edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
11/01/2016

Una fusión Orange-Bouygues Telecom pretende salvar ésta y mejorar las condiciones del mercado

Las tarifas francesas del sector están por debajo de la media europea
Carlos Schwartz
Las negociaciones entabladas entre el ex monopolio estatal de las telecomunicaciones en Francia, Orange, y la tercera operadora de telefonía móvil Bouygues Telecom han quedado bajo el velo de un acuerdo de confidencialidad que se mantendrá mientras duren los contactos. Pese a ello fuentes próximas a las negociaciones afirman que, aun con los inmensos obstáculos que enfrenta, “se progresa en los contactos”. El primer operador del mercado con 28, 2 millones de clientes de móviles en Francia y más de 200 millones en todo el mundo no  parece depender de una fusión con la filial de la gran constructora para labrarse un futuro. Si se tiene en cuenta que el estado francés es el accionista de referencia de Orange con un 23% del capital, se podría sospechar que la extendida preocupación en la administración del país por la falta de perspectivas para la considerable inversión acometida por Bouygues se haya reflejado en la aproximación amistosa del primer ejecutivo de la operadora, Stéphane Richard, a Martin Bouygues para evaluar la viabilidad de una fusión.
La realidad es que la operadora tras perder la batalla por la adquisición de SFR a Vivendi quedó sin un eje claro de consolidación que le permitiera aumentar cuota de mercado y al mismo tiempo frenar la caída de precios en el sector de las telecomunicaciones. Desde la entrada en el mercado del entonces operador virtual Free, propiedad del magnate Xavier Niel, las tarifas en Francia han bajado. De acuerdo con estimaciones de fuente privada en 2015 la facturación de las empresas de telefonía por los móviles en el país supuso 6.800 millones de euros comparado con 9.800 millones en 2011 antes de que Free comenzara a operar. Este factor no solo afecta a Bouygues, sino además a Orange.

Pero el hecho relevante en todo caso es que mientras que el ex monopolio puede sobrevivir sin una fusión no está claro que para Bouygues sea negocio mantener el ritmo de inversión en su operadora, y en todo caso para sobrevivir sin sobresaltos debería reducir estructura y desprenderse de personal y activos.

Una cirugía de esta naturaleza no le devolvería de todas formas un horizonte claro de expansión. Esto último sólo puede ser resultado de una consolidación, y ocurre que esa posibilidad ha quedado excluida tras la venta de SFR al competidor Altice. En junio pasado esta última hizo una oferta no solicitada a Bouygues por 10.000 millones de euros, finalmente su consejo la rechazó por improcedente el 23 de ese mes. Las puertas de la consolidación quedaban así cerradas, hasta que Orange las ha reabierto. Desde luego que para esta última reducir los operadores de cuatro a tres supondría abrir un periodo de menor competencia en materia de tarifas. El hecho de que el estado tenga una fuerte participación en la empresa habla a las claras de que para el Gobierno una posible consolidación no es obstáculo. El ministro de Economía, Emmanuel Macron, ha declarado recientemente que mantener cuatro operadores en el sector de la telefonía móvil no es una cuestión de principio.

Lo que sin embargo no podrá evitar ni el Gobierno ni las empresas, si es que llegan a un acuerdo, es la irritación de la Comisaría de la Competencia de la Unión Europea (UE). La comisaria Margrethe Vestager se ha declarado una y otra vez opuesta a la reducción de cuatro a tres operadores en los países de la UE y ha puesto en acto esa oposición abriendo investigaciones sobre posible violación de las normas de la competencia en la mayoría de los casos de consolidaciones en el sector.

Una de las investigaciones en marcha es por la fusión entre Three de Hutchinson y la filial británica de Telefónica, O2. Lo cual hace prever que si hay luz verde entre las empresas se abrirá un periodo de beligerancia con la Comisaría de la Competencia. De acuerdo con los datos de la oferta que se han filtrado la adquisición se haría en 10.000 millones de euros de los cuales el 80% sería en acciones. Esto dejaría a Bouygues con una participación del 15% y reduciría la del Gobierno a poco menos del 20%. De acuerdo con la información filtrada al mercado Orange generaría 5.000 millones de euros mediante la venta de activos a Three propiedad del holding Illiad de Niel de un lado, y a Altice con su operador Numericable-SFR del otro. Pero el éxito de las negociaciones supondría que el operador resultante quedaría con el 50% del mercado francés de telefonía móvil, algo que por definición no sería bien recibido por Bruselas.

La venta de activos a Illiad y Numericable-SFR no tiene solo el objetivo de generar dinero, sino que se convertiría en una forma de disponer de activos para reducir el dominio en el mercado de Orange anticipándose a las exigencias de la Comisaría de la Competencia. Pero esa estrategia requiere de la colaboración de los otros operadores cuya buena voluntad quedará sujeta a prueba en las próximas semanas. Los analistas señalan en todo caso que “una consolidación con reducción de operadores en un mercado como el francés será una buena noticia para todos los operadores así que es difícil que los otros dos no encajen la operación con buena voluntad”. Los analistas son unánimes en señalar que si “esta operación llega a buen puerto será en buena medida porque Richard, el presidente y primer ejecutivo de Orange, es una de los pocos altos cargos del sector que está en condiciones de hablarse con todos los interlocutores en un medio en el que lo destacable son las enemistades”.

Richard tiene además una relación privilegiada con el Gobierno en el que desempeñó cargos al servicio de la entonces ministra de Finanzas Christine Lagarde bajo la presidencia de Nicolás Sarkozy. Pero de esta etapa no solo le han quedado buenos contactos, también la pesada herencia de una investigación penal por pagos compensatorios al empresario Bernard Tapie que se han considerado ilegales y que afecta también a Lagarde, actual directora ejecutiva del FMI. Superar todos los obstáculos que siembran el camino de una fusión puede insumir hasta la última gota de influencia y simpatía de Richard y aun así no llegar a buen puerto. Y en ese camino la Comisaría de la Competencia de la UE no es el menor de los escollos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...