edición: 2764 , Viernes, 19 julio 2019
17/05/2019

Una Orden Ejecutiva de Trump coloca a Huawei en una lista negra condicionando sus suministros

La decisión contra el primer fabricante mundial de equipos 5G puede tener efectos de largo alcance
Carlos Schwartz
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha emitido una orden ejecutiva que incorpora al fabricante de equipos e infraestructuras para telefonía móvil Huawei a una “Lista de Entidades”. La orden incluye a la cabecera del grupo y a 70 subsidiarias y el sentido de la orden es aislar a la empresa china de sus proveedores estadounidenses. La industria con sede en Schenzen compra a empresas estadounidenses componentes y paga licencias por tecnología y software para la telefonía móvil a varias de ellas, entre las cuales se destacan Qualcomm, Intel Corp. y Micron Technology Inc., además de Broadcom y Oracle. Las empresas estadounidenses que venden a Huawei deberán solicitar autorización para sus exportaciones al Departamento de Comercio de Estados Unidos. De los 70.000 millones de dólares que Huawei gastó en la compra de componentes y licencias en el ejercicio pasado, 11.000 millones fueron a parar a la caja de empresas estadounidenses. La Lista de Entidades es un índice de empresas e individuos llevada por Comercio en la que están incluidos todos aquellos que son considerados un riesgo para la seguridad nacional. Los candidatos a formar parte de la lista son en primer lugar los productores de armas de destrucción masiva o aquellos con vínculos con el terrorismo, sin embargo el Gobierno puede incluir en la misma a entidades o personas por riesgos a la seguridad no especificados o simplemente porque amenazan de alguna forma los objetivos de política exterior del país. Es decir que no es necesaria una exposición razonada de motivos. 
La inclusión en la lista es un escalón inferior a la de 'Persona Denegada', calificación adjudicada el año pasado al fabricante chino de equipos de telecomunicación ZTE. Ésta fue llevada virtualmente al borde de la quiebra hasta que logró remover parcialmente el obstáculo tras una ardua negociación plagada de concesiones de su parte. “La inclusión en la lista coloca de rodillas a Huawei ya que deja una parte estratégica de su cadena de suministros al arbitrio de las autoridades del Gobierno de Estados Unidos. 

Como siempre, en estas operaciones de Trump es imposible percibir hasta qué punto lo que intenta obtener es una concesión significativa de la empresa. De momento, Huawei se ha convertido en una pieza de ataque a China en la guerra comercial de la Casa Blanca… pero seguramente hay más”, afirmó una fuente de la industria de los semiconductores a ICNreport.

La decisión es de largo alcance porque los operadores de telecomunicaciones que compran componentes a Huawei para el desarrollo de sus redes, en particular la crítica nueva generación tecnológica en la telefonía móvil, el 5G, tendrán en cuenta el obstáculo puesto en el camino de la cadena de suministros del fabricante chino. Un operador en un proceso de despliegue de redes 5G no quiere ver los insumos necesarios para esa operación sujetos al arbitrio de Washington, o retenidos por disposiciones administrativas ajenas a su control. Trump ha acusado a Huawei de ser un instrumento potencial del espionaje chino y en este sentido la calificó de problema de seguridad. Durante meses ha desarrollado una campaña para presionar a sus aliados para que veten a la empresa de Schenzen como proveedor de las operadoras de telecomunicaciones. La campaña tuvo un éxito muy limitado y sólo logró su objetivo en Australia y Japón. 

Los gobiernos de la UE no se han plegado a las exigencias de Washington, lo que está en línea con las reticencias europeas a la guerra comercial establecida por Estados Unidos contra Pekín. Desde el punto de vista geopolítico China e Irán son dos puntos de colisión para la UE con Washington. La presión de Washington tampoco ha tenido éxito con Reino Unido su aliado histórico y supuestamente honrado con una “relación especial” como ex metrópoli. La empresa respondió a la decisión de Washington que estaba preparada para negociar con el Gobierno de los Estados Unidos medidas para garantizar la seguridad de sus productos. “Imponer a Huawei restricciones para hacer negocios en Estados Unidos no hará al país más seguro o más fuerte; por el contrario solo servirá para limitar a Estados Unidos a alternativas inferiores pero más caras, retrasando al país en el despliegue de la tecnología 5G, y eventualmente dañando los intereses de los consumidores y empresas”, afirmó.

La medida fue interpretada por analistas del sector de las telecomunicaciones como una declaración de guerra tecnológica contra China por parte de Washington. El ministro de Asuntos Exteriores de China declaró a preguntas periodísticas tras la decisión que “Washington abusa de las medidas de control de las exportaciones” y sin dar explicaciones añadió que Pekín adoptará las “medidas necesarias” para salvaguardar los intereses de sus compañías. 
China anunció además que había formulado cargos contra dos canadienses detenidos el año pasado en lo que las fuentes diplomáticas en Pekín consideran una represalia por la detención en Canadá de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, a solicitud de Estados Unidos para su extradición. La acción estadounidense no tuvo repercusión sobre los índices de las bolsas chinas. Sin embargo, las acciones de empresas proveedoras que mantienen relaciones comerciales con Huawei, como Sunny Optical y AAC Technologies, cayeron en el mercado de Hong Kong. 

Algunos analistas consideran prematuro establecer la proyección de las medidas adoptadas porque se desconoce si finalmente el Departamento de Comercio va a conceder las autorizaciones que se le soliciten para exportar licencias y componentes para Huawei, cuales van a ser los plazos de esas autorizaciones, o si lisa y llanamente se van a denegar las autorizaciones. En la última semana el mundo ha asistido a una escalada de la guerra comercial declarada por Washington contra China con el aumento de tarifas para productos chinos y una respuesta simétrica por parte de Pekín. La escalada de represalias está afectando el tráfico marítimo entre Asia y Estados Unidos y fuentes del sector marítimo temen que se vea afectado el precio del transporte por contenedores en esas rutas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...