edición: 2362 , Martes, 12 diciembre 2017
30/06/2010

Una semana de turbulencias para el euro

Carlos Schwartz
Los últimos días de esta semana serán en potencia el escenario de nuevas turbulencias monetarias en torno al euro. La divisa europea debería necesariamente reflejar las incertidumbres que el cambio de ciclo del Banco Central Europeo (BCE) ha generado respecto de la banca continental. En esencia, el problema no es refinanciar. Está claro que el BCE dará hoy toda la liquidez que demanden las entidades de crédito del sistema. El problema es que lo hará a tres meses contra el vencimiento de las facilidades de crédito a largo plazo que en julio del año pasado dieron liquidez a un año. Lo cual forzará un descuadre de los balances bancarios que estarán soportando con dinero a tres meses operaciones de largo plazo de su activo.

La prensa europea ha levantado una polvareda alrededor de este asunto, generando incertidumbre sobre volúmenes cuando en realidad no hay duda alguna de que los volúmenes serán los que los bancos pidan. La verdadera incertidumbre está en la voluntad del BCE de suspender las facilidades de más largo plazo que los tres meses. Y en esto Jean Claude Trichet, el presidente del BCE, no está solo.

El director general del Banco Internacional de Pagos (BIS) en Basilea, Jaime Caruana, fue claro el lunes 28 en su mensaje a la junta general del banco. Los bancos centrales deben iniciar la retirada de la financiación extraordinaria destinada a sostener al sistema financiero. Este último debe reducir sus balances, bajar el apalancamiento excesivo y eliminar los activos tóxicos. El discurso de Caruana sugiere que existe un retraso en la resolución de la crisis bancaria larvada y afirma que no todas las instituciones de crédito serán capaces de ajustarse a las nuevas condiciones de mercado con carteras de crédito en creciente deterioro.

Por otra parte el director general del BIS señala como tarea prioritaria la necesidad de emprender la reducción de los déficit públicos en las economías avanzadas apuntando que “El crecimiento global no se puede seguir sosteniendo por la expansión fiscal”. Está claro que existe un acuerdo de fondo entre los gobernadores de los bancos centrales de los países más avanzados para abrir una etapa de consolidación bancaria que debería suponer no sólo fusiones sino también la extinción de los menos competitivos. “Algunos bancos deben todavía reconocer de una forma transparente en sus balances la escala verdadera de sus pérdidas”, afirma Caruana. “Pese a que se ha añadido nuevo capital, los bancos deben posicionarse aún mejor para las pérdidas y riesgos que se avecinan. Las políticas de dividendo y remuneración deben tener en cuenta la necesidad de conservar capital para reducir el apalancamiento y restablecer la confianza. Algunos bancos siguen siendo muy dependientes de los préstamos a corto plazo, en parte porque los tipos de interés a corto están muy bajos”, afirma.

En este contexto es poco sorprendente que las posiciones cortas sobre la banca europea sean cuantiosas, y la banca española no es una excepción. Los fondos de alto riesgo esperan un proceso continuado de deterioro de los balances bancarios tras el auge de beneficios generado por el dinero barato con el cual los bancos se han dedicado a especular de forma irrefrenable. La alegría de los beneficios fáciles parece haber tocado a su fin y las autoridades monetarias sugieren haber entrado en una santa alianza destinada a forzar a las entidades a limpiar balances y si nos atenemos a las palabras a dejar caer a los que no puedan sanearse. Esto explica que en términos absolutos las posiciones a la baja sobre las empresas españolas estén encabezadas por bancos: BBVA, Santander, Popular y Sabadell, por ese orden. En términos proporcionales al capital la lista varía y la encabeza Banco Popular.

Con este telón de fondo, y la presión renovada sobre la deuda pública griega, el panorama del euro no puede ser estable. Esta semana en los círculos financieros de ultramar se especulaba con la posibilidad de reestructurar la deuda griega, con el argumento de que un “default” ordenado evitaría mayores turbulencias internas. Parte de la hipótesis es que Grecia no está en condiciones de soportar el proceso de reducción del déficit público acelerado que le han prescripto las naciones de la Unión Europea sin una crisis social creciente y que la forma de dar tiempo a ese proceso pasa por la reestructuración ordenada. La batalla por controlar los déficit recién ha comenzando en Europa y habrá que ver cómo se desarrolla el proceso.

Esto incluye a España, Irlanda, Portugal, Italia, et al. Porque el mal está muy extendido. Alemania no está exenta.

Es oportuno recordar a la pléyade de expertos que ocupan todos los espacios públicos que pueden que para los analistas de los mercados de divisas la fortaleza del euro en los años recientes ha tenido como uno de sus componentes de primer orden al mercado de deuda pública de las naciones de la UE, denominado en euros, que ha servido al concepto de moneda de reserva que la divisa europea ha ocupado en el imaginario de los mercados. Es decir que uno de los activos subyacentes a la fortaleza del euro que actuaba como moneda de refugio ante el deslizamiento del dólar era el mercado de deuda pública, fuese del país que fuese mientras estuviera denominada en la moneda común.

El hundimiento de esta realidad con el afloramiento de las diferencias entre las naciones de la UE y las naturales rencillas que el proceso ha detonado no podía menos que dejar tocada a la moneda común. Con lo cual los hitos de esta semana avivarán las llamas de la hoguera.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...