edición: 3010 , Miércoles, 15 julio 2020
07/07/2019

Vergüenzas públicas

Desde que funciona la Airef, este organismo se ha convertido en el azote de la Administración pública española, de sus carencias y deficiencias, pero, sobre todo, en el dedo señalador y acusador de los administradores, los políticos a los que sumisamente hacemos entrega y depósito de nuestros votos. Se diría que los críticos del Gobierno de turno carecerían ya del argumento habitual que se usa para acusar a los Ejecutivos de falta de autocrítica: con la Airef ese incómodo trabajo se debe dar por hecho, al menos, eso dicen en el perímetro más próximo al Ejecutivo.

Sientan muy mal las críticas del organismo independiente (Airef) en Trabajo, Industria y Economía, Educación, Sanidad... Nada parece bien porque no gusta, no va a favor de corriente, muestra diferencia y significa censura. Que si el asunto de las hipotecas y la vivienda no estaba siendo bien gestionado por el Gobierno; que si el salario mínimo; que si las renovables... críticas porque se censuran malas ideas, peores gestiones y pérdida de oportunidades. Con todo esto sería suficiente para concluir que los políticos son un desastre en términos generales, aunque admitiendo las reservas que hay considerar en toda generalización.

Dice el organismo de la `autocrítica´ al Gobierno que el Estado gasta mal, invierte mal, no planifica ni detalla ni repara, no define claramente objetivos, no hay seguimiento ni evaluación posterior de resultados, y tampoco transparencia ni rendición de cuentas. No se puede decir más ni peor, salvo quizá sugerir la adquisición de uno o varios robots que suplieran las labores de los gestores públicos. Un desastre en directo el que vive la población a cuenta de la acción de la Administración pública.

Becas, industria, empleo, sanidad, Correos, investigación... no dan una, no se salva nada ni nadie, es una catástrofe que afecta a millones de administrados en la que se van por los incontables agujeros más de 14.000 millones de euros cada año. Si no hubiera cifras resultaría más difícil creer que es así, pero las hay y así es. Y luego nos extraña que la Unión Europea nos imponga una vigilancia por exceso de déficit. Es lo que hay y no es bueno. Lo peor es que parece que les importa poco. Sólo saben enfadarse por las autocríticas de la Airef. Acabarán haciendo algo para que no sea tan crítica con el Gobierno. Ya hay algún precedente.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...