edición: 3028 , Viernes, 14 agosto 2020
05/02/2018
Resultados bancarios, `la cosecha del 17´

Una brecha de 1.500 millones aleja a la banca de una recuperación sólida

Los resultados del pasado ejercicio dejan al descubierto que a la banca le sigue costando mucho trabajo generar rentabilidad
Juan José González
Son 1.500 millones de euros de diferencia entre los beneficios esperados por los analistas del mercado y la realidad, los obtenidos por el sector financiero en 2017. Mientras tanto, y a la espera de la recuperación de los tipos de interés, la banca se ha apoyado para avanzar en sus márgenes con la subida de dos dígitos en los ingresos por comisiones (que lo han hecho con fuerza) y en productos de ahorro (como fondos y planes de inversión) bastante más rentables que otros recursos de balance como los depósitos y las cuentas corrientes. Sin embargo, es la sorpresa de los expertos del mercado lo que ha convertido a sus análisis en una singular paradoja por la que los resultados de los seis bancos del Ibex 35 habrían defraudado a sus cálculos previstos. Todo parece indicar que la brecha entre las expectativas y la realidad de ha ampliado algo más de la cuenta, de las cuentas que se habían hecho los analistas financieros que esperaban un avance en los resultados de la gran banca española superior al 20%. Una exageración, un fallo de cálculo por la sobrevaloración de la recuperación económica, de los beneficios empresariales, del saneamiento de los balances con carácter general. Pero la realidad, en principio neutra, aunque sometida siempre a interpretación, ha resulta ser otra: las seis entidades bancarias cotizadas en el selectivo español han obtenido un beneficio próximo a los 14.000 millones de euros, un 9,5% más que un año antes. Los análisis de los resultados de 2017 señalan un ejercicio partido por dos: los primeros tres trimestres por un lado y el cuarto por otro. Siendo este último motivo de análisis particular por la incidencia del conflicto catalán, en tanto que pudo afectar a la marcha normal del negocio bancario. Una actividad que se vio afectada por la salida de recursos de BBVA, Santander y Sabadell, que sumaron pérdidas de depósitos en octubre pasado por valor de 10.600 millones de euros (frente a 700 millones de Caixabank) y del frenazo de numerosas operaciones de inversión previstas en el ejercicio cerrado. 
Los seis registran avances en general y mejoras en particular; desde el humilde 1% de BBVA hasta el espectacular 61% de Caixabank. Cuando los expertos analistas muestran su decepción por la muy escasa mejoría de las cuentas, hay que preguntarse si esa sensación negativa está provocada por los exiguos resultados de BBVA, por los mediocres de Sabadell, los cortos de Bankia o los engañosos de Santander. Se supone que la decepción no tiene que ver con los alcanzados por Caixabank, incluso tampoco de Bankinter, con la rentabilidad (12,6%) más alta de la banca cotizada. 

En cualquier caso, y al margen del tamaño, se diría que la banca sigue en la fase de recuperación, en el ciclo positivo y mejor que las previsiones de los analistas. por tanto, la brecha entre las expectativas y la realidad puede estar causada por un defecto o error de percepción de los expertos. Los resultados bancarios han sido positivos en general, mostrando características comunes, como son la recuperación de dotaciones, reducción de las nuevas sobre la base de un descenso -también según qué entidades- de la morosidad, todo lo cual se ha reflejado en una mejoría en la calidad de las cuentas.

Las previsiones (las expectativas) de los analistas calculaban que la banca cotizada obtendría 15.500 millones de euros, es decir, 1.500 millones de euros más sobre la realidad de los 14.000 millones. El exceso de optimismo puede haber sido por una sobrevaloración de la tendencia, una vez eliminado el factor `Brexit´ así como descontado, o confirmado, el efecto de los daños directos -y los colaterales- del conflicto catalán sobre la actividad bancaria.

En este sentido, las miradas estuvieron orientadas con especial intensidad hacia las dos entidades catalanas, Sabadell y Caixabank, al entender, erróneamente, los analistas que serían las principales damnificadas por el conflicto político y, en especial, por el castigo que se esperaba tras el 1-O. Erróneamente puesto que en la práctica todo indica que las entidades que registraron mayor deterioro fueron las que contaban con una cuota de mercado mayor en Cataluña, caso de BBVA, que registró una pérdida de depósitos de 6.060 millones de euros, o de Santander con 1.303 millones. También perdieron depósitos Sabadell, 1.800 millones y Caixabank 700 millones, si bien, los impactos sobre las cuentas finales no se pueden calificar como hechos graves sino como puntualmente negativos y recuperables.

Tras la presentación de los resultados de los seis bancos del Ibex 35, todo indica que la fase de normalización del negocio continua su avance. Lo hace a la espera de la otra normalización, la de las políticas monetarias, pero también en espera de que el crecimiento económico comience a dar sus frutos para el sector bancario. Un sector que espera recoger también en esta cosecha del 18 la recuperación de los precios inmobiliarios. Y estas sí se pueden considerar expectativas positivas que dispararán los resultados del ejercicio actual. Un año en el que habrá que vigilar que los costes regulatorios previstos por la aplicación de IFRS 9, Basilea III, la directiva PSD 2 y la norma MiFID II, sean eso, los previstos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...