edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
22/03/2010
OBSERVATORIO DE TELECOMUNICACIONES

Vodafone, Orange y Jazztel dejan la fibra óptica en España para mejor momento

Orange sólo ensaya con fibra de 50 megas, Vodafone con la transición del VDSL y banda ancha móvil a alta velocidad, Jazztel con el VDSL2
Con menos de 10.000 contratos, España no entra ni en el grupo rezagado de los países con un 1% de fibra en la UE y según la CMT, hasta 2023 no llegará al 45% de los hogares
Ana Zarzuela

Tejen a golpe de esperas la excepción española, esa que hace que el líder europeo en banda ancha móvil de alta velocidad sólo tenga 10.000 clientes de FTTH. Orange, Vodafone y Jazztel ya no tienen excusas, tras la rebaja del precio por la CMT y la puerta de Telefónica abierta a sus conductos y canalizaciones -lo que les permite ahorrarse hasta un 80% de sus costes-. Tampoco tienen planes a la vista: ni la rebaja en más de un 20% del capex de Orange y Vodafone en 2009, ni el coste del despliegue de la fibra dan para más. “No todos pueden viajar en jet privado” por la red, avisa Pujals.

España se sube a la alta velocidad -al menos entre 20 y 50 megas- sin pasar por la estación de la fibra. Las tres telecos se ponen cómodas en los ‘vagones’ intermedios del VDSL2, o el ADSL 2+ Bonding para seguir en la carrera de precios y de velocidades de la banda ancha, pero dejan que sólo Telefónica y algunas operadoras de cable desplieguen un tejido que según la CMT puede llegar en 15 años a un 45% de las viviendas y puede hacerle sitio a tres redes rentables, pero requiere una inversión de más de 400 millones de euros por ciudad. Vodafone no se resiste a la transición del VDSL2, pero sobre todo se blinda en la banda ancha móvil, aunque topa con Telefónica en el despliegue casi al unísono de HSPA+ de 21 megas. Jazztel, a pesar de los 4.300 kilómetros de su propia red de fibra, apuesta al VDSL2+. Seguirán esperando, al menos hasta que Moncloa decida si sintoniza con la regulación de las redes ultrarrápidas que ultima la UE y la coordinación de las inversiones privadas y los fondos públicos. Pero ahora que la UE deshoja la margarita de 400.000 millones para redes, los vientos de Kroes no llegan a Castellana 160: mientras Redtel pide un marco regulador claro y un Plan E para la fibra ultrarrápida y apoyo de la administración para expandir la banda ancha móvil, Industria olvida su Renove de la FTT y obligará a las telecos a hacerse cargo del servicio universal de la banda ancha, pero de un mega, antes de 2011.

Transitan entre la espada de las inversiones y la pared del mercado, ahora que el adsl naked, la carrera de la banda ancha desatada por el adsl indirecto, la recuperación de Telefónica y la guerra de precios y velocidades les sacuden el ‘oasis’ de internet a Fernández Pujals y Vodafone y les obligan a acelerar sus planes de VDSL. Junto a Orange aguardaban por una alianza entre alternativos de despliegue de infraestructuras de nueva generación para el acceso ultrarrápido a Internet, con la que hacer frente al despliegue de la red Futura de FTTH de Telefónica, pero los devuelven ahora a la nevera del mercado, del descenso del consumo y de los planes de Moncloa.  Descuentan que la carrera de la banda ancha será de precios y de velocidades -la que les ha permitido a las alternativas despegar gracias a los clientes churners- pero no más allá de los 50 megas. Le ha puesto fechas el presidente de Jazztel, Fernández Pujals: “con la crisis la gente mira más la factura”, su velocidad y sus precios -a mitad de camino entre las dos compañías más caras y las dos más baratas- les han permitido liderar la captación en adsl en 2009. Si sus previsiones no fallan, no será hasta dentro de una década cuando llegue una inversión fuerte en fibra, “la inmensa mayoría de los ciudadanos se conforma con la clase turista", de 3, 6 y 10 megas”.

Jazztel se jacta de ser el operador alternativo con más kilómetros de fibra -4.300 kilómetros y más de 250.000 edificios  a menos de 100 metros de su red troncal- mayor número de centrales -533- y los primeros en introducir el ADSL 2+, la última tecnología, que permite dar servicios de incremento de la velocidad de subida. Ha comenzado, con la activación del Anexo M, a aumentar la velocidad de subida hasta 2,5 megas. Promete doblar el número de clientes de banda ancha para pasar de los 582.000 con los que terminó el año pasado hasta los 1,2 millones de abonados a finales de 2012 -un crecimiento anual acumulativo del 28%-, pero para la operadora que preside el ex presidente de Telepizza, la prioridad de sus inversiones pasará por adecuar e incrementar el volumen de puertos y la capacidad de la red para poder sostener el crecimiento de clientes previsto para el 2012, cada cliente casi ha doblado su uso de ancho de banda. En los próximos doce meses, les aguarda la implantación del VDSL, su alternativa a la fibra óptica, para no perder el tren de la alta velocidad y las redes de nueva generación.

Descuenta que el desarrollo de esta tecnología no llegará hasta que el paro en España esté entre el 5% y el 7%, pero le quiere pisar los talones a Telefónica (que ya ofrece una oferta comercial con VDSL2 de hasta 25 megas de bajada y 1 de subida desde 54,90 euros al mes) y promete que el VDSL2 con 50 megas de velocidad -a través del par de cobre- estará desplegado antes de este verano. Ya en noviembre de 2009 firmó un acuerdo con Huawei que implica la instalación en 2010 de 427.000 nuevos puertos, de los cuales 333.000 son puertos multiservicio con capacidad para conectar clientes con tecnología vDSL2 y ADSL 2+ Bonding. La operadora promete hasta 50 megas con VDSL desde antes de junio. Como avanza adslzone.net, es de suponer que el VDSL sea 'rate adaptative', como lo es su modalidad  de 20 megas sobre ADSL2+. Esto hará que menos de un 10% de las líneas -las ubicadas a 200-300 metros de la central-  alcanzarán velocidades cercanas a los 50 megas, pero para los abonados a 600-800 metros de la central o nodo remoto (un 40%). el VDSL2 puede alcanzar hasta 25 megas. Para aquellos clientes que no puedan beneficiarse del VDSL, tendrá capacidad de utilizar varios bucles trabajando en paralelo para multiplicar la velocidad de la línea, gracias al ADSL 'bonding'.

SIN ALIANZAS A LA VISTA

Lejos quedan los planes de hace apenas ocho meses, cuando el cuarto operador español buscaba sintonía para el despliegue de al menos una segunda red de fibra paralela al FTTH de Telefónica. Orange miraba al acuerdo en el mercado teutón entre Deutsche Telekom y Vodafone -aunque en ese caso era para compartir su red de VDSL2- y le tendía la mano a las otras alternativas para las latitudes españolas. Y el Consejero delegado de Jazztel José Miguel García, aún  estaba dispuesto a que la operadora desplegara una red de fibra, si colaboraran una o varias de las alternativas. Ahora mismo no hay ni conversaciones al respecto entre Orange, Jazztel y Vodafone. Hoy, las operadoras alternativas, con la pista de la CMT despejada y las ofertas de acceso ya a mano, tientan las tecnologías inalámbricas, el 3G, 4G y WiMAX, que cada vez ofrecen más capacidad de transmisión por menos dinero. Y, con la fibra óptica, sólo siguen echando cuentas, amasan las pruebas, barajan alianzas y consuelan las urgencias de velocidades ultrarrápidas en brazos del VDSL, el HPSL, o la DOCSIS, aunque sea aún a medio camino del horizonte de los 100 megas. Saben que la fibra se lo pondrá más difícil, ahora que la vista del descenso en los segmentos de fijo y voz móvil, todos se aferran al adsl. Pero eso será cuando Telefónica vuelva a acelerar el ritmo de su FTTH.

Mientras tanto, Jazztel, Orange y Vodafone, ahora que la guerra de precios se recrudece, aparcan sus senderos. Los de la inversión les estrechan el horizonte de las nuevas redes, lo hacen en un año en el que el capex se ha recortado un 17% en el último año de media entre las seis de las principales compañías del sector (Telefónica España, Vodafone, Orange, Ono, Yoigo y Jazztel), para intentar no reducir demasiado los márgenes, teniendo en cuenta la caída de la demanda por parte de los usuarios (tanto particulares como empresas), la rebaja en un 4,7% de la facturación  y la reducción de precios que han tenido que aplicar para conservar a sus clientes. La ratio entre el ‘capex’ y los ingresos, pasó del 11,6% en 2008 a una media del 10,1% en 2009, a contrapié del impulso de Telefónica durante el último trimestre un 15% más y de los aumentos de Yoigo y Jazztel. Nada que les impida seguir en la carrera de las velocidades a las operadoras conscientes de las nuevas demandas de los abonados, con la subida de fotos y de vídeos a Internet, y de la nueva generación del desarrollo de tecnología Web centradas en las redes sociales y los blog.

Vodafone está aumentando a sus clientes las velocidad de subida de su conexión a Internet hasta un mega (1.024 Kbps) desde los 640 Kbps que disfrutaban anteriormente, a la vez que ha optimizado sus líneas para incrementar la velocidad tanto de subida como de bajada, Y acaba de lanzar una prueba piloto en Barcelona para dar 2,5 megas de subida a clientes de ADSL. Telefónica está duplicando la velocidad de subida en las modalidades ADSL de 6 y 10 megas, un objetivo que tiene previsto finalizar el 20 de mayo y ofrece ya la posibilidad de migrar a su oferta de 25 megas de bajada y un mega de subida a los clientes que dispongan de cobertura VDSL. De hecho Trio Futura (que tendrá el mismo nombre comercial que la oferta de fibra óptica) incluiye tres ofertas de 10 megas de velocidad y una de 25 megas, mientras que el operador de cable Ono ha duplicado la velocidad de subida hasta el mega, desde los 500 Kbps anteriores, y ha mejorado el precio en su oferta de banda ancha de 12 megas.

Orange -que en su mercado matriz es líder en despliegue de fibra y ofrece 100 megas desde 45 euros-, de este lado de los Pirineos tiende la mano a la SETSI y a la CMT. Amasa el tiempo y los ensayos y baraja a tres manos en el mercado español de la banda ancha, que supone ya el 56% del total de la facturación de su negocio fijo. Los de Vignolles sellaron la paz con Alierta y cruzan los dedos para que Telefónica complete la inversión de 1.000 millones de su red Futura y el despliegue de la fibra de alta velocidad. La disuaden los precios ajenos, no hay prisas pero quiere el cuádruple play, sus necesidades mandan. De los cuatro pilotos que la gala tuvo en marcha el año pasado, dos están basados en tecnología VDSL2 y dos en FTTH. Ha comenzado las pruebas en Madrid para lanzar un nuevo DSL por fibra óptica con 50 megas simétricos a 45 euros, incluyendo el teléfono y llamadas a fijos del territorio nacional. Pero de momento esta posibilidad se está dando en algunas zonas de Madrid, y estará en modo de pruebas en otras. Los cálculos de Vodafone estimaban ya hace un año que para que a un operador le resulte rentable invertir en fibra óptica en España debe contar con una cuota de mercado de al menos un 40%, frente al 5% de Orange, el 3% de Tele2 y el 2,4% de Jazztel.

Pero Vodafone sabe también que en la cúspide de las redes de internet, el horizonte pasa por la fibra ultrarrápida hasta el hogar y la diferencia –sobre todo en algunos servicios como cloud computing, tv en HD, o aplicaciones de contenidos audiovisuales- la pueden marcar los 100 megas, un tren al que por ahora sólo Telefónica se ha subido con asiento propio, aunque haya reducido un 28% sus inversiones en el despliegue de fibra óptica y Guillermo Ansaldo reconozca que la velocidad se adaptará al son del mercado y al tono de las inversiones. Telefónica levanta el pie del acelerador, esperará dos años más por su objetivo de inversión de 1.000 millones de euros en la nueva red de fibra que permitirá acceder a internet a velocidades de 100 megas y ver televisión de alta definición, hasta 2012. Tras un 2008 en el que más se aceleró el despliegue, Telefónica ha abierto cinco centrales con fibra óptica hasta el hogar (FTTH) en 2009 y este próximo año prevé habilitar catorce, la mayoría serán de ciudades de Castilla y León.

La operadora tiene ya 350.000 hogares o empresas pasadas por la red de fibra, lo que significa que pueden acceder a ella si quieren y si Telefónica se lo ofrece. El número de clientes es más bajo: 10.000 hogares y 15.000 corporaciones están conectados ya al servicio. Trabaja en el desarrollo de nuevas soluciones de banda ancha móvil, en la mejora del ADSL y en el despliegue selectivo de fibra óptica hasta el hogar con la vista puesta en  320 millones de clientes en 2012, pero sigue una bitácora más diversificada, con un 80% de los accesos a través de la telefonía móvil. No quiere esperar al despliegue masivo de las redes de nueva generación, estira sus costuras, le hace sitio a una transición en las redes ultrarrápidas, busca potenciar la tecnología VDSL2+, que permite velocidades más altas que el ADSL, más calidad, nuevos servicios y capacidad de subida igual a la de bajada y es un sistema más rápido y barato que la fibra: no llega directamente a los hogares, sino a las centrales.

TELEFÓNICA CALMA LA FTTH

Ya ha comenzado la comercialización con velocidades de hasta 50 megas y un megabit de subida y, como reconocen las pruebas de adslzone.es, el porcentaje de eficiencia de esta tecnología que ofrece más del 95% de la velocidad contratada y puede llegar al menos a dos millones de bucles de la operadora que preside César Alierta. Teóricamente, la tecnología ‘de transición’  permite hasta 52 megas de bajada y 13 megas de subida. Además, con 30-50 megas es posible entregar varios canales de televisión con alta definición (HDTV) e utilizar otros servicios de forma simultánea. Ya ha anunciado además las primeras pruebas en laboratorio con LTE (Long Term Evolution), una red de cuarta generación (4G), una tecnología con la que se alcanzarán velocidades de descarga de hasta 320 Mbps y 80 Mbps en subida. Pero sobre todo, el despegue del HSPA+ de Vodafone con hasta 21 Mbps. de velocidad en las siete principales ciudades del país, muy por encima de los 7,2 Mbps que hasta ahora ofrecían sus redes móviles, ha visto la luz al mismo tiempo que el de Movistar, que comenzó desde abril el despliegue de HSPA+ en Madrid y Barcelona y durante el 2010 extenderá la cobertura a todas las ciudades con más de 250.000 habitantes. Además la intención de Telefónica es ir aumentando esta capacidad y llegar a 84 megas a finales de 2010. Los clientes del ex monopolio tendrán acceso a velocidades de 21 megas de bajada y de 5,76 megas de subida en la tarifa plana de 49 euros al mes, con 10 gigas de límite de descarga.

A diferencia de Telefónica, la británica ha eludido las inversiones en fibra, ha buscado  un nuevo oasis de su banda ancha para su filial española, uno capaz de servirle de catapulta para la carrera de precios y velocidades del adsl -de bajada y de subida- y eludir su desventaja en inversiones fijas. Ya ensaya en San Quirze del Vallés con una red móvil piloto, con tecnología HSPA a 14,4 megas conectada con fibra óptica, para ofrecer Internet ultrarrápido sin necesidad de ADSL. Vodafone repiensa la estrategia de la fibra ultrarrápida, quiere desplegar 100 megas en algunas ciudades, espera por un plan renove público y estudia la IPTV. Se aferra en España a ‘internet para llevar’ (el segmento con más crecimiento en telecos, cinco veces más que el adsl fijo) a la guerra de velocidades de subida y a la de los contenidos y a las redes sociales con su servicio 360º. Su número de clientes con la tarifa plana mensual de 12 € para la navegación desde el móvil ya se ha multiplicado por 3 en el último semestre y sus ingresos por tarifas planas de Internet para el móvil aumentan un 17,0% respecto al mismo semestre del año anterior. Trata de llegar con apellidos propios a las aristas menos pobladas del mercado de internet. Las de la geografía lo llevan a Andalucía, ya es la primera región española en garantizar el acceso universal a Internet en banda ancha móvil en cualquiera de sus 771 municipios. Vodafone ha puesto en ellos 50 de los 64 millones de euros del proyecto y quiere amortizarlos.

El segundo operador de telefonía móvil de España ha empezado a triplicar la velocidad de sus servicios de internet móvil, para mantener el desafío a Telefónica. Vodafone desplega la nueva tecnología HSPA+ en su red móvil, que eleva la velocidad de transmisión de datos para acceder a Internet, desde el máximo anterior de siete megas, hasta  21 megas, para empezar en las siete mayores ciudades españolas y tiene previsto desplegar tecnología más avanzada aún en las zonas de gran concentración de tráfico (los centros financieros y de negocios, estaciones, aeropuertos, centros comerciales, etc). Confían en que el futuro es de los datos móviles, duplica la velocidad de su Internet móvil y aumenta 1 GB la limitación de transferencia de su tarifa de Internet móvil Navega Plus, manteniendo el mismo precio. Trata de driblar ya las tradicionales desventajas del acceso en movilidad: menor velocidad, más precio y limitación de descarga, las que hasta ahora limitaban el número de líneas móviles a millón y medio, frente a nueve millones y medio de banda ancha fija. Mientras que la banda ancha fija crece a tasas del 1% o del 2% intertrimestral, la móvil lo hace a ritmos de dos dígitos o muy cerca de ellos.

Hoy sólo algunos operadores de cable- que  han invertido desde 1998 un total de 9.000 millones de euros en redes de fibra -se han decidido al lanzamiento de ofertas de 100 megas. R es el único operador que ofrece 100 megas en Galicia aunque con pocos clientes y zonas de cobertura. ONO  duplicará la velocidad de navegación en Internet a sus clientes de 3 y 6 megas, pasando a disfrutar de 6 y 12 megas reales respectivamente, gracias a la alta capacidad de su red propia de fibra óptica, con ofertas de hasta 50 megas.  Además y de forma paralela, los clientes también verán incrementada la velocidad de subida a la Red, pasando de 150 a 300 kbps y de 300 a 500 kbps, respectivamente. El coste que supone para un operador llevar fibra hasta el hogar (FTTH) es de 1000 mientras que actualizar la red de cable coaxial al estándar DOCSIS 3.0 supone 100. Lo saben Ono, R o Telecable: miran al modelo norteamericano, donde el DOCSIS 3.0 a llega a más de 50 millones de abonados y empresas  y han comenzado a actualizar por esos atajos su red para ofrecer velocidades ultrarrápidas. Pero aún sólo hay un goteo de hogares con DOCSIS 3.0 en Madrid, Galicia y Asturias. Gracias al despliegue de fibra que llevó a cabo el Gobierno del Principado de Asturias en municipios donde los operadores tradicionales no contaban con cobertura de banda ancha , en Asturias y zonas muy concretas de Barcelona el operador Adamo oferta 100 megabits desde 35 euros al mes,  la opción de FTTH más económica pero con cobertura muy limitada.

Miguel Sebastián intenta abrillantar a los ciberdesconchones de la red de redes española, ahora que la UE y la OCDE le han sacado los colores a sus precios, a su velocidad y a su cobertura. Les cantaba la zona Fabio Colasanti, director general de la Dirección General de la Sociedad de la Información y Medios de la CE en su ponencia en el V Foro Ministerial Unión Europea, América Latina y Caribe de Segovia: hará falta un "esfuerzo coordinado para mejorar el acceso, tanto a nivel de banda ancha como en otras áreas, y resolver problemas de infraestructuras. "Los usuarios no quieren pagar más por 100 megas y no se avanza en el desarrollo de la fibra óptica porque las empresas no ven que puedan rentabilizar las grandes inversiones que se requieren; los gobiernos deben facilitar la inversión necesaria, mayor en obra civil que en tecnologías”. Pero el Ministro de Industria les enseña aún a sus socios europeos -y a los planes y los calendarios de las telecos españolas- las contradicciones de sus redes: no hay ni rastro del Plan Renove para internet o nuevas redes que Moncloa y la Setsi aseguran que preparan desde 2009. Peor aún, les pelea a las grandes telecos la fibra con el mismo calendario, las urgencias por agradar a Bruselas y los mismos euros del Plan E con los que ya les ha blandido los sables del wifi municipal. Tras el modelo de Viladecans

Ono ha invertido 8.000 millones de euros en su red de cable, desde la que ya ofrece 100 megas en algunas ciudades. La diferencia entre un desarrollo rápido de la banda ancha y uno lento en 2014 significa poner en peligro un crecimiento del PIB europeo de 400.000 millones. Optar por lo primero crearía 1,8 millones de puestos de trabajo más que quedarse en la vía lenta, según las cifras de Telefónica. Pero las promesas de la Setsi, aún no han visto la luz. Las operadoras no olvidan que les atrasa el reparto de frecuencias móviles y el dividendo digital y que el Plan Renove para nuevas redes no ve la luz en España, ni siquiera se ha acordado de incluir el espacio obligatorio para el futuro de las redes tecnológicas en su Plan de rehabilitación de viviendas, mientras Sarkozy dedica a la fibra 2.000 millones de un total de 4.500 en nuevas redes e infraestructuras de telecomunicaciones. Desde hace un año un grupo de expertos barajan en el borrador del Real Decreto y ya dejaron pasar la primera de las opciones para su financiación, el nuevo Plan E de inversión local 2010. A pesar de que el propio ministro presume de una banda ancha móvil que duplica a la estadounidense en penetración, agosta aún la inversión de las operadoras, ahora que Moncloa se guarda el reparto del ‘dividendo digital’ como pronto hasta enero de 2015, que ha devuelto a la ‘nevera el reparto de las frecuencias de 900 Mhz y su refarming y que amenaza con adelantar el 2,6GHz, aunque el sector le advierte que aún es pronto para el LTE.

LA ‘OVEJA NEGRA’ DE LA AVANZADILLA EUROPEA

En la SETSI recuerdan que España no ha dejado de crecer en banda ancha fija -incluso a más ritmo que la media- es líder en banda ancha móvil de alta velocidad (con una penetración del 25,9%, el doble que la UE), es uno de los mercados más aventajados en portabilidad móvil y está a la cabeza en paquetes de convergencia. España es líder absoluto de la UE en penetración de Internet móvil de alta velocidad -como los servicios móviles de tercera generación (3G) y las tarjetas de datos para ordenadores portátiles-. Pero si ya Europa -con 2,5 millones de clientes- está ya retrasada en redes de nueva generación respecto a Japón (donde el 48% de las líneas de banda ancha son ya de fibra óptica), Corea (44%) o, incluso, EEUU (6%) frente al 2% europeo, España, más aún. En el segundo trimestre del 2009 sólo el 0,2% de los hogares disponía de líneas de más de 20 megas y  el 72% de líneas de banda ancha se situaban entre los 3 y los 10 megas -la mayoría de todas ellas conexiones de Telefónica-.

España está fuera de las quince economías europeas que han logrado una penetración del 1% en FTTH, no ha tenido sitio en la Conferencia en Lisboa del FTTH Council Europe de Lisboa, muy lejos de Francia, Italia, Europa del Este, o Escandinavia, las más dinámicas. La mayoría de suscriptores (7%) se concentra en siete países Suecia, Italia, Francia, Lituania, Noruega, Países Bajos y Dinamarca, con más de 200.000 abonados. Mientras los servicios de banda registraron unos ingresos de 978 millones de euros en el segundo trimestre de 2009, con un leve crecimiento del 0,5% con respecto al mismo trimestre del año anterior (974 millones), las ofertas de FTTH sólo han supuesto un 0,01% de la facturación del sector nacional. La CMT y la Setsi sólo tienen ojos para Francia, el líder europeo en hogares con redes de nueva generación: en seis meses ha aumentado un 35% en clientes con conexiones de más de 50 megas.

El vecino galo  ha celebrado su liderazgo en el despliegue de fibra a nivel europeo con el nuevo plan de Nicolas  Sakorzy y su inversión de 4.500 millones de euros en redes de nueva generación para que el 70% de la población pueda acceder a una banda ancha superior a los 100 megabits. En las zonas rentables, los operadores privados llevarán la iniciativa y tendrán que invertir, pero en el resto de áreas se están discutiendo soluciones como colaboraciones público-privadas o financiación 100% pública. La avanzadilla de Sarkosy no está sola: Portugal, aunque ocupa el puesto vigésimo cuarto en penetración de Internet en Europa tiene cuatro veces más abonados con FTTH -41.500- que España, un 2% de penetración de la fibra, a la que se han subido los operadoras de cable luso aprovechando la flexibilidad regulatoria del Gobierno de Sócrates.

Para 2011 se triplicará en la UE el volumen de tráfico existente en internet, mientras que para 2013 los contenidos digitales se habrán multiplicado por diez y coparán el 80% del total en 2020. El horizonte de las inversiones será imprescindible. También en España. El teletrabajo sólo ocupa al 4,9% de los españoles mientras que en Europa la media es del 13%: es muy difícil con una media de velocidad de subida en España aún  inferior a 330 Kbps. Para utilizar aplicaciones de telepresencia en alta definición es necesaria una conexión de 24 megas y 50 milisegundos de latencia. El caudal requerido por la imagen en 3D es sólo un 15% superior a la señal convencional, aunque para sacarle todo el partido, esta deberá ser en HD, por lo que este producto cuando llegue al mercado sólo estará disponible para clientes VDSL y FTTH. Hoy por hoy sólo Telefónica podría comercializar cine y eventos deportivos de pago por visión en 3D a través de IPTV en Imagenio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...