edición: 2619 , Miércoles, 19 diciembre 2018
15/06/2018
OBSERVATORIO DE TALENTO RELACIONAL

Un país de tenderos

Julián Gutiérrez Conde
Me encantan los mercados; su actividad y vitalidad. Al entrar en ese mundo nada es estático y la creatividad adquiere protagonismo. Aunque no te conozcan por no ser habitual, inmediatamente te integran y envuelven en un mar de ofertas verbales, miradas que te analizan e incluso de ofertas de catas de algún producto.
Un mercado es mucho más que productos. De hecho lo que te envuelve no son los productos ni siquiera las ofertas sino la atmósfera que crean las personas con sus comportamientos.

Hay muchos que confunden Riqueza con beneficio, lo cual es una simpleza porque la Riqueza es algo superior. La Riqueza es como el mercado mientras que el beneficio sería algo así como los productos. Las transacciones de productos dan dinero y eso genera beneficio pero la Riqueza necesita el contagio del mercado.

Para construir Riqueza se necesita que el dinero circule entre las personas. Cuantas más personas participen en ese reparto y mayor velocidad de circulación se consiga, más rica será una sociedad. El acaparador reduce riqueza. Por eso me gustan los mercados y las tiendas de barrio: Porque son la suma de “muchos pocos” y ayuda a promover el reparto.

Cada uno de los tenderos, al disponer de recursos modestos, cuida de evitar la dilapidación, administra con prudencia y emplea su energía y agudeza de ingenio en conquistar clientes y construir “parroquianos”. Por eso me gusta especialmente el mercado, porque conserva tradiciones y son ante todo relaciones humanas que mueven el dinero y generan además de beneficios, Riqueza.

Cada tendero que en su día inició un negocio buscaba una forma de ganarse la vida y tiene tras de sí, él y sus colaboradores, una familia. Y todas viven de ese negocio. De la circulación de dinero con parroquianos y clientes esporádicos.

La decisión de abrir un negocio o tienda familiar es una demostración de confianza porque nadie inaugura y arriesga su dinero y trabajo sin confianza en la perspectiva de poder acercar clientes interesados. La inversión en nuevos negocios familiares es la mejor fuente de información sobre la confianza que un país tiene en sí mismo y la sintomatología de su fortaleza. Una sociedad debe mucho a sus tenderos porque demuestra su vitalidad social.

Los tenderos de raza crean vida y relaciones con gracejo. No sólo venden sino que aconsejan, orientan y dan, además de servicio, conversación. Me gustan mucho más que esas comodísimas, prácticas y abarrotadas “grandes superficies” con su “frialdad al mejor precio”.

No voy a negarlo: ¡Me gustan los países de tenderos!  

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...