edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
17/08/2009
El PIB cae un 1% en el segundo trimestre del año

Una de cada diez empresas españolas ha tenido que echar el cierre desde 2008

España se queda rezagada en la carrera europea por la recuperación económica
Beatriz Lorenzo

El “mal de muchos, consuelo de tontos” está llegando a su fin para España, que ya no cuenta  con la posibilidad de comparar su situación económica con la de los países vecinos. Las cifras publicadas el viernes por el Instituto Nacional de Estadística demostraban que, en contraste con la inesperada recuperación de Francia y Alemania, para España todavía no se han terminado los tiempos de vacas flacas. Según los datos del INE, en el segundo trimestre del año el Producto Interior Bruto ha sufrido una caída del 1%. Esta nueva contracción, así como el resto de las cifras de los indicadores macroeconómicos, hacen presagiar que continuará la recesión para un país que ha visto, durante el año 2008, como una de cada diez empresas se veía obligada a cerrar por causa de la crisis económica.

En claro contraste, Europa se recupera. Alemania creció entre abril y junio un 0,3%, mismo porcentaje que en Francia, lo que supone el primer incremento del PIB desde el primer trimestre del 2008. La recuperación de la industria automovilística y el aumento de las exportaciones de los productos manufacturados han sido, respectivamente, las causas del buen comportamiento trimestral de los dos países. También Portugal resurge de sus cenizas y ha logrado registrar un PIB positivo en el segundo trimestre del año, pese a que en términos interanuales continúa cayendo un 3,7%. No así Reino Unido, que también ha sufrido uno de los peores resultados en las economías europeas, con una caída del PIB del 0,8%.

El panorama pinta esperanzador para estos países pero no por ello se ven libres de los males consecuencia de la recesión. Así, la producción industrial caía un 0,6% el pasado mes de junio en la zona euro, una nueva cifra negativa que revela que las empresas siguen reduciendo inventarios y el consumo todavía no se ha liberado de la atonía.

CERROJAZO EMPRESARIAL

Respecto a España, si bien las cifras de los indicadores macroeconómicos ya dan pie a la desesperanza, también el sector empresarial soporta sobre sus hombros una carga demasiado pesada. El año pasado, 398.229 empresas han tenido que echar el cerrojo, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Un sangrado que la economía española no había experimentado desde hace diez años. Pero las cifras no mienten: el 1 de enero de 2009, existían 3,35 millones de empresas, el 1,9% menos que el año anterior.

Y, no podía ser de otro modo, el sector de la construcción ha sido el más afectado. Unas 60.000 empresas relacionadas con la construcción cerraron el año pasado, lo que representa una pérdida del 11,8% de la actividad económica en este sector y el desempleo de 620 000 trabajadores. La mayoría de estas empresas sacrificadas estaban situadas en la costa mediterránea (Murcia, Valencia, Andalucía) y en las Islas Canarias.

Y por si fuera poco, los datos del INE podrían ser incluso más benevolentes que la realidad, ya que las empresas inactivas y envueltas en procesos de suspensión de pagos, que no están ahora mismo produciendo rentabilidad alguna, no se engloban en las cifras echas públicas por el organismo.

PARÁLISIS TURÍSTICA E INMOBILIARIA

Las causas de la mala situación de España tiene raíces de cemento. Durante décadas, superó a sus vecinos europeos invirtiendo con fuerza en construcción inmobiliaria, pero el colapso de la burbuja inmobiliaria  a partir de 2007 y el parón del sector turístico -el otro gran manantial de la economía española- han dejado a sus espaldas una situación económica árida y deprimida. Además, a pesar de que algunos indicadores económicos, tales como la confianza de los consumidores, se han recuperado notablemente en los últimos meses, el desempleo español es el más alto en la Unión Europea, el 17,9%.

Las perspectivas para la economía española no son optimistas. Según el Servicios de Estudios de BBVA en el tercer trimestre se observará un “menor ritmo de contracción”, aunque “la economía española seguirá cayendo en lo que queda de año”. Según la entidad, al cierre del ejercicio el PIB sufrirá una caída media del 3,5% como resultado del retroceso de todos los componentes de la demanda a excepción del consumo público y de la construcción no residencial.

Más pesimistas son las estimaciones de la Fundación de Cajas de Ahorros, que prevé una contracción de la economía del 3,8% para 2009 y del 1,2% en 2010. Además, espera que el empleo caiga este año un 6,5% y el paro se sitúe en el 18,3%, mientras que en 2010 la tasa media de desempleo se elevará al 21,1%.

Y, a todo esto hay que sumar el tan traído y llevado entumecimiento del sector de la construcción. Según el Banco de España, la inversión residencial “intensificó su debilidad” ante la posibilidad de mayores caídas en los precios, la incertidumbre sobre las perspectivas de crecimiento de la renta y que las condiciones de financiación “globalmente restrictivas” se van a mantener.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...