edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
27/02/2019

Washington aumenta la presión sobre las telecos y funcionarios europeos para bloquear a Huawei

Carlos Schwartz
No es habitual que un gobierno lance una campaña contra una compañía industrial. Es más, visto fríamente, parece una acción extremadamente desproporcionada. Máxime si se trata del Gobierno de la economía más poderosa del mundo y si la campaña se lleva adelante sin pruebas de las acusaciones, que son en realidad posibilidades potenciales. Los enviados de Washington al World Mobile Congress de Barcelona (WMC) basaron su argumentación en la posibilidad de que el Gobierno de China decida exigir a Huawei que le ceda información, a la que podría tener acceso en caso de que las infraestructuras de telecomunicaciones que vende para las redes 5G tuvieran acceso oculto. 
Es decir que de acuerdo con las afirmaciones de los funcionarios de Estados Unidos se trata de una amenaza potencial condicionada a suposiciones no demostradas. El Gobierno de Donald Trump envió a Barcelona una delegación de alto nivel que está compuesta por varios representantes del Departamento de Estado, de Defensa y de Comercio, además del presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, para defender su causa ante la mirada de más de 100.000 asistentes al evento, uno de cuyos principales patrocinadores es, precisamente, Huawei. 

Los altos funcionarios estadounidenses tuvieron su primer contacto público, durante el cual Robert Strayer, embajador para las ciber comunicaciones y comunicaciones internacionales del Departamento de Estado, en su mensaje no aportó ninguna prueba de que la tecnología que vende la empresa china tenga “puertas traseras”, o que sus equipos tengan enlace alguno con el estado chino. Pese a ello el alto funcionario, arropado por el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, Ajit Pai, quien también habló, y por la subsecretaria del Departamento de Defensa Lisa Porter, llamaron a la exclusión del proveedor chino de equipos de alta tecnología. 
Los esfuerzos diplomáticos para ejercer presión sobre las operadoras y los gobiernos europeos, rechina aún más si se tiene en cuenta que Trump está enfrascado en la negociación de un acuerdo comercial con Pekín, y que la ofensiva contra Huawei, incluyendo la detención en Canadá de su directora financiera a solicitud de Washington, ha coincidido con cada paso de las negociaciones con China. Los ataques de Washington contra la proveedora de equipos para las comunicaciones con el protocolo 5G, son simétricas a la coreografía con  la que el presidente Trump adorna sus operaciones para arrancar a Pekín las concesiones que busca. La fundamental: la apertura incondicional del mercado chino a los intereses estadounidenses.

“Las amenazas a las redes estadounidenses afectan de forma directa la seguridad de nuestros aliados, del mismo modo que las amenazas contra las redes de nuestros aliados afectan de manera directa a nuestras redes. A efectos de evitar esta situación solicitamos a los otros gobiernos y al sector privado que consideren la amenaza de Huawei y la de otras compañías chinas de tecnología de la información”, dijo Strayer. El funcionario mencionó un informe del Centro Nacional de Ciberseguridad del Gobierno del Reino Unido que alertaba sobre asuntos técnicos en un equipo de tecnología 5G del proveedor chino, y apuntó a la legislación china para demostrar que Pekín cuenta con los instrumentos jurídicos para obligar a las empresas privadas a ceder información. “América hace un llamamiento a todos nuestros socios en materia de seguridad para que se mantengan vigilantes y eviten vendedores que podrían comprometer la integridad de la tecnología global de las comunicaciones”. 

Los funcionarios, incluidos los del Departamento de Comercio y los de la Agencia para el Desarrollo Internacional, se están reuniendo en Barcelona en el marco del WMC con políticos europeos y representantes de operadores de redes y telefonía para impulsar sus posiciones. Strayer dijo a la prensa que estaban haciendo “grandes progresos” convenciendo a gobiernos para que trabajen con ellos en el reconocimiento de las amenazas de la cadena de suministros”. 

Bajo presión sobre la evidencia que puede presentar ante los gobiernos escépticos que ya han autorizado los equipos de Huawei, el funcionario afirmó que: “Realmente yo diría que la cuestión es esta: Queréis tener un sistema que esté potencialmente comprometido por el Gobierno chino, o queréis ir con una alternativa segura”. Añadió que las redes en Europa que han optado por Huawei deberían pensar sobre el coste de sustituir en el futuro los equipos 5G comprometidos. “Si encuentran vulnerabilidades después del hecho, tal como concluyó la comisión de vigilancia de Reino Unido, les costará mucho más dinero emparchar los equipos y hacer nuevas actualizaciones”, afirmó. 

Strayer trató de disipar sospechas, afirmando que la ofensiva contra el proveedor chino de equipos de telefonía no tenía nada que ver con la guerra comercial con China, ni a “represalias” por  ciber ataques previos por parte del estado chino, a pesar de haber citado de forma constante ejemplos de esos ataques. “Todo nuestro esfuerzo está fomentado por preocupaciones sobre la seguridad”, afirmó.

Por su parte el presidente rotativo de Huawei, Guo Ping, afirmó que no se han podido encontrar puertas traseras en sus equipos. Por el contrario, en su mensaje al MWC, Ping apuntó a la prolongada historia de interferencias por parte de la seguridad estadounidense, de forma notable el programa de monitorización de comunicaciones Prism, denunciado en su momento por el desertor Edward Snowden. Las presiones de Estados Unidos hasta ahora no han logrado que los países que cuentan con los equipos del proveedor chino cambien de opinión. Alemania, por ejemplo, es uno de los países que ha optado por la tecnología del grupo chino. Reino Unido no ha excluido al proveedor, ni se espera que lo haga hasta ahora.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...