edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
25/07/2019
El plan espera al nuevo Ejecutivo

Una reforma del Gobierno convertirá a la CNMV en el `gran hermano´ de la supervisión financiera

El resultado final deja el Banco de España más liberado y sólo centrado en el sector bancario y potencia la comisión de valores como un supervigilante 
Juan José González
Nadie parece estar contento con la actuación de los supervisores financieros. Dicen que falla el modelo de supervisión actual, que las competencias están irracionalmente repartidas, separadas, divididas. Nada en la supervisión parece estar en su sitio, en el supervisor correcto. La sensación no es nueva, no tiene que ver con la activa ministra de Economía, Nadia Calviño, partidaria de darle al `sector´ de los reguladores una vuelta completa, una remodelación integral de los supervisores financieros (CNMV, Banco de España y Seguros y Fondos de Pensiones, estas dos últimas en la Dirección General del ministerio de Economía. El problema que parece mantener la reforma integral de la supervisión no es otro que la falta de tiempo para hacer las consultas a los expertos y la sensación de provisionalidad política de la titular del departamento económico, a su vez dependiente de la formación de nuevo Gobierno. Uno por otro, la casa de la supervisión continua sin barrer aunque, de lo malo, parece que el modelo (conocido por `twin peaks´) que se quiere aplicar a la reforma de la supervisión en España es el mismo que funciona en Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica, Holanda y otros socios de la Unión Europea. Una reforma que, sin embargo, entre los cambios que se prevé en el Gobierno y que los supervisores actuales parecen tener ideas heterogéneas, invita a pensar que la reforma irá para largo. Aunque según algunas opiniones, el problema es que no está claro el ejercicio del control de unos supervisores que sobre el papel se definen como independientes.
Un proyecto de "Reforma de la arquitectura institucional de los organismos de regulación y supervisión", en parte heredado del anterior Gobierno, en parte -en su mayoría- elaborado por técnicos del ministerio de Economía a las órdenes de Nadia Calviño, parece estar varado en ese departamento a la espera de que el práctico del puerto le devuelva el movimiento. Es un compromiso político adquirido por la ministra y es compromiso del Gobierno en tanto que fue una de las muchas reformas prometidas tras su llegada al poder el pasado año.

Se da por hecho que las promesas del anterior Gobierno, hoy en funciones, serán asumidas en su mayoría (y se espera que aumentadas) por el próximo Ejecutivo que probablemente será nombrado los próximos días. También se da por hecho que los supervisores financieros actuales, (CNVM, Banco de España y Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones) apoyen el cambio de modelo por el nuevo que se propone, el conocido como `twin peaks´, o único vigilante de la solvencia del sector financiero mientras que otro se encargue de que las entidades vendan productos y ofrezcan servicios financieros de forma correcta.

De esta forma, el Banco de España se liberaría de buena parte de las funciones de supervisión que actualmente están encomendadas al banco de España para pasar a figurar en la cartera o catálogo de funciones de la CNMV. La Comisión de Valores se ocupa actualmente del control de los mercados de renta variable y deuda, así como del cumplimiento de las normas de comercialización de un buen puñado de productos financieros. La nueva normativa que se implantaría en la reforma prevista, supondría para la Comisión de Valores un fuerte aumento de la carga de trabajo y una ampliación de su presupuesto.

El cambio de funciones, o el traspaso de competencias desde el Banco de España a la CNMV en materia de vigilancia de la conducta, propuesta en numerosas ocasiones por la subgobernadora Margarita Delgado, pretende distinguir de forma clara la labor específica de cada supervisor, entendiendo que sólo dos organismos realizarían cada uno y por separado la vigilancia del sector financiero. Con todo, para el traspaso de funciones, se tendría que modificar y también crear nueva legislación puesto que la Comisión de valores no tiene competencias sobre productos, depósitos, venta de seguros de ahorro que desde hace tiempo se vienen ofreciendo en las oficinas bancarias.

Otro papel, secundario, es el que parece tener reservada la reforma para el seguros y los planes de pensiones puesto que las compañías de seguros prefieren un supervisor independiente, al margen del ministerio de Economía, mientras que en el capítulo de los planes de pensiones la idea que ronda en el ministerio es la creación de un nuevo supervisor, en exclusiva para tan delicado y sensible negociado. En este caso, la independencia del supervisor no sería total, sino compartida, mixta. La reforma, en realidad, sólo contemplará una reordenación más racional de los funciones de vigilancia y cumplimiento atendiendo a los productos y a sus mercados, con un resultado final muy favorable para el Banco de España, que estaría más liberado de otros mercados y sólo centrado en el sector bancario, y un potenciado super-vigilante en la CNMV.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...