edición: 2110 , Lunes, 5 diciembre 2016
11/09/2008

Vodafone le pone médico a la ‘gripe’ de Román

El ventilador salpica, pero no vacuna. Lo sabe ya Román, al que sus pedradas le llueven con el impulso de la matriz, que busca culpables y le tenía ganas. Su empeño en culpar a Bruselas, a la CMT o al mercado ibérico de la ‘fiebre’ que le ha costado el ´profit warning´ no convencen en Londres. Ante el ventilador de Román, Vittorio Colao pasa la escoba. El presidente de Vodafone España tendrá que canalizar sus pataletas al director para Europa, Michel Combes. Y restringir sus golpes en un mercado al que Vodafone, que apuesta por los emergentes, le pone fronteras. Román anunciaba que la ´gripe´ de Vodafone se hará crónica. De momento, lo primero en cambiar es el cielo sobre su cabeza.

Colao recibía de manos del indio Arun Sarin la compañía en unas condiciones muy diferentes a las que encontró en 2003. Sarin apostó por la creación de un grupo global con intereses en economías pujantes como India, con la compra de Hutchison Essar, Rumanía, Turquía y la República Checa. Hoy, con Vodafone convertida en la oveja negra de las zozobras de las telecos europeas, a Colao le corresponde guiar a la compañía durante la cuarentena de su epidemia de resultados y operaciones y aplicar la cirugía de urgencia ante una fiebre que carcome al ‘corazón’ operativo del gigante de las comunicaciones, que sigue estando en el Viejo Continente, sobre todo en Gran Bretaña y España. Pero que quiere volver a buscar la ‘cura’ en otras latitudes. 

Además de tratar de darle ánimos a sus acciones con el plan de recompra por 1.000 millones de libras, Sarin no tendrá más remedio que concentrar sus esfuerzos en reducir los costes para conseguir que el beneficio de explotación se sitúe entre 13.851 y 14.481 millones de euros. El líder mundial del móvil tendrá un nuevo responsable de Europa, prescindirá del directivo que hasta ahora llevaba los mercados emergentes -Paul Donovan- y separará en dos esta división. La filial estadounidense, Verizon Wireless, quedará como una unidad independiente.

Los resultados de la filial española y la debilidad económica han condicionado a su matriz, que no ha tenido más remedio que revisar sus objetivos de facturación para el conjunto del año, situándola en la parte más baja de una horquilla comprendida entre 50.070 y 51.202 millones de euros. Pero a la operadora británica, el empeño de Román por ‘matar al mensajero’ no le ha hecho olvidar que en su desaceleración (un crecimiento orgánico de sólo un 1,7%), la actividad española tiene poco que ver: tan sólo supone el 13% de los ingresos totales de la compañía, muy por debajo de sus principales mercados en Alemania y Reino Unido. Basta mirar a Telefónica para certificar que la fiebre de Vodafone no es un mal congénito del mercado ibérico y Colao no está dispuesto  a que la operadora, que anunció a finales de julio que las ventas de telefonía móvil en España habían descendido un 2,5%, siga conviviendo con los mismos virus que han llevado a mínimos sus defensas. Menos aún sin más ‘médico’ que el mantra de la ‘fiebre crónica’ de Román.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...