edición: 2560 , Lunes, 24 septiembre 2018
18/07/2011
EL DEDO DE MADOZ

Una ola a la baja se gestaba ayer para los mercados europeos de acciones y deuda

Bolsa de París
Carlos Schwartz

La apertura de los mercados de acciones y de deuda pública hoy en España e Italia, aparecía lastrado a última hora de ayer por una precipitada contratación de posiciones cortas desnudas por parte de operadores, en especial fondos de alto riesgo. La impresión obtenida ayer de las fuentes consultadas, en particular intermediarios, era que se cernía sobre Europa una ola de especulación a la baja con epicentro en el mercado español e italiano en los mercados de acciones y de deuda pública. Los síntomas parecían anunciar una reedición de lo peor de la semana pasada. Los analistas consultados puntualizaban que las pruebas de esfuerzo a la banca europea no sólo no habían convencido sino que habían despertado una renovada desconfianza. Los analistas señalaban que al menos cinco entidades españolas habían escapado a una mala calificación a expensas de anotar como capital operaciones que aún no se habían realizado (Bankia y Banca Cívica) o como en el caso de Nova Caixa Galicia y BMN por ayudas del FROB que no se han materializado.

Por más que el Banco de España haya reforzado el mensaje de normalidad el sábado mediante una reunión entre el director general de regulación José María Roldán y un grupo de analistas con la intención de disipar cualquier lectura adversa, el problema no está dentro, sino fuera de España. En una previsión de que la prima de riesgo va a subir, los contratos de CDS se dispararon. De acuerdo con las informaciones recogidas el fin de semana a la apertura de los mercados en Europa se van a registrar tensiones.

Ayer, algunos grandes medios de Europa abrieron en su primera página con la hipótesis de que el jueves 21 en una reunión de jefes de estado de la UE se cerraría un acuerdo para la compra masiva de deuda de Grecia financiado por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). El plan que ha sido una propuesta del lobby bancario global Instituto de Finanzas Internacional presentada ante el ECOFIN lunes y martes pasado ya fue rechazada por Alemania y Holanda quienes se negaron a concurrir a una reunión el viernes pasado gestionada por Herman van Rompuy (ver ICNr del 13 y 15 de julio) .

Mientras, la nueva reunión no está confirmada y parece una vez más responder a la voluntad de los países del arco mediterráneo. El único hecho relevante que se podía añadir ayer a esta gestión fueron las enérgicas palabras de la secretaria de Estado estadounidense Hilary Clinton de visita en Atenas quien urgió a gestar una salida a la crisis de la deuda de Grecia y dio un apoyo sin limitaciones a la gestión del Gobierno de Yorgos Papandreu. Sin embargo, la propia incapacidad del Gobierno de Barak Obama por obtener de sus opositores republicanos un acuerdo para establecer un nuevo techo para la deuda pública del país resta al mensaje de Clinton la necesaria fuerza.

Alemania ya fue convocada hace un mes de emergencia por el presidente Obama para señalarle la necesidad de alcanzar un acuerdo en torno a la deuda de Grecia. En Estados Unidos el tema genera una sensibilidad especial porque ha sido un reducido grupo de grandes entidades estadounidenses las que han vendido los Credit Default Swaps a los bancos europeos que han comprado deuda de Grecia. Una suspensión de pagos de Grecia podría transformarse en un incidente que detonara el pago de los seguros creando una situación similar a la de la aseguradora AIG tras la quiebra de Lehman Brothers.

Esta es la segunda vez que en un breve lapso de tiempo Estados Unidos llama la atención sobre la necesidad de alcanzar un acuerdo en torno a Grecia. Los analistas temían ayer que se registrara un fuerte castigo sobre las acciones de los bancos en toda Europa, pero en particular en España. Algunos analistas consultados ayer daban por descontado que ante una avalancha vendedora el Banco Central Europeo interviniera apoyando los mercados de acciones y de deudas pública. El BCE jamás advierte sobre estas operaciones y las desarrolla cuando el mercado menos lo espera. Aun está en la nebulosa si lo hizo la semana pasada logrando estabilizar los mercados mientras las versiones de que se había alcanzado un acuerdo en torno a Grecia tranquilizaban levemente a los mercados.

Mientras, el coste de la obtención de liquidez para la banca española en los mercados de repos contra deuda pública no se han encarecido significativamente. El margen sobre la deuda española en LCH siguen en el mismo nivel y por debajo de los niveles alcanzados en marzo. Lo que realmente no parece haber mejorado es la expectativa de que esta semana Alemania, Holanda y Finlandia abandonen sus posiciones opuestas a la compra masiva de deuda griega.

La clave del problema no está sin embargo en la tan difundida compra masiva de deuda. Por más que el FEEF drenara deuda de los mercados y la retuviera en su cartera, esa deuda tiene un vencimiento y paga un interés. Es la segunda parte del programa que no ha ventilado ante los medios de forma pública la que crea el conflicto. La operación carece de sentido. Para que adquiera sentido es necesario que esos instrumentos de deuda sean sustituidos por otros instrumentos. De lo contrario, Grecia deberá atender estos vencimiento y pagar la carga de sus intereses. Una adquisición masiva sólo tendrá el efecto de corto plazo de bajar los intereses de forma indirecta al reducir la rentabilidad que tiene que ofrecer el Tesoro griego.

La operación que se está escondiendo es la sustitución de esa deuda. Una vez que haya una cartera descomunal de deuda griega en manos del FEEF, qué se supone que se debe hacer. Los gobiernos del sur de la UE aspiran a sustituirla por una emisión centralizada cuyos recursos se destinen a cancelar esa deuda que es tanto como dar una línea suplementaria de liquidez a Grecia. El nuevo paquete de ayuda a Grecia se perfilaría sobre esas bases, y es precisamente este mecanismo el que Alemania rechaza una y otra vez a menos que los bancos acreedores acepten una quita y un roll over. El problema planteado en estos términos sigue presentándose como un callejón sin salida y eso es lo que percibían el fin de semana los operadores de los mercados mientras se preparaban para navegar por las aguas tormentosas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...