edición: 2579 , Lunes, 22 octubre 2018
04/05/2011
Informe de la Fundación Entorno y el WBCSD

Valoración de ecosistemas, el nuevo desafío corporativo

Beatriz Lorenzo

La salud de la 'Triple Bottom Line' como herramienta de gestión ha mejorado durante los últimos tiempos al amparo de estandartes tan potentes como la RSE, la Sostenibilidad  o la Transparencia. Se admite por fin que la supervivencia empresarial descansa en gran medida en la conjugación de los aspectos sociales, medioambientales y económicos para lograr un desarrollo integral. En los últimos tiempos el problema medioambiental ha saltado a la palestra con creciente ardor, protagonizando la agenda de los organismos internacionales y también de un sector corporativo que no ha dejado de sufrir varapalos, al menos en lo que a su reputación se refiere, debido a errores u omisiones en la gestión ambiental.

Por otra parte, según la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, las dos terceras partes de los servicios suministrados por los ecosistemas y áreas de alto valor natural en el mundo, incluida la biodiversidad, están en declive ya que regulaciones legales no resultan suficientes para protegerlos frente al empuje de intereses económicos. Hay actividades económicas privadas que generan externalidades ambientales positivas que no están reconocidas por el mercado. Por el contrario, existen otras actividades privadas que se benefician del patrimonio natural sin coste alguno o que generan externalidades negativas no computadas en el precio de sus productos.

Así las cosas la Fundación Entorno-BCSD España, en colaboración con la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha presentado la 'Guía de Evaluación Corporativa de los Ecosistemas', una herramienta desarrollada por el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) que ofrece a las empresas una metodología para analizar los riesgos y oportunidades ligados al aprovechamiento de los servicios de los ecosistemas. Esta metodología ofrece a los responsables de la gestión empresarial pautas para responder a preguntas como qué grado de importancia tienen los riesgos ambientales en sus operaciones, qué oportunidades ofrecen los mercados ambientales emergentes asociados a la reducción del carbono y al uso sostenible del agua o de la biodiversidad, o cómo colaborar en la implantación de las políticas públicas con el objetivo de avanzar en la sostenibilidad de la gestión de los recursos naturales.

Según los promotores de la guía, entre los beneficios que obtienen las empresas con la puesta en marcha de esta metodología está la sistematización de los procesos de decisión relacionados con la gestión de los impactos ambientales de la actividad de la empresa, una mayor coherencia entre la visión empresarial y las acciones de los empleados y otras partes implicadas, la reducción de costes y la posibilidad de contrastar el valor de la compañía en relación a su compromiso ambiental, entre otros. La elaboración de la guía es fruto de la colaboración de Environmental Resources Management (ERM), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), PricewaterhouseCoopers (PwC) y el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), además de 14 empresas que han pilotado esta metodología: Akzo Nobel, EDP, Eni, Eskom, GHD, Hitachi (Química), Holcim, Lafarge, Mondi, Rio Tinto, Syngenta, Veolia Environnement, Weyerhaeuser, y el Consejo estadounidense del WBCSD.

El documento manifiesta afianzar sus bases en estudios previos como “La Economía de los Ecosistemas y la Biodiversidad” iniciado por los Ministros de Medio Ambiente del G8 (2007-2010), que pone el foco en el concepto de la valoración de los ecosistemas como una herramienta práctica y acreditada en la toma de decisiones empresariales. Y así lo expresa el propio informe; las empresas deben anticiparse, ya que la valoración de los ecosistemas se incorporará de manera cada vez más consistente a las políticas públicas, normativas y decisiones gubernamentales. En la Convención de Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (CBD) celebrada en Nagoya, Japón, en octubre de 2010, se acordó que los países deberían adaptar sus Estrategias Nacionales y Planes de Acción sobre Biodiversidad antes de 2012, para incluir los nuevos objetivos y compromisos de la CBD de 2020. Esto impondrá fuertes medidas para exigir a las compañías que midan e informen sobre sus acciones para preservar y utilizar de manera sostenible, así como compartir los beneficios de la biodiversidad y los ecosistemas. La valoración de los ecosistemas se extenderá cada vez más entre el sector financiero y en las relaciones entre empresas (B2B), a medida que se evalúen los posibles riesgos y oportunidades de la inversión y de las cadenas de suministro asociados a la biodiversidad y los ecosistemas.

Así, la guía presentada por la Fundación Entorno y el WBCSD hace operativos los principales mensajes del antes citado documento del g8, al proporcionar un enfoque práctico para la aplicación efectiva en el ámbito empresarial. Sin embargo, aún queda trabajo por hacer y áreas en las que se necesita mejorar, como por ejemplo, la disponibilidad de valores en bases de datos, estandarización de los valores y técnicas para realizar las valorizaciones, además del desarrollo de herramientas de valoración más firmes y fáciles de usar. En un mundo que cada vez presenta más limitaciones al CO2 y a los recursos naturales, las empresas globales, con fuerte posicionamiento de marca, se enfrentan a riesgos materiales como resultado directo de la pérdida de biodiversidad y degradación de los ecosistemas. Por esta misma razón, estos riesgos también representan muchas y nuevas oportunidades de negocio, según hace constar el informe.

Por último, de la lectura del documento se deduce que la valoración de los ecosistemas es relevante para prácticamente todos los negocios, ya sea directa o indirectamente. Es especialmente importante para empresas que dependen o impactan directamente en los servicios de los ecosistemas, los sectores industriales “dependientes de la biodiversidad”, aquellos con una gran “huella ecológica”, manufactureros y las empresas “verdes”. Estas empresas, como asevera el documento,  se enfrentan a riesgos y oportunidades asociadas a los servicios de los ecosistemas. Sin embargo, incluso las empresas que no dependen o impactan directamente en los servicios de los ecosistemas pueden sacar provecho de la valoración.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...