edición: 2939 , Jueves, 2 abril 2020
06/02/2020

Vodafone, pulso bajo y arritmia

La multinacional teleco no levanta cabeza, continúa sumida en la miseria contable porque los resultados no consiguen sus objetivos y la empresa, a pesar de un leve aliento que muestra que sigue en vida, emite malas señales, preocupantes. Alarma en Londres porque los planes y la medicina aplicada al enfermo no consiguen recuperarle el pulso. Vodafone había asegurado que su plan para salvar de la ruina la filial española no fallaría. La estrategia de la dirección pasaba por una terapia de choque, y aplicó un ERE a un millar de la plantilla y como si nada.

El ERE fue severo y traumático (1.000 personas fuera son muchas bajas) y aunque en la compañía española aseguran que ya ven frutos, estos son tan escasos que invitan a la incredulidad. Los ingresos no crecen, al contrario, disminuyen, y los beneficios (teóricos) de la reducción de costes por una plantilla inferior, no llegan porque la amortización de tal recorte, bajas y jubilaciones anticipadas y otras, primero provocan grandes gastos y luego algunas ganancias. Y todo indica que Vodafone está en la primera fase.

Como lo cortés no quita lo valiente, en la teleco se muestran contentos. Dicen que el músculo comercial va bien, responde, que los clientes entran en fibra, en tele y en móvil y que el low cost ya comienza a aportar algo más que antes. Son estas las señales que les permiten asegurar que la compañía tiene pulso. Pero en Londres matizan que además de pulso (lo que indica que hay vida) debe mostrarse también que hay ritmo y carácter. Y aquí es donde surgen las dudas y los problemas.

Los planes de las grandes compañías para resolver los problemas pasan por la aplicación de grandes remedios. Y el ERE de las 1.000 personas es una de ellas. Vodafone sigue así sin lograr corregir el rumbo y la recuperación del negocio es tan lenta que hace imposible alcanzar el ritmo que desean los de Londres. Los resultados de la compañía tienen otro trimestre todavía de margen para demostrar que Vodafone no se verá obligada a tomar otras y más medidas. Se puede decir que el margen para levantar cabeza es escaso, termina su año fiscal el 31 de marzo, invirtiendo en algo (5G) que todavía no va y que Huawei no será su gran partner, sino sólo parcial, para la nueva tecnología. Y así la clientela cambia de rumbo y las cuentas dan fe de ello.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...