edición: 3049 , Viernes, 18 septiembre 2020
08/06/2015

Vodafone negocia con Liberty un intercambio de activos que puede mejorar su oferta de servicios

El mes pasado, el magnate John Malone afirmó que las estructuras de ambas empresas se complementan
Vottorio Colao, presidente de Vodafone
Carlos Schwartz
Vodafone despidió la semana pasada reconociendo que había entablado negociaciones con la empresa de televisión por cable y telefonía Liberty presidida por el magnate estadounidense John Malone. Este último controla un imperio de televisión por cable en Europa y Estados Unidos y su buque insignia en el viejo continente es Liberty-Virgin Media. A mediados de mayo Malone afirmó en declaraciones a la prensa que Vodafone y Liberty eran complementarias en áreas geográficas y servicios y sugirió que le gustaría sondear posibles acuerdos con el resultado de que las acciones de la operadora de telefonía se dispararon. La sugerencia se convirtió en una negociación entre el primer ejecutivo de Vodafone, Vittorio Colao, y el presidente de Liberty. La operadora que tiene su cabecera en Reino Unido dijo que los contactos se limitan a explorar la posibilidad de un intercambio de activos y excluyen una fusión.
Liberty ha incursionado de forma creciente en la oferta de telefonía residencial y móvil como forma de competir con la creciente presencia de los operadores de telefonía en la oferta de televisión sobre la base de los servicios de Internet residencial y fibra óptica. Vodafone ha encontrado obstáculos para completar su oferta de telefonía móvil con Internet residencial y telefonía fija y televisión porque las infraestructuras de red fija están en manos de los competidores que dan servicio residencial.

Para completar su oferta y entrar en el mercado altamente competitivo de lo que se denomina Quad en la jerga de los operadores: telefonía fija, Internet, móvil y televisión, la operadora se ha centrado en la adquisición de otros operadores especializados en infraestructuras de telefonía fija domiciliaria sobre cable de fibra óptica como es el caso de ONO en España. Colao afirmó recientemente que Vodafone va a manifestar su preocupación por el reciente acuerdo de adquisición de EE por British Telecom y va a expresar su interés en que EE rompa su acuerdo con Three para compartir red y sugerirá que se condicione la operación a la venta de parte del espectro 4G que tiene EE. También afirmó que, en opinión de su empresa, BT debería escindir sus activos de infraestructura agrupados bajo el nombre de Openreach para facilitar el acceso al servicio nacional de banda ancha a otros operadores. De acuerdo con los analistas del sector los activos de Vodafone y los de Liberty en Reino Unido, Alemania y Holanda son complementarios. En cualquiera de ellos un acuerdo entre empresas permitiría ofrecer de forma inmediata un paquete de telefonía y televisión más servicios de valor añadido.

El negocio europeo de Vodafone supone dos tercios de sus ingresos globales, y las ventas e ingresos que se generan en Alemania, Holanda, Irlanda y Reino Unido representan el 40% del total. De allí que los analistas se resistan a creer que las conversaciones deriven solo en un intercambio de activos. Los analistas de Citi han destacado que una fusión de ambas empresas supondría sinergias del orden de los 1.400 millones de libras anuales que surgirían precisamente de esos cuatro mercados europeos. De acuerdo con las valoraciones de los analistas si el acuerdo se limitara a un intercambio de activos por equivalencias lo más sencillo sería intercambiar el negocio de Liberty en Alemania por el de Vodafone en Reino Unido y Holanda.

Los analistas admiten que un intercambio de Reino Unido provocaría una fuerte reacción adversa en la medida que en ese país está la sede operativa de la empresa de telefonía. Una opción alternativa sería la compra por Vodafone de Virgin Media en Reino Unido y las operaciones de Liberty en Holanda, pero esta salida exigiría una fuerte disposición de caja. La hipótesis del intercambio de activos daría como resultado para Vodafone un potente operador en Alemania y el equivalente en reino Unido para Liberty. La realidad es que Liberty es en esencia un operador de cable y Vodafone de telecomunicaciones y por tanto son entidades en esencia complementarias no por territorios sino por funcionalidad.

Lo que está en juego no es la captura de mercados por áreas geográficas sino la posibilidad de construir una oferta completa en cada mercado. Teniendo en cuenta la renacida susceptibilidad de las autoridades de la Unión Europea (UE) por preservar los mercados de la telefonía y digital de la voracidad estadounidense y asiática, una fusión entre ambas empresas no sería seguramente mal vista por las autoridades de la competencia europeas. Los analistas sin embargo describen obstáculos de otra índole para una posible combinación de las dos empresas en una entidad viable. Los reparos van más de la mano de las culturas empresariales que de las potenciales suspicacias de los reguladores. Liberty ha tenido una política sumamente agresiva de crecimiento sobre la base del endeudamiento con ausencia de dividendos.

Por el contrario Vodafone ha mantenido la deuda baja y un dividendo del 4,5% y ha optado por hacer caja cuando se ha presentado la oportunidad, como fue el caso de la venta de su participación en la estadounidense Verizon. No sería fácil encontrar un punto de equilibrio que de satisfacción a ambos bandos de accionistas. Pese a ello una parte del mundo corporativo y de los analistas del sector de las telecomunicaciones se inclinan en favor de una fusión plena de ambas empresas.

Da la impresión que Vodafone actúa con mucha cautela en este trance. La empresa tiene una presencia en los mercados emergentes que no es del interés de Liberty de acuerdo con las sugerencias hechas oportunamente por su presidente Malone. Esto crea un obstáculo añadido. Vodafone está presente en mercados como el de India con fuerte potencial de crecimiento pero no pocos problemas. De acuerdo con fuentes del mercado a los accionistas de Vodafone no les resultaría un motivo de pesar una escisión de sus activos en los mercados emergentes y su agrupación en un vehículo separado. Una solución de este tipo podría formar parte de un acuerdo más amplio. Aun es pronto para saber que hay tras el último recodo de este camino.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...