edición: 2596 , Jueves, 15 noviembre 2018
22/06/2009

Y al día siguiente ¿qué?, un buen aviso de Salgado

Alfonso Pajuelo
Más contradicciones entre Salgado y Zapatero. Si la ministra decía hace menos de una semana que se suspendería el derecho de veto autonómico en el caso de las fusiones entre cajas, lo que de hecho facilitaba las operaciones interregionales en aras de la racionalidad de la reordenación del sector, llegó Zapatero y lo hechó por tierra de un manotazo y dejó claro que el asunto es simple moneda de cambio con las autonomías. Se lo dijo a Griñán y el resto ha tomado nota: no les tocan su particular reino de Taifas financiero.

Tal parece que Zapatero considera un deporte divertido corregir a su ministro/a de Economía por muy vicepresidente/a que sea. Se ha convertido en una costumbre.  Pero Salgado, al igual que hacía Solbes, intenta salvar los trastos de torear como puede y nos ha obsequiado este fin de semana con unas declaraciones en ‘El País’ en las que intenta matizar la corrección de Zapatero. No o consigue. A cambio, hace un comentario envenenado que más vale que los gobiernos autónomos tomen en consideración porque sino se les va a encender el pelo.

Salgado y MAFO no se entienden demasiado bien pero las circunstancias les acercan lo quieran o no. Y ambos saben -porque así lo han dejado ver- que las cajas necesitan mucho más que fusiones regionales porque eso sólo es un parche para dilatar la solución del problema.

Salgado establece tres estadios distintos en las cajas. A saber. En primer lugar, está la fusión por las bravas entre cajas de un mismo territorio. En este caso se mantiene el derecho de veto porque al fin y al cabo es la autonomía de turno la que toma la iniciativa. En segundo, las fusiones apoyadas desde del Fondo de Garantía de Depósitos. También se mantiene el derecho de veto pero, como en el caso anterior carece de sentido a no ser que se plantee entre cajas de distintas comunidades, en cuyo caso sí hay veto. Y tercero, el caso límite de la intervención de la entidad por el Banco de España. No hay posibilidad de veto puesto que la gestión de la entidad corresponde al Banco de España.

El resultado es que el poder de veto de las comunidades queda matizado pero se mantiene bastante poderoso.

El mensaje envenenado de Salgado se basa en darle la vuelta a autobús. Se trata del veto de Banco de España. En el caso de que las autonomías intenten ejercitar su derecho de veto, Salgado verbaliza su amenaza en un inquietante comentario: y al día siguiente ¿qué? Bien tirado ministra, una buena sutileza que devalúa considerablemente el derecho de veto político. Porque la realidad es que la capacidad de los gobiernos autónomos para solucionar problemas en entidades financieras es muy limitada y si se enfrentan al Banco de España no se les arriendan las ganancias.

Los políticos autonómicos ya tienen algo en qué pensar y Zapatero una nueva oportunidad de dejar en entredicho a su ministra, pero esta vez tendrá que “pringarse” mucho más y asumir públicamente que ha dejado coja la reordenación de las cajas en aras de otros intereses políticos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...