edición: 2637 , Viernes, 18 enero 2019
21/05/2009
Caída de beneficios y facturación

Vodafone y France Telecom camuflan sus problemas culpando al mercado español

Ana Zarzuela

Tratan de subirse a un barco conjunto con Telefónica como rehén, se les llena la boca proclamando que la crisis erosiona los ingresos de la telefonía móvil española de las tres mayores operadoras un 8% hasta marzo y señalando a las olas ibéricas de un vaivén que ha llevado a la operadora británica a reducir su beneficio neto el 53,7% y a la gala al descenso de sus ingresos en un 2,63%. Vuelve, en los discursos de Vittorio Colao y Didier Lombard, la obsesión por la ‘fiebre española’. FT no espera mejorar en el próximo semestre. Vodafone acelerará su recorte de gastos -1.134 millones- agudiza la guerra de precios, busca sumar mercado de adsl e ingresos de fijo y datos al calor de su gancho móvil, pero tiende la mano de sus urgencias a Alierta. La crisis en su propio mercado, la alianza necesaria con O2 y los lastres turco y africano le recuerdan que España no es la única ni la peor de sus heridas. Para Lombard, la Pérfida Albión, el mercado alemán y la erosión fiscal francesa son tan costosos como las latitudes ibéricas. Lo que Londres llama la ‘lluvia española’ cae sólo sobre los resultados de Orange y Vodafone, pero ni es la única ni cala a todas las telecos por igual: Telefónica y Yoigo han encontrado blindaje al descenso del consumo móvil, al menos lo justo para poner a cubierto el conjunto de sus beneficios.

Tratan de vestir de epidemia inevitable la zozobra de sus modelos de negocio y poner en cuarentena el mercado, el único de los grandes europeos -Orange dixit- donde se registra un descenso en el tráfico de la telefonía móvil. Le ponen fronteras. En un mercado en el que "los clientes están buscando cada vez más ofertas baratas", la escasez de tarjetas prepago les acentúa  a la británica y la gala la sensibilidad frente a las caídas en el gasto. El deterioro de la economía española –el PIB se contrajo un 2,9% en el primer trimestre de 2009 y un 1,8% interanual- y el fuerte incremento de la tasa del paro -actualmente por encima del 17%-, se han traducido en un menor consumo y gasto tanto de particulares como de empresas españolas en servicios de telecomunicaciones.

Los ingresos generados por todo el sector de la telefonía móvil cayeron un 2% en el último trimestre de 2008, mientras que los ingresos medios por línea pasaron de 18,15 euros a principios de año a 16,62 al finalizar el ejercicio. La propensión de los clientes a controlar sus gastos, sobre todo en servicios de voz ha afectado también a los ingresos por telefonía móvil de Telefónica, que cayeron un 9,4%, a 2.172 millones de euros, hasta marzo frente al descenso del 1% registrado en el último trimestre de 2008. Pero pese a ello, la operadora española consiguió aumentar su beneficio neto casi un 105 hasta los 1.690 millones de euros. El negocio móvil contaba en España con 53,9 millones de líneas de todos los operadores, un 5,1% más y una penetración del 118%. De estos accesos, 23,6 millones eran de Telefónica, un 2,6% más. La compañía no pierde su cuota de mercado del 44% a través de Movistar.

A Vodafone le duele España. Y sus decisiones en ella: ha tenido que reconocer en su balance el sobreprecio de 3.400 millones de libras (3.860 millones de euros) que pagó por Airtel cuando la adquirió en 2004. Y es Francisco Román el primero en asumir que el modelo de negocio en tierras españolas, muy dependiente del móvil y de sectores como los inmigrantes, se vuelve contra la operadora. En acceso a Internet fijo (adquirió Tele2 y ha apostado luego por ese negocio con su propia marca) batió a todos sus rivales en el primer trimestre de 2009, incluyendo a Telefónica, que por primera vez no lideró la ganancia de clientes en ese mercado. Pero ni la portabilidad, ni el éxito de su banda ancha, ni el aumento de su número de clientes tanto de telefonía móvil 372.000 nuevas altas, hasta los 16.910.000 abonados como de ADSL (62.095 altas) han podido opacar que los ingresos cayeron un 2,6% con 6.982 millones de euros en este periodo, lastrados por la disminución del precio de las llamadas y el descenso en los ingresos por servicios de voz un 9,3%. Sin embargo, de las pérdidas por valor de 6.688 millones de euros del primer grupo de telecomunicaciones del mundo, sólo 3.856 millones de euros corresponden a España, 2.552 millones de euros a Turquía y 283 millones de euros a Ghana.

LA CRISIS BRITÁNICA Y TURCA DE VODAFONE
 
La actividad española  tan sólo supone el 13% de los ingresos totales de la compañía, muy por debajo de sus principales mercados en Alemania y Reino Unido. El brtitánico es uno de los mercados móviles más jugosos del continente, también uno de los más reñidos y de los más dolorosos para Vodafone. Tanto que aún a costa de la ‘infidelidad’ con Vignoles -y al pacto en España a las nuevas redes 3G- le estira la mano abierta César Alierta, la que la ‘cooperación inteligente’ no ha podido abrazar en la fibra española, lo justo para  enfrentar el refarming de las frecuencias de 2G de O2 y Vodafone.

En su propia casa britránica, Vodafone se ha abrazado a Telefónica, con el acuerdo para la integración de las redes de telefonía móvil y las inversiones en el reino Unido, donde Vittorio Colao se ha quedado solo, ninguneado ahora que Orange acaba de solicitar a T-Mobile y a la filial de Hutchison Whampoa autorización para compartir el uso de su red y que la concentración camina a un horizonte en el que los cinco mayores operadores de telefonía móvil del Reino Unido usarán sólo dos redes en el futuro. El crecimiento de los ingresos por datos en un 25% en el último trimestre y el descenso de la voz en un 3% le mueven a Vodafone la brújula en el mercado británico y le obligan a reconducir su navegación hacia internet en movilidad y los servicios 3G. Y en la ruta, no se resigna a perderle la rueda a Telefónica. La redistribución de frecuencias  2G y las presiones de Ofcom sólo estrechan un territorio en el que ya O2 le gana la mano con 19 millones de clientes. Por eso trata de abrazarse a Telefónica. Los de Alierta cuentan con más clientes, mejores frecuencias y una tendencia creciente en el mercado. Con el iPhone en ristre, 400.000 nuevos usuarios en un año y mayor volumen de facturación, Telefónica le pisa los talones de la capitalización a Vodafone y le dobla el brazo a Colao en su propia casa.

Sólo un tipo de cambio favorable, especialmente frente al euro, permitió a la operadora británica –que no ha querido dar previsiones para este año fiscal- elevar los ingresos del conjunto del año fiscal (que terminó el pasado 31 de marzo) hasta 41.017 millones de libras (46.610 millones de euros), el 16% más. En una base pro forma, los ingresos habrían crecido un 1,3%. La operadora que capitanea Colao sangra por la herida británica, es mucho más que el despido de 500 trabajadores –el 5% de su plantilla- en su ‘casa madre’ y la urgencia de reducir un millón de libras antes de marzo de 2011 lo que le mancha el escritorio a Vittorio Colao.

Después de dos 'profit warning', es al propio consejero delegado al que le duelen sus mercados tradicionales y se aferra a la depreciación del 23% de la libra, la única que impulsa sus beneficios en el Viejo Continente. Los menores ingresos por cada equipo y una caída de los volúmenes totales han sido capaces de  nutrir una caída orgánica de los ingresos de un 1%. Sólo India -con dos millones de nuevos clientes al mes- y Alemania han servido de vacuna para su fiebre británica, su epidemia española y la decadencia del salvavidas turco. Con sus mejores expectativas depositadas en la cesta de los ingresos por voz -los más debilitados en el conjunto de Europa-, al albur de los precios a la baja, por la competencia y la reducción de tarifas -erosionada por la desaceleración del crecimiento del ADSL en Gran Bretaña y en el conjunto de Europa, a Vodafone todo se le han vuelto ‘pulgas’ para sus flaquezas.

Ni la venta de 350,000 Blackberry Storms en exclusiva en el último trimestre de 2008 ha podido impedir que los burladeros de la británica rompan tablas y la dejen, cara  a cara con el toro de la recesión económica, la bajada de consumo y la erosión de sus segmentos tradicionales. Oveja negra de las zozobras de las telecos europeas, la operadora necesita liberarse de su dependencia del mercado de la telefonía celular en Gran Bretaña. Por eso Colao apura los tratamientos, aunque le exijan nuevas alianzas para aplicárselos. Prometió dejar de tirar la lanza en los mercados tradicionales y las operaciones clásicas, pero a la vista de la erosión del oasis emergente, esta vez las recetas pasarán por “darle a los usuarios lo que quieren”, pero por el atajo del recorte de personal y de costes -1.000 millones de libras hasta 2010-  la apuesta por el internet para llevar, la moderación con el dividendo y el impulso a los segmentos de mercado profesionales, en los que ya tiene dos millones de líneas empresariales.

FRANCE TELECOM PIERDE LA ‘EXCEPCIÓN ESPAÑOLA’

Se ha lanzado sobre ella: la inyección de fondos a Santander, Unicaja y la CAM le dejan a mano el 99,85% de Orange, aún a costa de pagar un precio alto -1.374 millones prefijado- que supone valorar Orange España en 7.549 millones. Didier Lombard le estrecha el puño a su filial en el momento más bajo de la operadora en España. Si en el último trimestre fue el salvavidas para France Telecom, ahora el mercado español -junto con el polaco y el británico- le ponen apellidos al descenso de los ingresos del grupo en un 2,63% y un 7,11% en el Ebidta, pese al sólido comportamiento del mercado francés.

Es verdad que la ‘ley del espejo’ que hizo del mercado español su mejor salvavidas al cierre de 2008, se le ha quebrado en las manos a Lombard.  Orange en España ya no es la excepción a sí misma y a su piel de operadora móvil: aunque la banda ancha y el fijo son las únicas costuras que expanden su rentabilidad -con un crecimiento de los ingresos del 2,4%- no consiguen compensar la reducción de ingresos de su unidad de negocio móvil en un 5,4%. Se le encoge la voz. Y la orfandad de la fibra, las limitaciones GSM y los galones de Movistar en internet móvil le marcan las líneas rojas. Pero  no ha sido el mercado ibérico, que sólo supone un 7% de su perímetro, el único dueño de sus lastres, ni tiene sólo sus apellidos la reducción de la facturación de FT un 2,6% hasta los 12.685 millones de euros y un 7,11% en el Ebidta en el primer trimestre. France Telecom se enfrió en su paseo tras los pasos de Telia Sonera y no consigue entrar en calor en su mercado matriz, ya maduro, ni en sus operaciones tradicionales.

A la gala no son su mercado ni los emergentes los que mejor aguantan el temporal de consumo que le ha hecho perder un 34% de su beneficio en Francia en 2008. A la tercera operadora europea se le encogen también las costuras en Reino Unido y la mayor factura fiscal le amarga los nuevos clientes en su propia casa. La caída del volumen de negocios, "en un contexto económico en proceso de deterioro", fue particularmente importante en tierras británicas, segundo mercado del grupo, donde cayó un 17,1% hasta los 1.253 millones de euros. La Pérfida Albión le ‘duele’ tanto que Gervais Pelissier, el director financiero de la operadora francesa, se apura a enfriar los rumores de una posible oferta de France Telecom por T-Mobile UK, la filial británica de Deutsche Telekom.

En Polonia la facturación cayó un 24,2% hasta los 960 millones, mientras que en España, cuarto mercado de France Telecom, el volumen de negocios se deterioró un 4,1% hasta los 954 millones de euros. Además, el 60% de los ingresos de Orange procede de las pequeñas y medianas empresas y parte con la ventaja de sus servicios globales en 220 países y con una nueva tarifa plana de banda ancha móvil diseñada para los clientes de empresa y autónomos. Pero, empeñada en darle la vuelta a un ajedrez muy consolidado, a la crisis del sector y a sus desventajas de precios puede pisarle los talones a BT en Europa, que se lastra con los servicios globales, los que estaban llamados a ser su salvavidas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...