edición: 2745 , Lunes, 24 junio 2019
05/04/2019

UniCredit filtra su interés por Commerzbank y dice que actuaría si fracasa la fusión con Deutsche

La manifestación de interés hecha a través de terceros puede socavar el objetivo del Gobierno alemán
Carlos Schwartz
Fuentes próximas al primer banco italiano, UniCredit, han filtrado al Financial Times que el banco está interesado en hacer una oferta por Commerzbank, si sus conversaciones para una fusión con Deutsche Bank fracasan. La primer pregunta que salta a la vista es porqué el banco italiano sale a la palestra ahora, cuando las negociaciones en curso no arrojan hasta el momento ninguna señal clara. La única interpretación posible es avisar a los accionistas privados del banco alemán que pueden tener una mejor opción que la fusión con un banco cuyo saneamiento pos fusión puede requerir -de acuerdo con los analistas- hasta 10.000 millones de euros en capital nuevo, quedando bajo la férula de Berlín. Vamos, que lo han dicho para ver si hunden la operación. Pensar en una recapitalización apelando al mercado parece una fantasía, sobre todo teniendo en cuenta que la crisis industrial se cierne sobre Alemania arrojando la larga sombra de una recesión técnica, como han ratificado los datos de las estadísticas oficiales esta misma semana. 
La estimación sobre la cuantía se basa en la presunción de que habría que aflorar créditos malos de las dos entidades, pero en particular del Deutsche. A los italianos no se les escapa que para optar por el Commerzbank tendrán que pedir permiso al Gobierno de Berlín, que tiene el 15% de la entidad a cambio de los recursos aportados para su saneamiento tras la crisis financiera internacional de 2008.

Pero el Gobierno no las tiene todas consigo porque las conversaciones para la fusión de las dos entidades alemanas ha despertado reticencias dentro del país porque obligaría a una mayor participación del estado en el engendro. UniCredit mantiene interés en el Commerzbank desde hace tiempo, pero en particular desde 2017, cuando circularon los rumores de que podría hacer una oferta para fusionar a la entidad con una filial suya. De acuerdo con la información filtrada esta semana el banco italiano mantuvo ese año contactos con las autoridades alemanas con vistas a una fusión, pero el avance quedó en suspenso porque el propio UniCredit estaba en proceso de reestructuración. 

En esta ecuación hay que tener en cuenta también que la banca italiana está para el derribo. UniCredit designó para su reestructuración al francés Jean Pierre Mustier, y bajo su batuta el banco logró enderezar sus cuentas en una medida que los analistas califican de “aceptable”. En realidad logró deshacerse del 50% de sus créditos improductivos. Esto no quiere decir que no le quede basura debajo de la alfombra. Es curioso que en esta pasarela todo el mundo saca pecho, cuando en realidad  casi no pasan el listón. Sin embargo, los sindicatos y algunos accionistas pueden ser sensibles a la oferta oportunista del convaleciente italiano que puede implicar menos sangría.

La idea de UniCredit es fusionar su filial alemana HypoVereinsbank con Commerzbank y mantener esta unidad fuera de UniCredit. Esa entidad es la principal operación del italiano en suelo alemán, y su valor en libros es del orden de los 18.000 millones de euros de acuerdo con analistas diversos. El valor de mercado de Commerzbank es del orden de los 28.000 millones de euros, con lo cual una fusión a cambio de las acciones del Hypo dejaría a UniCredit con el 42% de la entidad resultante, lo que representaría unos 17.000 millones. Pero es probable que esta jugada tenga trampa, porque en caso de una operación de esta naturaleza el regulador exigiría -lo mismo que el comprador- que los créditos malos sean aflorados y amortizados. 

Es difícil prever cuánto dinero más supone eso, y si limpiar la casa puede conceder al Hypo una prima de control, o incluso llevar la participación por encima de los valores nominales considerados hoy. Una vez que la maquinaria se eche a rodar quien será el valiente que detenga la operación porque a los chicos de Milán les toque tomar el control. Pero aun con el 42% Mustier podrá consolidar los activos y los beneficios del Commerzbank, engordado con el Hypo, dentro de su perímetro. Curioso gambito si se tiene en cuenta que los dos mercados fundamentales de ambos bancos, Italia y Alemania, tienen pésimo pronóstico. No se puede descartar que en este clima de apetitos carnales desatados otros contendientes hagan público su propio deseo. Paribas se dice que está interesado en cobrar una pieza en Alemania y que tenía puesto el ojo en el Commerzbank. Lo mismo se dice del holandés ING. Porqué no. A la hora de las confesiones todos los fieles tienen derecho a pasar por la iglesia.

El principal adversario de la fusión entre Deutsche y Commerz es el estamento político de Alemania. Un par de parlamentarios de la Unión Social Cristiana, dentro de la coalición de gobierno por Bavaria, han manifestado su oposición a que el estado se involucre más en el capital del banco resultante de la fusión. Hay una creciente reticencia a esta operación en los medios políticos, y hasta su principal promotor, el ministro de finanzas de la coalición, el social demócrata Olaf Scholz, estaría preocupado por los efectos políticos de la fusión porque se habla de decenas de miles de despidos en esa operación. 

Los rumores sobre las negociaciones indican que a más tardar este fin de semana se darán noticias oficiales sobre el proceso, y hay quienes afirman que uno de los bancos ha manifestado su reticencia a la operación. Si no hay fusión entre las dos entidades alemanas a Berlín le queda la patata caliente en la mano. Y eso puede implicar tener que meter dinero dentro de la entidad sin la tapadera de la fusión que por el contrario tiene su puerta trasera abierta para la entrada del estado sin que se note tanto dentro del tumulto. Es bueno recordar que Scholz ha verbalizado una y otra vez las bondades de esta operación camuflada bajo el manto de un campeón alemán de la banca. Es de tener en cuenta que el próximo presidente del Banco Central Europeo (BCE) sea muy probablemente el actual gobernador del Bundesbank, el banco central alemán, Jens Weidmann. Siempre es bueno tener un compatriota al mando cuando los saneamientos pintan bastos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...