edición: 2851 , Jueves, 21 noviembre 2019
01/09/2010
Bruselas recibirá el martes la iniciativa de Angela Merkel

Una ‘tasa financiera’ le costaría a la banca española 750 millones de euros al año, otra 'zona de negocio' fiscal para Hacienda

Mientras Economía la valora como un buen mecanismo de prevención, el Banco de España calla
Bancos medianos y cajas pequeñas no entienden cómo podrían evitar la quiebra de las grandes entidades en España
Juan José González

Aunque sea el secreto a voces peor guardado del Reino, se sabe que circula una especie de concurso de ideas entre técnicos del departamento de Economía (vicepresidencia económica y secretaría de Estado de Economía) para descubrir ‘zonas de negocio’ susceptibles de ser gravadas; en otras palabras, nuevas tasas, a ser posible imaginativas con fines recaudatorios. Y en eso están los técnicos ministeriales que siguen dándole vueltas a las tasas a la banca española, la grande y la mediana y, por supuesto, sin perder de vista a las cajas de ahorros, también las grandes, las medianas y las supervivientes, porque la idea de una tasa bancaria se aplicaría tanto a las rentables como a las que registrasen pérdidas puesto que la tasa sería de carácter progresivo.

Y como no hay nada como echar leña al fuego para que éste se anime, el pasado mes de agosto el Gobierno alemán no lo dudaba y acordaba en Consejo de Ministros una ley de poco más de cien páginas en la que se detallaba la metodología, criterio y ámbitos de aplicación temporal y, por supuesto, los sujetos pasivos de la norma –la tasa- que no son otros que las entidades financieras con sede en el país germano.

El debate sobre la oportunidad de una tasa a la banca, destinada, en principio, a amortiguar las posiciones de insolvencias bancarias, ante posibles futuras crisis financieras y prevenir en cierta medida –incluso cortar- el contagio al resto del sistema financiero, esta abierto en España desde hace más de un año. La música de la tasa para gravar los pasivos de la banca –exceptuando el capital propio y los recursos de clientes- suena desde la reunión del G-20 –denominada “Cumbre para los mercados financieros y la economía mundial"- que se celebró en Londres el 2 de abril de 2009. Pero otro asunto es la letra y el primer gobernante que se ha decidido a unir música y letra ha sido Angela Merkel, canciller alemán que en el presente mes de septiembre viajará a Bruselas para llevar bajo el brazo una propuesta similar para aplicar a lo largo y ancho de la UE.

En España el asunto ya ha consumido buenas jornadas entre discusiones y debates internos en el seno de la AEB, del Banco de España, de la CECA así como de varias comisiones ministeriales en las que han participado representantes de las fuerzas políticas. La teoría general es que, aunque el sistema financiero español no debería quedarse al margen de tendencias ni nueva legislación bancaria, nacidas tras el fiasco del banco Lehman Brothers, se deja sentir el peso de otro argumento, naturalmente, en contra de cualquier tasa, por el que se trataría de hacer valer la distinta situación y avatares de la banca española respecto a la europea y, por supuesto, a la norteamericana. Sin embargo, ninguna institución ni instancia llegó a conclusión alguna y los debates fueron perdiendo fuerza a medida que se acentuaban las diferencias sobre el concepto de mayor o menor riesgo sistémico adjudicado a bancos y cajas, así como la urgencia de cerrar –la primera parte- del FROB.

Bruselas será el próximo martes el escenario en el que los ministros de Economía y Finanzas de los 27 países de la UE conozcan la propuesta de Merkel, un documento que detalla la compleja fórmula para aplicar la tarifa al sector financiero. Alemania, según anunció la propia Canciller, tiene prevista su entrada en vigor en el primer trimestre del próximo ejercicio, con una recaudación estimada en poco más de 1.220 millones de euros en el primer año. Una tarifa que Angela Merkel confirmó que será progresiva hasta los 10.000 millones de euros, gravará igualmente las posiciones en derivados fuera de balance así como a las entidades en pérdidas, sean públicos, privados o regionales y cajas de ahorro, quedando fuera del impuesto los fondos de inversión y las aseguradoras.

Con esta iniciativa, que en Alemania es ejecutiva desde finales de agosto y de aplicación en 2011, se abre la tendencia de nuevas tasas al sector bancario. Una tendencia a la que Francia espera sumarse en los próximos meses, al tiempo que Italia se debate en el Parlamento. Las entidades españolas ya piensan que ‘verde y con asas’ y cuentan en sus conclusiones con que uno de estos días, próximas semanas quizás, la vicepresidencia Económica quiera recobrar el pulso tras el paréntesis veraniego. Cuestión de tiempo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...