edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
11/10/2018
El fondo de pensiones noruego gana el 20% anual

Una norma desfasada impide al Fondo de Reserva de pensiones invertir en acciones de bolsa

La gestión activa ”soberana”, con criterios de rentabilidad, diversificaría la cartera del Fondo y aliviaría las cuentas públicas
Juan José González
La solución es tan recurrente como el problema: gestionar el fondo de reserva de las pensiones públicas con criterios de rentabilidad, requiere, entre otros, buenos administradores, a la aplicación de criterios de diversificación. Pero además y sobre todo, comenzar por el principio, esto es, el cambio de la normativa vigente, una restricción (jurídica) que obstaculiza hoy por hoy, y prohíbe, de hecho, esa gestión `dinámica´ o activa. En definitiva, que por imperativo y restricción legal, no es posible aplicar un criterio destinado a maximizar los recursos. La historia más reciente muestra que cuando Pedro Solbes propuso la apertura del Fondo de Reserva a una diversificación financiera hacia la renta variable, los grupos políticos de la oposición se negaron en redondo e, incluso, los sindicatos tacharon la propuesta del ministro de especulación pura y dura. Y eso que sólo se trataba de una sugerencia, de un consejo para que aprovechando picos y valles del mercado se pudieran obtener algunos rendimientos. La propuesta contemplaba que el Fondo se abriría un 10% de máximo a la adquisición de valores de renta variable. Seguramente los que entonces negaron la idea del ministro hayan revisado las suyas y hasta es posible que cambien de opinión y no vean un obstáculo en arriesgar dinero público en mercados de renta variable. Es probable que ahora, de la misma forma que la necesidad apremia, también apriete a la razón y logre desbloquear las posturas de resistencia suficientes como para, dentro de la gestión prudente, aplicar criterios de rentabilidad de verdad. El obstáculo esta en una norma desfasada que habrá que poner al día.
Asunto espinoso y controvertido el que tiene por objeto la administración del dinero público como también complejo y urgente es aportar una solución a la deficiente financiación de las pensiones presentes y futuras. Y la solución pasa por una suma de propuestas que al final deben conseguir un resultado positivo y satisfactorio como es lograr la protección de la riqueza de hoy destinada para las futuras generaciones, al tiempo que conseguir con una gestión inteligente (no exenta de riesgo, pero calculado) retornos razonables y a ser posible elevados.

De la misma forma que la gestión de la financiación de la deuda y del déficit público que lleva a cabo el Tesoro Público, con criterios de largo y muy largo plazo, la gestión del fondo de reserva público de las pensiones podría seguir la misma metodología, diversificando los riesgos, distribuyendo las inversiones y `balanceando´ (como dicen los técnicos) los rendimientos procedentes de la renta fija y los de la renta variable. No hace falta acudir o imitar el modelo y metodología del Tesoro español porque ya existen modelos de inversión de fondos públicos. Es el caso del modelo de Noruega, convertido en el paradigma que media Europa pretende imitar, con rentabilidades medias de acciones de bolsa del 19% de media, alcanzadas por el fondo noruego, y gestionadas por su banco público (Norges Bank) ponen los dientes largos a cualquiera.

Porque la idea del Solbes de hace una década no era inédita: se miraba en el espejo de la gestión de los recursos públicos de algunos países nórdicos, como es el citado modelo de Noruega. Probablemente tan preocupados por el futuro de los pensionistas como los europeos del sur, los noruegos parecen haber espabilado más o reaccionado a tiempo o, al menos, han eliminado las trabas `ideológicas´ reinantes en el sur. Puestos manos a la obra, los nórdicos pusieron en marcha su modelo en el marco de un programa más general orientado a alcanzar el bienestar económico de la población sin menoscabo de las libertades públicas.

Y así, con las ideas claras, lo que inicialmente se construyó como un fondo global de pensiones del Gobierno centrado, mayoritariamente en inversiones en renta fija, pública y empresarial de largo plazo, se fue transformando de forma acelerada a partir de la década de los 80 en un fondo diversificado. En el momento álgido previo a la crisis de 2008, el fondo de pensiones noruego tenía el 70% (el máximo contemplado por ley) de su patrimonio invertido en acciones de empresas cotizadas. Fue sólo después de 2008 cuando el fondo redujo su participación en renta variable hasta el 63%. 

Como el riesgo no se concibe exento de sustos, los noruegos el suyo allá por 2008, cuando la cartera del fondo en acciones perdió (ocasionalmente) un 43%. Veinte meses después logró darle vuelta y con creces. En todo caso, trasladar el modelo nórdico al sur, a España, conlleva la obligación de superar numerosas barreras. La primera, la política, un obstáculo que debe ser superado con una mayoría amplia en el Congreso de los Diputados: la fuerza de un instrumento de estas características necesitaría un respaldo de Estado, de todos los grupos políticos. La segunda sería dar la confianza a un equipo mixto de gestores públicos y privados y la tercera, la que todavía hoy se sigue argumentando como uno de sus principales inconvenientes tiene que ver con la procedencia de los fondos. De la misma forma que los nórdicos vienen alimentando el fondo global de pensiones públicas con los ingresos del petróleo, en España se podría atribuir al turismo la categoría de industria nacional que, como el petróleo, sería la base del consumido y famélico Fondo de Reserva de las pensiones públicas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...