edición: 2940 , Viernes, 3 abril 2020
20/12/2019

Una batalla entre empresas coreanas fabricantes de baterías preocupa al mercado global del automóvil

Un conflicto entre LG y SK puede dejar al mercado dependiente de la producción de baterías chinas
Carlos Schwartz
La empresa fabricante de baterías de iones de litio para automóviles coreana LG Chem (LGC), filial del conglomerado de electrónica del mismo nombre, ha denunciado a su competidora SK Innovation (SKI), también coreana, por espionaje industrial ante la Comisión de Comercio Internacional (CCI) de la Secretaría de Comercio estadounidense en Washington. Ambas empresas son proveedores vitales para la industria global del automóvil no sólo en el norte de América, sino también en Europa y Asia. Compiten en un mercado con demanda creciente por ser proveedores de una industria en plena transformación del motor de combustión interna al eléctrico como unidad motriz.
El conflicto puede llegar a paralizar la actividad de SKI en Estados Unidos si su competidor consigue un laudo favorable, lo que provocaría escasez de baterías, y esto sería grave en la medida que los otros grandes fabricantes de baterías de iones de litio para esta industria son chinos. Con la guerra comercial entre Washington y Pekín en marcha, las baterías fabricadas en China encontrarían serios obstáculos para su entrada al mercado del norte de América, no sólo el estadounidense, porque los coches fabricados en México para el mercado americano se verían afectados por componentes no autorizados.

La importancia de la seguridad en la cadena de suministro de baterías para automóviles en un momento de transformación de ese sector industrial fue puesta de relieve recientemente por la Unión Europea (UE) que decidió conceder ayudas por 3.200 millones de euros para la investigación y desarrollo de proyectos para este sector en el marco de las industrias que consideran estratégicas para el futuro del bloque económico. Europa es uno de los principales fabricantes de coches del mundo y los movimientos de consolidación en el sector tocan de lleno al mercado europeo como lo demuestra el acuerdo para la fusión entre Fiat-Chrysler y Peugeot. De acuerdo con LGC su competidor ha firmado grandes contratos para el suministro de baterías con empresas como Volkswagen gracias al robo de secretos comerciales, destruyendo luego las pruebas.

SKI admite haber obtenido un conocimiento parcial de los desarrollos de la competencia porque contrató personal de LGC, pero niega que se trate de información que pueda ser considerada secreto comercial. Además alega que no debe ser citada judicialmente porque todos los documentos relevantes que se refieren a este asunto fueron destruidos antes de que se iniciara el litigio en Estados Unidos. De acuerdo con fuentes del sector la CCI podría inclinarse en favor de los argumentos de LGC. Argumentó el mes pasado que la destrucción de documentación relevante podría equivaler a una admisión de culpa. Si este punto de vista se sostiene durante un proceso de apelación SKI podría ver bloqueada la importación de baterías y de equipo para una planta por valor de 1.650 millones de dólares que está construyendo en Jackson County a solo 160 kilómetros de la planta de su principal cliente en estados Unidos, Volkswagen, en Chattanooga.

La empresa alemana anunció el año pasado que SKI sería su proveedor para la producción masiva de coches eléctricos destinados a competir en el mercado estadounidense con el Tesla 3. Ford es otro potencial afectado porque esperaba dotar con motores de SKI a la versión eléctrica de su superventas, la furgoneta con caja abierta F150, afirman algunas fuentes del sector. El otro coche eléctrico anunciado por Ford, el Mustang Mach-E, llevará motores de LGC. Para la industria del automóvil, tanto europea como estadounidense, el conflicto es una amenaza para su cadena de suministro y filtran a quien quiera escucharlos que lo ideal sería que ambas industrias de baterías coreanas llegaran a un acuerdo extrajudicial y enterraran el hacha de guerra.

Si esto no ocurre, puede haber una intervención del Gobierno en esta cuestión si hay presión por parte del sector industrial por una seria alteración de las cadenas de producción. El Representante de Comercio, Robert Lighthizer, tiene autoridad para anular cualquier decisión que adopte la CCI. Existe un antecedente en este sentido, bajo el Gobierno de Barak Obama, que en el 2011 bloqueó una prohibición para la venta de ciertos modelos de iPhone y Ipad tras una resolución favorable a Samsung por la CCI gracias a la intervención del Representante de Comercio. SKI quizá cuente con el beneplácito de la Administración de Donald Trump, en marzo pasado el Secretario de Comercio Wilbur Ross y el Gobernador de Georgia Brian Kemp, asistieron a la inauguración de la nueva planta de la empresa que dará empleo a 2.000 trabajadores. A pesar de que Trump no está especialmente interesado en el coche eléctrico y combate la reducción de los límites de emisión para apoyar a la industria tradicional del automóvil, la posibilidad de una penetración forzada de baterías chinas preocupa a su Administración.

Varios funcionarios del Gobierno  han advertido en el pasado reciente que la dependencia de las baterías importadas era un riesgo para la industria del automóvil. Las grandes inversiones en el sector del coche este último año se han centrado en asegurar el suministro de baterías en proximidad. VW anunció la producción de baterías propias en una sociedad con la sueca Northvolt, y General Motors anunció este mes una sociedad conjunta con LGC para fabricar baterías destinadas a motorizar su furgoneta de caja abierta, la pick-up americana, competencia de la F-150 de Ford. La producción se hará en una fábrica cerrada de la propia GM. La inversión conjunta supone 2.300 millones de dólares. La industria del automóvil ha iniciado su presión sobre ambos proveedores de baterías con la expectativa de que lleguen a un acuerdo. De lo contrario tanto el sector como la Administración se verán obligados a tomar decisiones que no serán del gusto de todos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...