edición: 2637 , Viernes, 18 enero 2019
12/05/2015

Grecia logra que los funcionarios críticos pongan en tela de juicio los rescates

Juan José González
El viernes en Madrid, el responsable de las finanzas griegas, Yanis Varoufakis, alardeó ante su colega Luis de Guindos de haber logrado desautorizar a la troika, concentrando a sus siete técnicos en un hotel de la capital helena.
Esta parece ser el único logro de la política de la división, del desconcierto y final acabado en burla puesto en práctica por el Ejecutivo griego en sus relaciones con la Unión Europea. Una estrategia de no negociación de la negociación que pretende aplazar el pago de la deuda, principal y sus intereses, mientras los socios no rebajen el volumen de la adeudado. Y mientras los socios evalúan los costes y efectos de la política helena, Varoufakis, en el tiempo de descuento de su mandato, sólo ha conseguido dos objetivos: eliminar la acción de los hombres de negro y desesperar a sus colegas de economía.

Dudas respecto al motivo real de la visita del pasado viernes del ministro griego Varoufakis a Madrid para reunirse con su homólogo Luis de Guindos. La mayoría de los socios europeos había emplazado al español a resolver el incómodo y peligroso impasse que vive la Eurozona con la `posición de rebeldía´ griega por el incumplimiento de sus compromisos con los acreedores y con las instituciones europeas. Lo cierto es que cuando ya han transcurrido cuatro días desde la visita, los observadores desconocen si la reunión de ambos fue la solicitud de ayuda y consenso favorable a las tesis griegas, o bien, una visita de despedida, puesto que todo indica que el ministro griego vive horas de descuento en su cargo.

Pero ante la crónica anunciada de su salida de la escena política, Varoufakis ha presumido de los logros de esta su corta etapa en Finanzas. Primero, se atribuye el éxito en haber conseguido desautorizar al equipo que representaba a ese ente no registrado llamado troika. Incluso se arrogó el éxito de haber conseguido el pronunciamiento de varias personalidades del Fondo Monetario Internacional y de la Comisión Europea en contra de los modos y modales del equipo técnico que se desplaza a los lugares de los hechos, en los países intervenidos o en dificultades.

No satisfecho en su arrogancia, Varoufakis se ha sentido `responsable´ de acentuar las discrepancias entre las tres instituciones (FMI, CE y BCE) que integran la célebre troika. Esta ha sido, precisamente, la piedra angular en la estrategia griega para volver locos a los colegas económicos de la Eurozona. Por tanto, si el objetivo del ministro heleno era dividir al `enemigo´ y que fueran víctimas de sus propias reacciones así como de un aumento de la presión ambiental, parece que ha sido logrado, y hasta es posible que con creces. Lo cual no se corresponde con ningún avance en la negociación del pacto con la Unión Europea, el cual ha sido ninguneado de la misma forma que los hombres de negro.

Por el contrario, el ministro griego no ha alardeado de haber dejado en evidencia la postura de numerosos responsables políticos de Bruselas y del Fondo Monetario Internacional, quienes no han dudado ni un segundo en abandonar a su suerte a los tecnócratas que se encontraban a pie de obra, en este caso, en Atenas. Los siete técnicos de la troika han permanecido una semana completa en el hotel donde fueron relegados por el Gobierno griego a simples funcionarios itinerantes. Una actitud que se repite siempre, cada vez que los representantes políticos identifican un problema como el señalado, acaban por abandonar a su suerte a los técnicos.

Los técnicos en cuestión (cuestionados también por los críticos con los rescates de la propia Comisión) hace tiempo que se han rendido y dejado de informar y reportar a sus respectivas instituciones porque, sencillamente, carecen de información y de capacidad de movimientos en Grecia. Y así, Varoufakis da por ganada la batalla contra la troika, anulada la estructura de negociación montada por la Comisión Europea y disuelto el mini equipo formado por el Eurogrupo para gestionar un calendario de cumplimiento de plazos de Grecia que ha quedado en papel mojado por obra y gracia del ministro heleno.

Curiosamente, la situación es ahora mejor sin hombres de negro en la escena, con Grecia poniendo en marcha un aparato negociador de carácter más diplomático político que político económico y que viene a confirmar que el ministro de Finanzas griego no pinta nada en esta nueva fase de negociación entre Grecia y la Unión Europea. Eso sí, ha conseguido levantar los ánimos de los críticos con los rescates, altos cargos de la Comisión Europea que creen que los rescates son una ficción que necesitan como coartada unos ministros de Economía incapaces de resolver una crisis puntual de deuda. Quizás el único mérito del quemado y sacrificado Varoufakis.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...