía son un auténtico enigma las líneas de los nuevos recortes (ajustes o reformas en lenguaje oficial) que prepara el Ejecutivo, Hacienda se enfrenta a la principal vía de agua abierta en el déficit público: los intereses de la deuda española caminan hacia el 100% de lo que produce el país en un año, algo que se cumplirá en los próximos años. Y la sola idea de que los intereses de la deuda se coman el PIB entero, pone los pelos de punta a cualquiera. Por eso, sirva de consuelo que el departamento de Hacienda esta sensibilizado y orientado decididamente a paliar el problema, que no es otro, sino el descontrol del gasto público en varias Autonomías.

Está claro que las CC AA se han excedido en el pasado en los gastos; sus deudas se traducen en que los vencimientos se dispararon un 34% hasta superar los 14.000 millones de euros (sólo por los bonos) y estos excesos se están pagando en 2013, de los que cerca de 1.500 millones ya han sido refinanciados en el primer trimestre del año. Para el cálculo del volumen total de vencimientos de deuda autonómica habría que sumar los correspondientes a los préstamos pero que en líneas generales se resume en unas necesidades de financiación de 40.000 millones anuales.

Sin embargo, no parece que sea suficiente ese grado tan elevado de sensibilización del que tanto presumen en Hacienda para defender la salud de un déficit de imposible control para el Gobierno actual. Es posible que en su estrategia de pedir más tiempo para apagar el fuego, acabe por quemarse, y por tanto, haya errado en la elección del objetivo. Que las CC AA se hayan metido en deudas de imposible sostenibilidad para sus cajas ha terminado por asfixiar a la caja principal, la del Estado que ahora tiene que hacer frente a los vencimientos de 14.000 millones de los bonos autonómicos, el exceso de los gastos que nunca deberían haber sido.

Y las dificultades de financiación del déficit aumentan cada día para un Estado que, orgulloso del trabajo de su Tesoro Público tras cada subasta, no parece reparar en que esas tan buenas colocaciones de letras y bonos suponen más intereses y endeudamiento futuro. Y este acaba llegando. Los planes económico-financieros presentados en su día por las CC AA en Hacienda, es posible que se hayan quedado desfasados o, incluso, que el departamento de Montoro haya pecado de cierta permisividad en algunos de aquellos planes. Por el contrario, sí es cierto que el déficit público del Estado continúa siendo el problema y la solución puede encontrarse en el descontrol, de nuevo, de los gastos de las CC AA.

Llegados a este punto, y con mayor certeza de que los números irán dando la razón a los recortes en los próximos meses, es razonable que Hacienda y las Autonomías convengan en un pacto para que la reducción del gasto no se quede en una declaración de intenciones, en planes de austeridad local que se incumplen de forma reiterada. Buenos propósitos al final de cada reunión ministerial que no sirven más que para agravar la recesión.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...