edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
15/04/2009

Vodafone le mide la competencia y las alianzas a Telefónica

Sigue buscando un acuerdo para el despliegue de fibra en España
A.Z.

Prometieron en marzo, con la alianza para compartir infraestructuras de redes móviles en España, Alemania, Irlanda y Reino Unido, explorar más posibilidades de cooperación. También, seguir compitiendo a fondo en todos sus mercados. Vittorio Colao y Francisco Román lo cumplen. Vodafone está dispuesto a dar todas las batallas con el equipo de César Alierta: celebra la sentencia de la CMT contra Telefónica por el adsl de la británica el mismo día que Roman reitera la mano tendida a la fibra óptica de la operadora española. En Alemania comparten acuerdo de telefonía celular, pero compiten por Hansenet y sus 2,3 millones de clientes de banda ancha y la fibra Vodafone se hermana con Deutsche Telekom. En Gran Bretaña y República Checa sintonizan sus redes móviles Vodafone y O2. En España, ni el éxito en portabilidad celular de Vodafone ni su cuota creciente de mercado de banda ancha -en el que ha ganado un punto de cuota de mercado en un semestre- le impiden ver sus urgencias de subirse a la fibra óptica.

La llave -lo reconoce Román- es demasiado cara si no va de la mano de Telefónica y los 100 megas de la FTTH. La británica echa otra vez cuentas y baraja alianzas. Vodafone le coge el guante a César Alierta y trata ya de hacer de él un paraguas de sinergias bajo el que cobijarse. En mente tiene el modelo germano para compartir las redes ultrarápidas con Deutsche Telekom.

Se miden las distancias y las intenciones, se pelean la medalla de plata de la capitalización bursátil de las telecos, el tamaño y los mercados europeos. y se han tomado a pecho los halagos de César Alierta: Vodafone sigue siendo el único rival serio y global de Telefónica. “La carrera por el liderazgo mundial -delimitaba el presidente de la operadora española- será con ellos”.  Una competencia en la que hay tanto de rivalidad como de necesaria simbiosis. No es casualidad que Francisco Román celebre el veredicto que condena a Telefónica por trabas y retrasos al ADSL mayorista de la nueva modalidad naked de Vodafone (y la obliga a poner en marcha el nuevo sistema, o a pagar 10.000 euros por cada día de dilación) con otra oferta pública de inversión conjunta en la fibra de Telefónica.

Ni la portabilidad celular -que no le favorece a Vodafone, sobrepasado por Yoigo y Orange- ni las nuevas líneas -un 55% del total en el último mes- que consagran sus galones de primer operador móvil y el saldo negativo para Movistar en portabilidad de 27.324 números en febrero opacan las urgencias de alianzas para el equipo de Francisco Román. Ahora que los ingresos de los operadores móviles se retraen por primera vez en la historia de España, a Vodafone se le agota el ímpetu de la telefonía celular en los servicios de voz: ya cayó un 4,3% en los últimos seis meses de 2008. En el ‘internet para llevar’, busca consuelo a la orfandad de la fibra y el golpe de la portabilidad móvil. Junto con Orange juega a sacudir el mapa de las frecuencias GSM para colar en ellas las mejoras de la 3G y saltarse la brecha que les separa de Telefónica y su liderazgo en el sector. Pero por mucho que consigan que la CMT redistribuya las frecuencias de 900 Megahertzios y aunque lograran que Yoigo renunciara a sus pretensiones o pudieran arañar a Alierta alguna de las frecuencias que vencen en 2010, todos sus caminos conducen a la inversión. Y a Moncloa, que debería recalificar un espectro vinculado jurídicamente al servicio GSM, para el que se le concedió. Vodafone necesita liberarse de la dependencia de los ingresos de móvil y afinar los anzuelos de la portabilidad y la banda ancha. El despliegue de las redes de fibra FTTH de Telefónica será sólo una palada más en el foso de las debilidades de Vodafone en la península. Por eso Vittorio Colao apura los tratamientos, los de la competencia y los de las alianzas, en latitudes ibéricas.

Sabe que la fibra se lo pondrá más difícil y, a la vista de las limitaciones de la portabilidad y del descenso global del sector en los ingresos de voz móvil se aferran al adsl. Sus ingresos por servicios de banda ancha fija (80 millones de euros) impulsados por la acogida de Vodafone ADSL y el incremento de la base de clientes de banda ancha fija desde los 44.000 hasta los 393.800 usuarios son una de las vacunas para la ‘gripe’ española de Vodafone. Pero con o sin escaramuzas, la siguiente estación es la fibra y el horizonte de las inversiones será imprescindible, aunque Vodafone estime que para que a un operador le resulte rentable invertir en fibra óptica debe contar con una cuota de mercado de al menos un 40%, frente al 5% de Orange, el 3% de Tele2 y el 2,4% de Jazztel. La banda ancha sigue creciendo en España -con un ritmo del 15% interanual-, hasta un total de 9,1 millones de líneas, pero el estirón consolida los galones de la operadora que preside César Alierta, con un 57,2% del total de líneas y la fibra y la llave de la convergencia a mano. Telefónica es más cara que sus competidoras europeas en las velocidades más altas -un 54,6%- pero sus 30 megas ofrecen un 92,85% de la velocidad prometida. Un porcentaje de eficiencia a años luz de las ofertas de ADSL a 20 megas, con el 37,3% de media, según un estudio de ADSLzone. El cielo del ADSL a alta velocidad se les echa aún encima a la mayoría de las operadoras españolas en uno de los países de Europa donde es más barato navegar por la red, pero en los que el ancho de banda es aún inferior al necesario para aprovechar las posibilidades de las aplicaciones web.

Vodafone ensaya atajos a la fibra: ha comenzado en Madrid parte de las pruebas mundiales para superar con una red piloto los 60 megas con un ancho de banda de 10 MHz. Pero en la ‘lotería’ de la FTTH española, Román y Colao saben ya no sacarán mucho más que la pedrea, no podrán desplegar una red antes que Telefónica, ni arrugarle el estreno del Plan Futura a la incumbente. La palabra inversión no asusta en Vodafone. Los de Vittorio Colao recuerdan que es el operador que más ha invertido en España durante los últimos años. Pero no será en un nuevo despliegue de fibra óptica ulrarápida. No, al menos en solitario. La operadora compró Tele2 para lanzar sus ofertas de banda ancha fija pero,  a la vista de los costes de la inversión y de la cuota de mercado, de momento no se plantea el despliegue de otra nueva red. Lo recordaba Colao en una entrevista con El Economista: "no es rentable una segunda red de fibra". Por eso Vodafone vuelve a tender la mano a Alierta con el modelo germano en la cabeza como ecuación para ahorrar costes y aumentar la competencia: Cada operadora despliega su red en una ciudad distinta y después ambas comparten las infraestructuras. Mientras la británica extiende su red en Heilbronn, Deutsche Telekom lo hará en Wuerzburg. Ambas se preparan ya para dar a luz un plan piloto de VDSL2 de ofertas conjuntas de 50 megas, que después de varios amagos de sanción cuenta ya con el visto bueno de la CE.

Mientras tanto, en Gran Bretaña, Vodafone se ha abrazado a Telefónica. Los de Alierta cuentan con más clientes, mejores frecuencias y una tendencia creciente en el mercado. Con el iPhone en ristre, 400.000 nuevos usuarios en un año y mayor volumen de facturación, Telefónica le pisa los talones de la capitalización a Vodafone y le dobla el brazo a Colao en su propia casa. El acuerdo será, para empezar, sólo la simbiosis de la integración de las redes de telefonía móvil y las inversiones en el reino Unido, donde Vittorio Colao se ha quedado solo, ninguneado ahora que Orange acaba de solicitar a T-Mobile y a la filial de Hutchison Whampoa autorización para compartir el uso de su red y que la concentración camina a un horizonte en el que los cinco mayores operadores de telefonía móvil del Reino Unido usarán sólo dos redes en el futuro. Pero el mano a mano entre Alierta y Colao es la vacuna a cuatro manos para enfrentar el refarming de las frecuencias de 2G de O2 y Vodafone. Son los únicos que tienen en aquel país frecuencias de la banda de 900 megahercios, las mejores -permiten entre otras cosas extender la banda ancha a las zonas rurales, por medio de las redes móviles- las que anhelan con avidez sus rivales y le exigen al regulador poder tocar, aunque sea  a cambio de accesos a 3G. Telefónica se pone cómoda en O2: será, junto a Movistar la segunda de sus únicas marcas, la piel europea por la que le pelea las lanzas a Vodafone y  BT en casa.

En Alemania -uno de los mercados con mayor potencial de crecimiento para ambas operadoras, dominado por Deutsche Telekom con el 45,3% de cuota- la española y la británica sostienen el pulso de Hansenet, que Telecom Italia quiere soltar. Vodafone podría atacar a DT de manera más efectiva y reducir costes administrativos, mientras que Telefónica podría disparar su comparativamente pequeño negocio de banda ancha y convertirse en un competidor real en el mercado. Pero quien se quede al mando de la filial germana deberá emprender las exigentes inversiones que requerirá la futura competencia sobre las redes de fibra óptica. La operadora española, con una red de infraestructura de 1,3 millones de hogares como minorista de otros operadores y 215.000 clientes directos de banda ancha con O2, quiere superar el 15% de su cuota de mercado y pasar del cuarto al tercer operador móvil. Ya hace semanas que ha salido de compras en el mercado de la banda ancha. Telefónica y HanseNet trabajan juntos desde el año pasado, ya que el grupo español firmó un acuerdo con la subsidiaria de Telecom Italia en la provisión de infraestructura de DSL. Al mismo tiempo, HanseNet ofrece telefonía móvil a sus clientes suscritos a Alice a través de O2. No hay prisas, en el cuarto trimestre ha confirmado el incremento de sus beneficios y una cuota de suma de clientes móviles superior al 20%. Desde Madrid se mira también a United Internet, que es ya uno de los socios de la operadora española en la comercialización de conexiones de banda ancha en el mercado alemán. Y si se descuida, es E-Plus, el principal rival de O2, el que puede acabar como el comprador comprado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...