edición: 2725 , Lunes, 27 mayo 2019
09/09/2010

Un sondeo echa por tierra la percepción del presunto antisemitismo de los españoles

Pedro González
España era el país más antisemita de la Unión Europea, a tenor del estudio realizado y comúnmente aceptado por PEW Global Attitudes en 2008. Los datos arrojados entonces describían a los españoles como un país volcado en la causa palestina de una parte, y profundamente antijudío y anti-israelí de otra. Aquel estudio provocó un aumento considerable de la tensión entre España e Israel, ya que el Gobierno hebreo, en base a dicho sondeo paneuropeo, culpaba al Gobierno español de alentar el antisemitismo. El desencuentro llegó a tal punto que el Ministerio de Asuntos Exteriores decidió saber la verdad por sí mismo y no por medio de institutos de opinión extranjeros.

El resultado ha constituido toda una sorpresa: sólo un 34,6% de los españoles han manifestado una opinión desfavorable frente a los judíos, frente al 46% que detectaba la encuesta de PEW de la primavera de 2008. Y, en paralelo, el porcentaje de quienes manifestaban una opinión favorable sobre los judíos era del 48%.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha sido el impulsor de este estudio, junto con la Casa Sefarad, con ánimo de deshacer la percepción creada sobre nuestro país como el más antisemita de toda Europa. En la presentación de los resultados de la encuesta realizada por el instituto de opinión DYM, Moratinos desveló la profunda diferencia existente entre la opinión pública y la opinión publicada.

En efecto, a tenor de los datos de la encuesta, la opinión pública española no es tan pro árabe o pro palestina como comúnmente se piensa: Israel registra una valoración desfavorable del 63,4%, pero Palestina también registra una opinión mayoritariamente desfavorable del 50,4%; las valoraciones favorables son del 23% y del 33,7% respectivamente. La distancia en ambos casos (alrededor de un 10%) es la mitad de la que se registra entre Marruecos y el pueblo saharaui, el otro caso de país y pueblo inmersos en un conflicto territorial; este último sí registra una opinión mayoritariamente favorable.

Además, en las preguntas referidas al conflicto de Oriente Próximo, el 67,2% optó por opciones de responsabilidad compartida, siendo la opción más citada la de que “ambos son responsables en la misma medida” (28,7%).

La encuesta registra posiciones claramente mayoritarias a favor de las resoluciones de las Naciones Unidas y los principios del proceso de paz. Así, el 83,5% considera que “los judíos tienen derecho a vivir en paz y seguridad dentro de las fronteras de Israel reconocidas internacionalmente como legítimas”; el 80,7% considera que “la única solución al conflicto de Oriente Medio es la convivencia pacífica entre Israel y un Estado palestino”; el 77,6% está en desacuerdo con que “Israel debería desaparecer porque se creó en tierras árabes”, postulado expresamente provocador con el que solo se mostró de acuerdo el 11,1%; el 61,9% considera que Jerusalén debe ser una capital compartida o internacional; el 50,8% opina que para la paz bastaría con que Israel se retirara de Cisjordania y un porcentaje muy parecido, el 47,7%, opina que los palestinos acepten a Israel, y finalmente, el 56,8% opina que la paz será posible cuando Israel deje de atacar a los palestinos y un porcentaje similar, el 45%, que lo será cuando los palestinos dejen de atacar a Israel.
 
Jacobo Israel Garzón, el presidente de la Federación de las Comunidades Judías en España, matizó que, además de las diferencias entre la opinión pública y la publicada respecto del antisemitismo, éste no se produce cuando estalla el conflicto de Oriente Medio. “Empezó –dice- cuando se nos acusó de haber matado al Hijo de Dios; luego se nos acusó sucesivamente de usureros, de capitalistas sin alma y de bolcheviques”. Todo ello ha ido creando un estado de opinión que demoniza a los judíos y por extensión a Israel.

En cualquier caso, el estudio realizado por DYM echa por tierra el tópico comúnmente aceptado del antisemitismo de la sociedad española. Por el contrario, pone de relieve en sus apreciaciones colaterales que, entre los españoles, el grado de islamofobia  es muy superior al de antisemitismo, al punto de que judíos y musulmanes registran porcentajes casi inversos en cuanto a opiniones favorables y desfavorables. Y, a este respecto, es sintomático que una gran mayoría de españoles, aún cuando critiquen puntualmente actitudes del gobierno de Israel, no cuestiona en absoluto tanto su derecho a existir como a defenderse.

Ha sido, por lo tanto, un estudio tanto más oportuno cuanto que deshace una imagen que proyecta sobre España prejuicios elaborados por líderes de opinión anglosajones, que siguen presentando a nuestro país como ejemplo de una inamovible intolerancia. A señalar, sin embargo, como un aviso que los medios de información presenten a judíos y a Israel con una imagen que, por los resultados de este sondeo, no es compartida por la mayoría de los españoles. Todo ello, dado a conocer el día del Rosh Hashaná, el nuevo año judío, el 5771 de la Creación según el calendario hebreo. Razón por la cual, según Israel Garzón, debería ser el año nuevo de toda la Humanidad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...