edición: 2409 , Lunes, 19 febrero 2018
22/04/2016

Un proyecto de ley del Gobierno amenaza la industria eólica en Polonia

La producción de carbón está en el origen del problema
El sector se ha desarrollado sobre la base de la inversión extranjera, que se apresta a librar la batalla
Carlos Schwartz
El Gobierno conservador de derechas de Polonia que responde a la orientación del partido Ley y Justicia inspirado por Jaroslaw Kaczinsky, quien incluyó en  su campaña electoral un ajuste de cuentas con este sector, ha presentado un proyecto de ley que los generadores eólicos del país consideran que puede desmantelar a la industria. En líneas generales el proyecto reduce la superficie disponible para la instalación de turbinas eólicas de manera extrema según las empresas del sector. El proyecto establece que la distancia mínima entre los equipos generadores y otros edificios o bosques debe ser de dos kilómetros y fuentes de la industria señalan que eso excluiría el 99% del territorio. Otra de las disposiciones propone cuadruplicar la tasa fiscal aplicable a las turbinas en funcionamiento. El proyecto contempla la posibilidad de paralizar las turbinas en su inspección mensual durante semanas. De acuerdo con una fuente del sector.
“Si el proyecto se convierte en ley esta actividad dejará de ser rentable y se registrará una cadena de quiebras en el sector”. La capacidad instalada de generación eólica en Polonia representa un 13% de la generación total. Las grandes inversiones en el sector están representadas por EDF, RWE y EON, además de un crecido número de inversiones de menor dimensión a cargo de fondos y empresas extranjeras.

Los principales proveedores de turbinas de la generación eólica en el país son Gamesa, Vestas y General Electric que equipan al 60% de la industria. Fuentes próximas a los fabricantes de turbinas han manifestado su preocupación por el futuro del sector. Por su parte la Asociación Polaca de Energía Eólica señala que el Gobierno debe notificar a la Unión Europea sobre los alcances y disposiciones de la ley que contraviene la normativa europea. De no hacerlo, señalan, abrirán un canal para los litigios dentro de Polonia y ante el Tribunal Europeo de Justicia, comenzando por la misma denuncia por no comunicar el proyecto de ley.

El presidente de la Asociación, Wojciech Cetnarsky afirmó que: “Para algunos proyectos esto será terminal, los liquidará...esto acabará en quiebras”. La asociación considera que de aprobarse la nueva ley el sector recibirá un golpe del que no se podrá recuperar, muchos proyectos quebrarán por la imposibilidad de amortizar la deuda y la inversión extranjera en el sector, que es propietaria del 50% de la capacidad eólica instalada en el país, va a abandonar sus inversiones según fuentes del sector. En 2015 Polonia fue el segundo país tras Alemania en aumento de la capacidad instalada con 1.266 Megawatios en el año. El sector afirma que la ley supondrá un parón en el sector eólico que va a imposibilitar que el país cumpla con el objetivo de la Unión Europea de un 15% de energía eléctrica de fuentes renovables para el 2020.

Las fuentes consultadas señalan que existe un problema de fondo en el sector energético polaco que está en la base del conflicto. El país tiene una muy importante industria del carbón propiedad del estado con fuertes sindicatos de trabajadores que luchan por la supervivencia de esa minería. De acuerdo con esas fuentes Ley y Justicia tiene profundos compromisos electorales con el sector de la población que se vería afectado por el cierre escalonado de la minería de carbón. “Polonia está a la cabeza de la generación eléctrica con combustión de carbón y el crecimiento de la generación con energías renovables supone una amenaza para ese sector”, afirma una fuente del sector eólico.

Más allá de la previsible dramatización de las consecuencias de la ley, como ocurrió con España en su momento, cada vez que se adoptan medidas que varían las cargas fiscales, los subsidios o la retribución de la energía los planes de negocio de los inversores en un sector regulado como el de la energía, al que se le supone un marco estable, quedan en la cuerda floja porque el margen del negocio está calculado sobre los costes financieros de una inversión que en general se hace con deuda. De allí el riesgo real de quiebra de los proyectos más apalancados.

El sector de las energías renovables está sufriendo por el exceso de endeudamiento a escala global. Esta semana SunEdison la principal generadora de energías renovables eólica y solar de Estados Unidos, y según algunas fuentes del mundo, se presentó en concurso de acreedores tras su intento de convertirse en la empresa más grande de su sector sobre la base del endeudamiento. SunEdison logró una capitalización de mercado espectacular con 10.000 millones de dólares, pero las cifras entregadas al juzgado mercantil esta semana señalan que la deuda de la compañía es de 16.000 millones de dólares. El año pasado los inversores comenzaron a temer por el futuro de la compañía por su estrategia de desarrollo sobre la base del endeudamiento que los accionistas temían que resultara insostenible. Las suspicacias estallaron el año pasado cuando SunEdison anunció que pretendía adquirir al competidor especializado en placas solares para viviendas residenciales Vivint Solar por 2.200 millones de dólares. Las negociaciones se suspendieron en marzo pasado. La empresa ahora iniciará un proceso de reestructuración con la previsible venta de “activos no estratégicos”.

En España, la reforma del sector eléctrico emprendida por el ex ministro José Manuel Soria con la modificación de los subsidios a las renovables llevó a la paralización de la capacidad instalada de energía eólica. A partir de 2014 virtualmente no existe un aumento de capacidad instalada en nuestro país como consecuencia de las medidas adoptadas por el Gobierno en materia de retribución de las inversiones en energías renovables. El principal generador de energía eólica en España es Iberdrola con 5.576 Mw instalados y el 24,3% del mercado. Le sigue Acciona Energía con 4.267 Mw instalados y el 18,6% del mercado. El sector español de la energía renovable tiene sus expectativas puestas en la posibilidad de un cambio en el Gobierno como desenlace de las elecciones del 20 de diciembre o de las nuevas si son convocadas para junio con el que puedan negociar mejores términos de retribución a sus inversiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...