edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
14/06/2018
banca 

Un grupo de bancos de importancia sistémica entra en territorio bajista y despierta incertidumbre

Los analistas señalan que el aumento del coste de la financiación en dólares afectaría a estas entidades
Carlos Schwartz
Algunos analistas económicos y financieros comienzan a señalar que la entrada en territorio bajista de un grupo de bancos y aseguradoras que están incluidos dentro de las entidades definidas como sistémicamente importantes por el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés) de Basilea, tiene una proyección que los bancos centrales deberían tener en cuenta mientras deciden aumentar los tipos de interés. “Se trata de un número significativo de bancos que han caído más del 20% desde sus máximos que es la definición de territorio bajista, y eso llama la atención porque no hay una sincronía con los mercados de valores. El martes el índice S&P cerró al alza ante las buenas expectativas de la economía, pero ese grupo de bancos no se ha movido… Es algo para tener en cuenta”, señala un analista del mercado de valores. Esta semana la consultoría de macroeconomía Absolute Strategy Research emitió una alerta de “cisne negro”, es decir la existencia de indicios de que se puede desencadenar una crisis financiera. En realidad se trata del hecho que hasta el siglo XIX se pensaba que todos los cisnes eran blancos. Bastó que se avistara un cisne negro a final de ese siglo para que la idea de que todos los cisnes eran blancos se derrumbara. 
La aparición de datos que pueden cuestionar la idea de que todo está yendo de maravillas en la economía mundial cumpliría la función de cisne negro. Del total de 39 entidades de importancia sistémica de acuerdo con el Consejo de Estabilidad Financiera de Basilea del Banco de Pagos Internacionales 16 están en territorio bajista. Se trata de Deutsche Bank, Nordea, ICBC, UniCredit, Crédit Agricole, ING, Santander, Société Générale, BNP Paribas, UBS, Banco Agrícola de China, AXA, Mitsubishi UFJ Financial Group, Banco de China, Credit Suisse y Prudential Financial.

Ian Harnett, el director gerente de Absolute Strategy Research, ha señalado en declaraciones a la prensa que para su consultora la caída sincronizada de los títulos de estas entidades es una señal del estrés que se registra en el sistema financiero global.

El punto de vista de los analistas y consultores que siguen el sector financiero y sospechan que existen tendencias hacia una nueva crisis consideran que en algún momento los dirigentes de los bancos centrales deberían mirar hacia este grupo de entidades sistémicas y preguntarse qué es lo que realmente está pasando y si en cualquier caso el incremento de los tipos de interés es un hecho neutral o positivo. 

La decisión de la Reserva Federal de incrementar por segunda vez este año los tipos de interés un 0,25% esta semana y anunciar que habrá otros dos incrementos antes de finalizar el año no es sin consecuencias, señalan.

La Fed, además de aumentar los tipos de interés, ha decidido reducir su balance vendiendo bonos acumulados en su cartera durante el proceso de inyección continuada de liquidez en el sistema financiero lo que se ha traducido en un incremento de la rentabilidad de los bonos corporativos para atraer a los inversores. La consecuencia de esta política en Estados Unidos ha sido su goteo hacia los mercados de dinero e interbancario provocando un aumento del coste del endeudamiento para las familias, las empresas y los bancos. 

El tipo de interés interbancario en Londres (Libor) para el dólar a tres meses ha pasado del 1,3% en julio del año pasado al 2,33% esta semana tras tocar en mayo un máximo de 10 años del 2,37%. Los analistas en el mercado interbancario de Londres señalan que se detecta cierta tensión que se refleja en una tendencia al alza de los tipos. 

La decisión de la Fed es probable que se refleje al cierre de esta semana en el tipo de interés del Libor para el dólar. Por añadidura el margen entre el Libor para el dólar y la tasa del Índice de Swaps a un Día (OIS, por sus siglas en inglés) que es una ratio utilizada como referencia para estimar la tendencia de los tipos de interés futuros, sube. El margen entre ambos indicadores se ha ampliado de forma considerable desde febrero, impulsado entre otras cosas porque la repatriación de capitales por parte de las multinacionales estadounidenses al amparo de la reforma fiscal promulgada bajo el Gobierno de Donald Trump ha salido de los depósitos bancarios en Europa y el resto del mundo para dirigirse a Estados Unidos y ponerse en movimiento como masa de dinero destinada a diversos objetivos empresariales.

De acuerdo con Harnett, lo que tienen en común algunos de los bancos de relevancia sistémica afectados por la caída de sus títulos es una fuerte dependencia de su financiación en dólares. Si los tipos de interés de la divisa estadounidense continúan subiendo, algo que parece inevitable, las tensiones de liquidez en dólares para ese grupo de bancos se mantendrán y su coste será mayor. En particular los bancos de Australia, Canadá, y Suecia salieron de la crisis casi sin magulladuras por su gran exposición a China y gracias a la firmeza de los mercados de materias primas y aprovecharon la coyuntura para hacer una rápida expansión. Para ello sustituyeron su financiación mediante los depósitos de clientes por financiación mayorista en los mercados de capitales. 

Los analistas del sector bancario afirman que las entidades activas en Estados Unidos tienen necesariamente una dependencia del mercado en dólares. En la lista de bancos de importancia sistémica global difundida por el FSB en noviembre pasado hay 30 entidades, entre las cuales hay una sola española. Entre las nueve aseguradoras de importancia sistémica global se destacan AIG, Allianz, Ping An, y Prudential (UK). El punto de vista de estos analistas se limita a establecer un hecho objetivo, la caída en la cotización de un grupo de bancos de relevancia sistémica, y contrastar este hecho con la marcha general de los mercados de acciones, señalando en este contexto que no todo va bien. Como análisis deja al margen otros elementos que afectan de lleno al negocio bancario actual.

Porque si de un lado el aumento de los tipos de interés en Estados Unidos puede afectar a los bancos que tienen una fuerte dependencia de su financiación en dólares, del otro el escenario de bajos tipos de interés ha afectado profundamente al negocio bancario en particular en Europa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...