edición: 2391 , Miércoles, 24 enero 2018
24/11/2010
El Gobierno presentará su ‘Plan B’ en la primera reunión con 25 grupos empresariales

Zapatero aprovecha el vacío de la CEOE para ‘vender’ reformas financieras

Rubalcaba desplaza a Salgado en el diálogo social, que ahora se llama foro
Bajo la apariencia de un diálogo de negocios se esconde una campaña de imagen
Juan José González

Se revuelve como puede en el atolladero que reina en la zona de los periféricos, acorralado por los puñetazos de las cifras que golpean a diario, procedentes de unos mercados donde se fija el riesgo-país. Entre analistas de mercado, ligados a grupos financieros, interesados en difundir una mezcla de pánico y terror, y demás creadores de opinión, el Gobierno transita en un mar de miedos. El mismo Gobierno que acaba de anunciar su peculiar vuelta al diálogo, esta vez en su ‘variante business’. Ya había avisado -antes y después de la pasada huelga general- que retomaría el diálogo, pero el pueblo entendió que sería con las fuerzas sindicales. Y en esa vuelta al diálogo, que ahora de llama foro, ha decidido convocar –ya se han realizado las primeras llamadas- a los 25 grupos empresariales según un criterio que se desconoce hasta el momento. Ataque de miedo del Presidente al que responde convocando un ‘business foro’.

La coartada es hablar de competitividad, propuesta que al parecer ha salido del 'think tank' de Jesús Caldera, la Fundación Ideas, fruto de una larga conversación entre Caldera y el presidente del Ejecutivo, hace pocos fines de semana. Mientras se produce la llamada a los 25 principales, las conjeturas sobre cuál sea el criterio elegido por Moncloa para el evento, puede resultar ilustrativo de por dónde y hacia dónde se dirige la brújula presidencial. En realidad, la intención de Caldera y Zapatero pretende aprovechar la ausencia de actividad de la CEOE, sumida en el proceso electoral de la presidencia de la organización empresarial.

Sin embargo, el asunto del criterio no pasa de ser una anécdota, todo lo contrario sucede con el hecho de que sea el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien convoque al núcleo duro del capitalismo español. Hasta ahora, se entendía que los asuntos relativos a la competitividad tenían asignada una dependencia directa -responsabilidad- de la ministra de Economía, también vicepresidenta segunda, Elena Salgado. Por tanto, la llamada de Rubalcaba puede ser interpretada como el principio de enfriamiento y desautorización de la titular de Economía, a quien en numerosas ocasiones se ha acusado desde varias instancias del Gobierno y del Partido Socialista, de bajar la guardia en uno de los asuntos señalado como prioritario por el presidente del Gobierno.

Aunque en esta ocasión, más que de una cita al estilo de aquellas dos que se realizaron en Moncloa –que un asistente tildó de extemporáneas- en las que el presidente Zapatero, como cualquier ‘profe’, sentaba a derecha e izquierda, a modo de ‘alumnos’ a los primeros banqueros del país, se trata, no tanto de ofrecer una foto al estilo “la unión hace la fuerza” -que también- sino de provocar una especie de explosión de declaraciones en cadena para crear un clima más favorable. Una ocasión que será aprovechada por el Gobierno como pieza de gran valor de comunicación política y de imagen, pero también para subrayar que hay que ‘compartir’ responsabilidades –culpas- y errores cometidos por todos.

Hasta ahora, las materias referentes y significativas en torno a asuntos sociales y económicos, y entre ellos la competitividad, se discutían y analizaban en la citada comisión de Asuntos Económicos, de la que, una vez bien –o regularmente- masticados, salían como propuestas con destino a la mesa del Consejo de Ministros. Si ahora se pone en marcha el foro de los 25 grupos empresariales, con el objetivo declarado de tratar sobre la competitividad de la empresa y de la economía españolas, ¿para qué sirve, entonces, una Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos? La explicación del porqué del nuevo foro tiene una justificación más instrumental y política que económica.

La cita con los 25 grupos empresariales no pasa inadvertida desde esa vertiente política, pues se trata de eso, de una ‘jugada política’ que en la práctica sitúa al Partido Popular, a la oposición, al margen de la discusión de un asunto tan trascendental; al margen, también, de la imagen que utilizará el Gobierno para escenificar la colaboración efectiva en la resolución de la crisis de todos los grupos sociales. Al final, una nueva operación de imagen, lavado de cara para distraer, en parte, la atención de los inversores internacionales y diluir las tensiones económicas. Lo que no evitará que las amenazas anteriores a la celebración del foro sean las mismas que las posteriores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...